3 maneras de cambiar tu estado emocional en menos de lo que canta un gallo

Se te ve en la cara.

No lo puedes evitar.

Cualquiera de tus emociones se refleja.

Las emociones buscan salir, expresarse, forman parte del movimiento, y emanan de ti.

Por lo tanto, de manera inconsciente, o consciente, las muestras, las sacas a pasear.

En base a esto podríamos decir que tu fisiología es el resultado de tus emociones, pero también has de saber, que tu fisiología forma y cambia tus emociones.

Al igual que reflejas tus emociones a través de una fisiología concreta, puedes reflejar tu fisiología, para crear unas emociones concretas.

En un post anterior, te comento que tus emociones controlan en gran parte de tus decisiones, y por eso son tan importantes saber cómo manejarlas.

Ya que tu vida es el resultado de las decisiones que has ido tomando a lo largo del tiempo.

Lo que te quiero transmitir aquí, es que puedes controlar tus emociones, es decir, sentirte cómo quieres, simplemente cambiando tu fisiología.

Y para hacerlo, para que lo pongas en práctica y que compruebes que funciona, te voy a dar tres técnicas.

Técnicas para cambiar tu estado emocional a través de la fisiología

1.      Expresión facial

Ya decían que la cara es el espejo del alma.

Con tu expresión facial transmites tu estado emocional, y tanto es así que otros lo perciben.

¿O no?

En la cara tenemos más de 40 músculos de cuya combinación salen expresiones infinitas.

Pero aquí de lo que se trata es de generar un estado emocional óptimo que nos permita tomar mejores decisiones.

Ejercicio:

Coge un boli, y muérdelo en horizontal. Esto te pone en la situación de sonreír y cambia la bioquímica en tu cerebro.

Luego, dirige la mirada hacia arriba, hacia el techo.

Mantén la posición durante cinco minutos.

 

2.      Tu posición corporal

Normalmente un estado emocional, vamos a decir, no bueno, lleva a que tengas la cabeza baja, con los hombros tirados hacia adelante, como en una posición de encogimiento.

Pero tomando la postura adecuada conseguimos aumentar la testosterona, reducir el cortisol, por lo que reducimos niveles de estrés y ansiedad, y conseguir aumentar la autoestima.

Como ves, efectos nada despreciables que nos pueden llevar de un estado pésimo a uno óptimo en pocos minutos.

Digo pocos minutos, porque esta técnica tan sólo requiere de dos minutos al día.

Ejercicio:

Ponte de pie con las piernas separadas la distancia de tus hombros.

Coloca los brazos en jarra. Esto hace que tus hombros se giren hacia atrás y que tu mentón se eleve.

Y, por último, sonríe.

Da igual si te sale o no la sonrisa. Si no te sale, la fuerzas.

Aguanta dos minutos, y hazlo de manera consistente todos los días.

3.      Tu respiración

La respiración es un elemento al que podemos acceder en cualquier momento.

Una adecuada respiración va a oxigenar mejor nuestros músculos y órganos.

Un estado de ansiedad o estrés se compone de respiraciones cortas que se sitúan en la parte alta de nuestro pecho.

Ya cuando nos levantamos comenzamos a generar estos síntomas de estrés, y son algo que va en aumento a lo largo del día.

Por tanto, tenemos que frenar esta progresión para no dejar que la ansiedad domine nuestra vida.

Así que esta técnica la tenemos que realizar varias veces al día para ir descargando el estrés y estar en un estado óptimo el mayor tiempo posible.

Ejercicio:

Para este ejercicio tienes que contar los segundos en cada fase. Puedes cerrar los ojos para una mayor concentración.

Primero inhala y cuenta los segundos.

Luego mantén el aire en tus pulmones el triple de tiempo que has tardado en inhalar. Si por ejemplo tu inhalación ha sido de tres segundos, mantén tu respiración durante 9 segundos.

Por último, exhala durante el doble de tiempo de tu inhalación. En este ejemplo, durante 6 segundos.

Haz diez respiraciones, tres veces al día, o las que necesites.

La idea es ir aumentando los segundos en los que inhalamos y aguantamos, pero no te apures, eso se va consiguiendo con la práctica.

 

Concluyendo…

En definitiva, te quería transmitir que nuestra fisiología es muy influyente en nuestro estado emocional.

De ahí la importancia en conocerla y en saber cómo ponerla a nuestro favor.

Y por eso te he dejado tres ejercicios para conseguirlo.

Lo bueno de todo esto es que, como habrás podido comprobar, está en tu mano cambiar tu estado, es muy sencillo, y sólo requiere de voluntad.

¿Usas alguna de estas técnicas? Responde en los comentarios.

Espero que te haya gustado.

No te olvides compartir en las redes.

P.D.: ¿Quieres saber cómo he montado esta web? Si es así entra aquí donde muestro mi caja de herramientas web.
Sígueme

Adri Nerja

Ayudo a personas con alma emprendedora, que quieren reinventarse e iniciar su propio negocio, a organizar y planificar sus finanzas personales para conseguir un colchón económico, que les permita emprender con seguridad.
Sígueme

Latest posts by Adri Nerja (see all)

Deja un comentario

Le informamos que los datos que nos remita a través de este formulario electrónico quedarán incorporados en los sistemas de información de Adri Nerja. Dicha comunicación se utilizará exclusivamente para atender su petición. Mediante la indicación de sus datos, y de conformidad con lo establecido en el artículo 6 de la L.O.P.D., Ud. otorga su consentimiento inequívoco a Adri Nerja para que proceda, en cumplimiento de los fines mencionados en el apartado anterior, al tratamiento de los datos personales facilitados. No obstante, en cualquier momento usted podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, oposición y, en su caso, cancelación, a través del correo electrónico: [email protected]

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies