Vivir sin deudas – Cómo y por qué hacerlo

Adri Nerja

Adri Nerja

Para muchos es un sueño poder vivir sin deudas.

Lo cierto es que la deuda por consumo de las familias sigue creciendo como la espuma, cosa que denota una cosa, y es la falta de educación financiera.

Los efectos de la deuda no solo se ven en el bolsillo de las personas, sino que también afectan a su salud, y hay que saber que vivir sin deuda es una cuestión de hábitos más que de conocimientos.

Sigue leyendo porque voy a contarte las principales ventajas de vivir sin deudas, cómo te afectan a tu vida y a tu salud, y consejos para que sepas cómo vivir sin ellas.

¿Cómo afecta la deuda a tu día a día?

Seguro que me has escuchado decirlo más de una vez, el 75 % de las personas en España tiene problemas para llegar a fin de mes.

Y cuando pasa esto la respuesta es muy sencilla, adquirir deuda para poder seguir tirando.

Esta deuda a su vez aumenta más los gastos, y si antes no se podía llegar a fin de mes, con más gastos cada vez está más difícil.

Lo que provoca que sigas pidiendo deuda, y por ello es indispensable que entiendas bien qué es una deuda.

En realidad, no pasa nada mientras todo vaya bien y se pueda ir pagando, pero en cuanto algo falle… ahí viene el problema de verdad.

Y no hace falta que falle nada para provocar una gran tensión en las personas, y es ahí donde el estrés financiero hace su aparición estelar:

  • Insomnio: las noches te las pasas dando vueltas a la cabeza.
  • Bajo rendimiento: si no duermes, ¿cómo quieres hacer algo bien?
  • Mala alimentación: no tienes energía para preparar nada, lo primero que pillas te sirve.
  • Disputas familiares: los nervios a flor de piel y lo pagan quienes menos se lo merecen.

Seguro que tienes algún amigo que está pasando por esta situación, es más, con tan solo preguntar saldrán hasta debajo de las piedras, se multiplican.

Por qué vivir sin deudas

La verdad es que podría haber hecho dos cosas.

Una era decirte que no necesitas razones, que me hagas caso, que vivas sin deudas y que compruebes por ti mismo qué se siente.

La segunda era contarte un listado interminable de razones que te iban a aburrir, así que te cuento estas cinco para que entres en razón y que no me hagas caso, sino que lo compruebes por ti mismo.

1- Es fácil acceder al crédito

Cuando algo es tan fácil y tan sencillo es porque hay algo que no nos están contando.

Porque acceder al crédito, a la deuda, a que alguien te preste dinero no es complicado, todos quieren hacerlo.

Ten en cuenta que los bancos están interesados en que adquieras crédito por dos razones:

  1. Es su modelo de negocio, viven de dejar dinero a otras personas.
  2. Cuando te prestan dinero te vuelves en un cliente estrella, te han fidelizado, no te puedes escapar.

Además, dada la competencia en el sector que existen, cada vez los bancos tratan de captar a personas más jóvenes porque existe fidelidad de los clientes hacia las entidades.

Se ha demostrado cómo a las personas les cuesta cambiar de banco, se genera un lazo emocional, que no entiendo, pero que es así y he visto en la mayoría de personas de mi entorno.

Quizás eso sea porque entendemos que todos los bancos son iguales, pero eso no es así, deberíamos verlos como instrumentos que nos sirven para mejorar nuestras finanzas.

Si en algún momento hay otro banco que me sirva mejor, voy con él, yo no soy fiel en este sentido.

2- Los bancos te conceden deuda, aunque no deban hacerlo

Solo tienes que ver el ejemplo durante la crisis inmobiliaria donde concedían préstamos por el 120 % que permitían a las personas comprarse casa, coche, muebles, electrodomésticos, irse de viaje, etc.

Todo esto es muy bonito, conseguir dinero gratis, pero, error.

Los bancos no miran nunca por ti, sino por ellos, por su negocio.

Esto lo veo yo también en los productos que venden de todo tipo, que muchas veces los consejos que dan no son consejos, sino más bien objetivos de venta para ellos.

Debes entender que no puedes dejar que los bancos te usen, sino que tú los uses a ellos.

Además, relativo a la deuda, conforme mejor te comportas con ellos y ven que eres una persona que paga, más deuda te conceden, para que cada vez más tu compromiso con ellos sea superior.

Su interés real es ver cuánto dinero pueden ganar contigo, eres un activo que deben maximizar.

Y toda esta amabilidad e interés por ti se acaba en cuanto no puedes pagar algún mes por cualquier circunstancia, cosas que pasan cada día.

En ese momento dejan de ser tus amigos, pero tú no podrás dejar de ser su cliente.

3- Tú lideras tus finanzas

Parece que existe una creencia en la que no tenemos el poder de nuestras finanzas, sino que ese poder recae en instituciones financieras, pero no es así.

Cada uno decide qué hacer con su dinero, y tú debes hacerlo con el tuyo, y si no lo haces ya es porque te falta educación financiera.

Debes entender que el único responsable de tus finanzas eres tú y no debes darle ese poder a nadie más, ni a tu empresa, ni al gobierno, ni a ningún banco.

Entiende que eres el líder de tus finanzas y que las decisiones son solo tuyas.

Desde hoy toma esa responsabilidad, porque nadie va a mirar tanto por ti y tus finanzas como tú mismo.

4- La deuda te convierte en esclavo

La deuda genera una situación de servidumbre, ya que mes a mes tienes que estar al servicio de otros, puesto que la relación se extiende más allá del pago que debes hacer.

Debes ir a trabajar para ganar dinero y así poder pagar al resto de acreedores.

¿Te has parado a pensar cuántos días trabajas solo para pagar tus deudas?

Esto es lo que cuenta realmente.

En la mayoría de ocasiones solo miramos la cuota, pero no lo que hay detrás de eso, cómo afecta a tu vida en todos los sentidos.

Cuando estás trabajando de más para pagar tus deudas te estás quitando tiempo de calidad a ti y a los tuyos, ¿hasta qué punto vale la pena?

5- Vives bajo estrés financiero

Las deudas son las principales causantes del estrés financiero, cuyas consecuencias pueden llegar a ser muy graves.

Lo principal es el efecto que provoca en tu mente, porque estás todo el día dándole vueltas a lo mismo, a cómo vas a cubrir tus necesidades más básicas y a que a fin de mes te vienen las cuentas.

Esto se traslada también a las noches, donde cada vez se te hace más difícil conciliar el sueño por las vueltas que das al tarro.

Y claro, si duermes mal, tu rendimiento para el día siguiente no será el mejor.

Pero también tiene consecuencias a nivel emocional, ya que si te sientes atrapado en este círculo durante mucho tiempo puede que entiendas que es una situación que no puedes cambiar.

Esto es peligroso y se llama impotencia aprendida, donde crees que es lo que te ha tocado y tiene que ser así para siempre.

De este modo lo que vas a hacer es nada, puesto que has perdido todo tu poder.

Cuida tus niveles de estrés financiero que sus consecuencias, aunque no se vean, pueden ser devastadoras.

¿Se puede vivir sin deudas?

ventajas de vivir sin deudas

La respuesta corta es SÍ.

Solo se necesitan dos cosas:

  1. Querer.
  2. Saber cómo se hace.

Si realmente no quieres hacer algo no lo vas a hacer por mucho que creas que quieres, y cuando digo querer, digo querer, estar dispuesto a todo.

Pero claro, por mucho que quieras si no sabes no vas a encontrar más salida.

Es por ello que necesitas tener estrategias claras para planificar tus finanzas como saber hacer presupuestos o controlar tus gastos e ingresos.

Estas estrategias te las enseño al dedillo en mi curso avanzado de finanzas personales, échale un ojo.

Conocer cómo funcionan las finanzas personales y todos sus aspectos es esencial y necesario.

Una vez lo tengas todo bajo control ya llegará el momento de establecer estrategias adecuadas para eliminar las deudas.

El mensaje que te quiero transmitir es que se puede siempre que quieras y sepas cómo hacerlo, pero no saber cómo hacerlo no puede ser un paralizante para hacerlo.

Cómo vivir sin deudas

No necesitas las deudas para vivir, aunque sea algo que te has creído y que ha ido inculcando la sociedad.

Por eso voy a indicarte cómo vivir sin deudas, ahora que conoces todas las ventajas de ello.

1 – No más deudas

Si tienes, con las que tienes es más que suficiente, así que a partir de hoy di no a más deudas.

Dentro de estas deudas entra cualquier deuda, puede ser un nuevo préstamo, la tarjeta de crédito, la tarjeta de compra del …, o el dinero que le pides prestado a tu madre.

Para llevar un control de las deudas, descárgate gratis la plantilla en Excel que te regalo.

Ten en cuenta que esto es más un hábito que una necesidad, porque siempre puedes hacer algo más si realmente necesitas dinero.

Entiendo que lo fácil a corto plazo sea pedir dinero prestado, pero a largo plazo llegan las complicaciones.

2 – Planifica con antelación

Cuando necesitamos algo de verdad lo sabemos, no es algo que surja de la noche a la mañana, así que se previsor y planifica con antelación.

Si sabes que te va a hacer falta una lavadora o que al año que viene tienes dos bodas, comienza por apartar un poco de dinero cada mes.

También puedes hacer cosas extraordinarias para conseguir el dinero más rápido, como trabajar horas extra.

Y para aquellos casos que sean imprevistos, lo que debes hacer es crear un fondo de emergencia que cubra cualquier eventualidad.

Eso sí, a ese fondo de emergencia dale un uso adecuado, que no sea el recurso fácil al cual acceder.

3 – Superávit para amortizar

Crea un superávit dentro de tu cuenta de pérdidas y ganancias para amortizar tu deuda y vivir sin deudas en el caso de que ya tengas alguna que otra.

Con esto me refiero a que el dinero que gastes menos de lo que ingresas y que ese excedente lo uses para eliminar la deuda más rápido.

Cuando haces esto provocas que tus gastos mes a mes sean menores, por tanto, verás que si mantienes los gastos fijos, lo que te sobra va aumentando, y cada vez podrás amortizar más y más deuda.

Por otro lado, también ahorras los costes de la deuda, es decir, en intereses, porque ya no pagas más intereses del dinero que has amortizado.

Todo son ganancias.

Para saber cómo salir de deudas si no tienes dinero, te dejo este otro artículo.

Y tú, ¿quieres vivir sin deudas?

Da igual que ya tengas o que no, lo importante es que entiendas los efectos y las razones por las que debes vivir sin deudas.

Si ya has contraído alguna deuda, que sepas que puedes salir de ahí, y si no lo has hecho todavía, hay otras formas de poder comprar cosas que solo tirando de tarjetas de crédito.

Tú tienes el poder de tus finanzas personales, por lo que debes decidir en cada momento qué quieres hacer y hacia dónde quieres que vayan.

Estos son los puntos más importantes del post:

  • Las deudas te hacen más difícil llegar a fin de mes.
  • Acceder a las deudas es muy sencillo, por algo será.
  • La única persona que es responsable de tus finanzas eres tú.
  • Se puede vivir sin deudas, solo tienes que querer.

Me gustaría que me respondieses en los comentarios, ¿quieres vivir sin deudas?

Multimedia

Suscríbete: Ivoox | Itunes | Spotify | Google Podcast

Adri Nerja PhD, consultor estratégico de empresas y coach ejecutivo que apoya al crecimiento de las empresas para que mejoren su desempeño y su posición en el mercado. Puedes seguirme en YouTube, LinkedIn, Instagram y Facebook.

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies