Si me tocase la lotería…

Si me subiesen el sueldo…

Si encontrase un mejor trabajo…

Si fuese más guapo, listo, gracioso…

¿Te sientes identificado con alguna afirmación anterior, o alguna muy parecida?

Qué daño nos hacen las oraciones condicionales.

En el anterior post te hablé sobre como el hecho de no saber cómo actuar frente a una situación en concreto, nos paraliza y hace que no persigamos nuestros sueños.

Por eso hay que cambiar la visión, y centrarnos en aquello que nos motiva a actuar.

Hoy te hablo de que si queremos ver cambios no sólo vale con tener la motivación, sino que hay que actuar.

3 paralizantes

Existen múltiples razones que nos apartan del camino, y a cada persona nos afectan de diferente modo; sin embargo, voy a comentarte tres paralizantes que son comunes, y que hacen que no tomemos acción.

Además, te voy a descifrar cómo sobreponerse a estos paralizantes (es una estrategia muuuuy simple).

Vamos allá.

Paralizante nº 1: No tengo claro lo que quiero.

¿cuándo lo vas a tener?

Con las personas que hablo me dicen que saben lo que no quieren, porque ya lo han experimentado, pero no saben lo que quieren.

Lo más normal del mundo es que no tengas claro dónde quieres llegar exactamente. Pero lo más normal del mundo es que tengas una aproximación más o menos buena de dónde está ese lugar.

Todo se ve borroso. Y el hecho de que no haya claridad es lo que nos paraliza, nos hace que nos quedemos aterrados donde estamos esperando a conseguir esa visión clara y limpia.

Pero te digo un secreto, va a ser muy difícil conseguir esa claridad.

ANTIPARALIZANTE: ¡ACTÚA!

Eso es, actúa.

De este modo vas a conseguir la claridad que buscas y deseas.

Cuando ya tienes más o menos puesto el objetivo, lánzate, da el paso, actúa. Así es como vas a conseguir ir vislumbrando el camino, y vas a poder reconducir la situación y tus objetivos.

Si aún no has decidido cómo quieres que sea tu vida ideal y te has puesto a definir tus objetivos, pásate por mi post donde te lo explico.

Si te paralizas y te quedas a esperar a que algo suceda, hay muchas probabilidades de que no suceda, o que sucedan otras cosas totalmente diferentes.

Paralizante nº 2: No sé cómo hacerlo

Ya te expliqué en mi anterior post que el cómo no es lo más importante.

Por tanto, que no te paralice no saber cómo hacer algo.

Has nacido sin saber nada, y sólo sabes o conoces muy poco acerca de todo el conocimiento existente en el mundo mundial. Pero eso no te tiene que paralizar para que consigas lo que quieres.

Todos nos paralizamos porque no sabemos cómo hacer algo, cómo enfrentarnos a una nueva situación, pero no por aprender, por estudiar, por mirar vídeos… vas a saber cómo hacerlo.

Imagina que quieres aprender en bici. Puedes estudiarte la aerodinámica de la bici, cómo hacer contrapeso para tener equilibrio, el efecto de la velocidad; es más, hasta puedes ver vídeos en internet de cómo se monta en bici.

Pero nunca aprenderás hasta que lo hagas. Hasta ese día que montes.

ANTIPARALIZANTE: ¡ACTÚA!

Así que, si no sabes cómo hacerlo, hazlo, ya verás que aprenderás.

Paralizante nº 3: Yo no sirvo para esto

Yo no sirvo para esto, no tengo las suficientes habilidades, bla bla. Son autolimitaciones, que seguro la mayoría no son ciertas.

Eso se llaman escusas.

Si tuviésemos tanta creatividad para resolver problemas como las que tenemos para inventar escusas…

Pero bueno, mejor poner escusas, y de ese modo evitamos exponernos.

ANTIPARALIZANTE: ¡ACTÚA!

No tenías habilidades para conducir y conduces.

No tenías habilidades para ser padre o madre, y lo eres (o serás, o no).

Antes de que tuvieses el primer empleo jamás habías trabajado de eso, y lo hiciste.

Seguro que te has enfrentado a muchos eventos en los que carecías de habilidades y las cogiste y te hiciste dueño de la situación.

Fuera escusas. Tienes que encender el detector de escusas y comenzar a andar.

 

Como has podido ver, la receta mágica para estos tres paralizantes es ACTUAR.

Actuar te va a llevar a vislumbrar el camino correcto. Lo más importante es el proceso de aprendizaje y crecimiento que va enlazado a este proceso.

3 pasos para tomar acción

  1. Toma claridad
    Indica de manera clara dónde quieres ir o qué quieres conseguir.
    Pero esto no tiene por qué ser determinante, sino más bien es la primera piedra, el primer paso.
    El primer objetivo que va a hacer que tomes acción.
  1. Lidera el cambio
    Toma la determinación para ser el líder del cambio. Responsabilízate de llegar a donde quieras.
    Sólo tú puedes determinar dónde quieres llegar y conseguirlo.Así que, hazlo.

 

  1. ¡ACTÚA!
    Piensa, pero no demasiado. Analiza, pero no muy profundo. La experiencia es la que te va a dar el conocimiento.

 

Para finalizar…

Ya sabes cuáles son los principales paralizantes con los que te vas a encontrar en el camino.

Ahora puedes identificarlos, pero lo mejor es que conoces cómo sobreponerte ante ellos.

¿Qué otros paralizantes te encuentras en tu día a día? ¿Cómo te sobrepones a ellos? Cuéntanoslo en los comentarios.

No te olvides de compartir.

P.D.: ¿Quieres saber cómo he montado esta web? Si es así entra aquí donde muestro mi caja de herramientas web.
Sígueme

Adri Nerja

Ayudo a personas con alma emprendedora, que quieren reinventarse e iniciar su propio negocio, a organizar y planificar sus finanzas personales para conseguir un colchón económico, que les permita emprender con seguridad.
Sígueme

Deja un comentario

Le informamos que los datos que nos remita a través de este formulario electrónico quedarán incorporados en los sistemas de información de Adri Nerja. Dicha comunicación se utilizará exclusivamente para atender su petición. Mediante la indicación de sus datos, y de conformidad con lo establecido en el artículo 6 de la L.O.P.D., Ud. otorga su consentimiento inequívoco a Adri Nerja para que proceda, en cumplimiento de los fines mencionados en el apartado anterior, al tratamiento de los datos personales facilitados. No obstante, en cualquier momento usted podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, oposición y, en su caso, cancelación, a través del correo electrónico: [email protected]

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies