Cómo controlar los gastos mensuales en solo 5 pasos

Adri Nerja

Adri Nerja

¿No tienes muy claro cómo controlar los gastos mensuales?

Ocurre que pasan los meses y todos acaban igual, sin dinero en la cuenta, lo que entra se va.

Te preguntas por qué, pero no encuentras una explicación lógica.

Buscas la manera de controlar tus gastos, incluso te has descargado dos o tres aplicaciones para el móvil, y tienes 17 hojas de Excel que no has tocado desde hace meses.

Al fin y al cabo, controlar los gastos mensuales no tiene que ser tan complicado, ¿verdad?

Pues no lo es, siempre y cuando sepas cómo hacerlo, porque con la intención solamente no se consigue.

Por eso te voy a desgranar los 5 pasos que debes llevar a cabo para controlar tus gastos mensuales.

1 – Conoce tu estructura de gastos

Lo primero de todo es saber cómo te gastas el dinero, porque si no lo sabes, no sabrás qué tienes que controlar específicamente.

Nuestra mente nos engaña, pero los números no, así que en vez de pensar en qué nos gastamos el dinero, vamos a verlo.

Un ejercicio básico es dibujar un gráfico circular y ver en qué te gastas el dinero, sigue estos pasos:

1- Recoge todos tus gastos mensuales

Haz un acopio de todos tus gastos mensuales, sin necesidad de mirarlo todo al detalle, solo es para llevar una idea.

  1. Puedes mirar los extractos del banco si pagas con tarjeta y para las domiciliaciones.
  2. También puedes recoger todos los tickets o apuntar en una libreta o aplicación móvil.
  3. Pero lo importante aquí es que lo hagas ahora, no hace falta que recojas hasta el último céntimo.

2- Agrupa tus gastos por partidas

Como tendrás muchos gastos, eso es inmanejable, así que es mejor agruparlos en unas pocas partidas que te permitan tener más claridad.

Por ejemplo, las más básicas son las de Hogar, Transporte, Ocio, Comida, Consumo, Ahorro, …

Ya irás viendo, según tus gastos, qué partidas se ajustan más a tu situación en particular.

3- Dibuja un gráfico circular

Antes de esto, tienes que sacar el porcentaje de gastos que representa cada una de tus partidas.

Una vez lo tengas, dibuja en un folio un círculo y representa los porcentajes.

También lo puedes hacer en una hoja de Excel, que te lo hace directo, o te puedes descargar la plantilla que yo mismo uso y que te regalo que ya viene preconfigurada pinchando aquí.

Se quedará una cosa como me queda a mí.

Mi estructura de gastos Marzo 2020

Pero esto no es algo estático, porque va variando a lo largo del tiempo, vamos aprendiendo, aplicando nuevas estrategias, y en mi caso, lo que ha cambiado ha sido la estructura de ingresos:

Mi estructura de gastos Enero 2019

Cuando ves estos datos ya sabes dónde te gastas el dinero, no te mientes, y sabrás qué tienes que controlar o no.

No puede ser que siempre te estés preguntando cómo controlar los gastos mensuales sin saber qué es lo que tienes que controlar realmente.

2 – Decide cuánto dinero te vas a gastar por partida

Como ya has visto dónde está la sangría, decide cuál es tu tope máximo en cada partida.

Hay gastos que son imprescindibles, pero otros los puedes dejar de tener y no te pasaría nada en tu vida, esta evaluación la tienes que hacer tú.

Aunque si quieres que te ayude, puedes ir a mi apartado de formación donde tengo cursos y e-books para que aprendas, o contar con mis servicios.

Parece tedioso tener que estar controlando los gastos mes a mes, pero cuando lo haces de esta manera, solo piensas una vez, y luego ya vas haciendo.

Al marcarte máximos, sabes que no te puedes pasar, lo tienes todo bajo control, y puedes meter otras partidas esenciales como la del ahorro, por si no lo hacías ya.

Ejercicio:

Evaluar partida a partida e imponer un tope máximo de gasto.

3 – Estrategias de control de gastos mensuales

En este punto ya sabes cuál es tu situación financiera y has marcado unos objetivos de gasto para cada partida.

Ahora queda conseguirlo, y por eso te voy a dar algunas estrategias que puedes llevar a cabo en tu día a día.

➡ Vigila tu cesta de la compra

Y es que todos comemos y aquí se comenten muchas trampas, porque metemos la mano de más a la hora de comprar.

Para ahorrar en comida te recomiendo que primero te hagas un menú semanal, aunque mi mayor recomendación es que te busques a un nutricionista que te lo haga.

Ha sido y es una de mis mejores inversiones, porque aparte de estar más saludable, no me caliento la cabeza para saber qué tengo que comer cada día, y la compra del supermercado la hago en 10 minutos.

Otro dato a tener en cuenta es que se desperdicia mucha comida por hacer una compra que no está ajustada a tus necesidades reales, la ONU dice que un tercio de la producción total mundial es desperdiciada.

En datos económicos, el informe Save Food indica que cada español tira más de 250 € de comida al año, vamos un buen fin de semana a todo tren.

Así que más allá de comer sano, también está la responsabilidad como habitantes de este planeta.

➡ Pásatelo bien con cordura

El ocio es una de las actividades que más dinero se lleva de nuestro bolsillo, pero si por pasarlo bien, luego no puedes lograr otras cosas en tu vida, quizás no tenga mucho sentido.

Para ello, te recomiendo que te pongas un tope de dinero para ocio al mes y que de ahí no te pases, por nada del mundo.

Si te tienes que quedar en casa un fin de semana, disfrutas de otra manera.

Para esta partida, mejor saca el dinero a principio de mes y lo gestionas físicamente, así vas viendo cómo evoluciona y tomas mejores decisiones.

También, al hacer esto, eliminas esa parte de culpabilidad que tenemos muchas veces al gastar, porque ya sabes que ese dinero es para eso, para disfrutar.

➡ Consumo mismo

O consumismo.

Cuidado, porque aquí seguro que habrás comprobado que en tus gastos tienes muchos pequeños consumos, que son poco dinero, pero que se llevan un buen pellizco.

Si aquí cuentas esa camiseta que compraste y no te pones, las suscripciones a 5 canales online que no ves, el gimnasio que no vas, y las llamadas ilimitadas que solo hablas por teléfono 30 minutos al mes, ya te sale un buen pico.

Como ves, puedes controlar muchos de tus gastos sin cambiar tus hábitos, solo cambiando contratos y eliminando suscripciones que no usas.

Sé que es costoso ponerse a revisar todo esto, pero si son 100 € al mes, también es costoso ir a trabajar dos o tres días para pagar cosas que no usas.

➡ El ahorro es lo primero

Para controlar tu ahorro, no confíes en ti, confía en tu banco.

Yo lo que haría es que me abriría una cuenta auxiliar y le diría al banco que en cuanto llegue mi nómina me aparte un porcentaje o una cantidad a la cuenta de ahorro.

De ese modo ese dinero no te lo vas a gastar, porque si lo tienes disponible la tentación está al acecho.

➡ Otros gastos

Otros gastos como vivienda, transporte y suministros es difícil reducirlos sin hacer cambios sustanciales.

Siempre te puedes cambiar de casa, pero al final ese gasto lo vas a tener, y si tienes que ir a trabajar en tren o moverte por la ciudad en autobús, lo tienes que hacer.

Pero al menos haciendo estos ejercicios tendrás claro cuánto te cuestan al mes y cuánto representan en tu gráfico circular y su porcentaje.

Se trata de ganar claridad y desde ahí actuar.

4 – Pasar a la acción

Ahora no te queda ninguna excusa porque ya sabes cómo controlar los gastos mensuales.

Aunque saber lo que hay que hacer no es lo mismo que hacer lo que sabes que tienes que hacer, ¿verdad?

Por ello es importante saber para qué lo haces, es decir, para qué quieres controlar los gastos mensuales.

Si no tienes una motivación y unos objetivos definidos, seguramente no muevas ni un dedo, así que es imprescindible que sepas por qué vas a hacerlo y qué quieres conseguir.

Imagínate que quieres irte de viaje entonces vas a controlar tus gastos para ahorrar, ahí tienes tu motivación.

En mi caso, empecé a aplicar esta estrategia porque quería emprender y tener un colchón de seguridad para cuando tuviese que dar el salto definitivo.

¿Cuál es tu para qué?

5 – Revisión constante y ajuste

Esto no es algo de un día, sino que con el tiempo vas aprendiendo, como con todo en la vida.

Te vas conociendo, vas ajustando, ves que unas cosas son más sencillas, pero otras te cuestan más.

Al final, es prueba y error, pero con tus finanzas personales.

Yo hago este proceso solo una vez al mes, pero como lo tengo tan automatizado no gasto ni una hora.

Me sirve para ver cómo van las cosas, si hay algún desajuste, y para mantenerme en el camino adecuado, porque es muy fácil olvidarse de nuestros objetivos.

¿Cada cuánto tiempo lo vas a hacer tú?

Responde a esta pregunta así te comprometes contigo mismo.

¿Cómo controlar los gastos mensuales?

Como ha sido un episodio largo, te lo voy a resumir rápidamente:

  1. Conoce tu realidad de gastos
  2. Decide cuánto te vas a gastar
  3. Aplica estrategias de control de gastos mensuales
  4. Pasa a la acción
  5. Revisa y controla

Lo último que quiero remarcar, es que entiendas cuál es tu por qué, que es lo más relevante para transformar tus finanzas.

Si quieres emprender, cambiar tu vida, lograr la libertad financiera, tienes que saber aplicar lo básico, que es controlar tus propios gastos.

Esta disciplina la podrás aplicar a otras áreas de tu vida, y te aseguro que son habilidades trasversales que van a cambiar tus hábitos.

Si quieres que te ayude con estos temas, me puedes dejar tus dudas en los comentarios donde te responderé.

Por otro lado, ahora que sabes cómo controlar los gastos mensuales, qué es lo primero que vas a hacer tú.

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies