Cómo evitar la felicidad

Parece que la pregunta eterna a la que estamos sometidos es a la búsqueda de la felicidad.

¿Qué es la felicidad?

La felicidad no es un destino, como muchos puedan pensar, sino más bien es un estado.

Para conseguir la felicidad necesitas que tus condiciones actuales de vida sean iguales a las expectativas que tienes marcadas, es decir, que tu estado actual sea igual a tu estado deseado.

Cuando ocurra esto, podrás decir que has alcanzado la felicidad.

Pero el título de este post es cómo evitar la felicidad, y es que estamos empecinados en evitarla, y todo se basa en nuestras expectativas.

Son estas, las expectativas que nos marcamos, las que se alejan a menudo de la realidad y son inalcanzables y nada realistas.

Así que, si quieres evitar la felicidad, trabaja duro en tus expectativas, póntelas bastante elevadas, y verás como todo se convierte en un pequeño infierno terrenal.

Entonces qué hago, ¿bajo mis expectativas?

Bajo mi punto de vista, es una gran estrategia tener unas expectativas con unos estándares más elevados que nuestras condiciones actuales, porque esto nos va a llevar a tomar una postura de crecimiento.

Que exista esa diferencia nos empuja a crecer, a salir de nuestra zona de confort y a ir consiguiendo metas y objetivos.

El problema se produce cuando esas metas y objetivos (las expectativas) no son realistas, no se sostienen con nada.

En este caso, hay que hacer un ejercicio de humildad y marcarnos unas expectativas realistas, acordes con nuestra condición y con nuestro potencial.

Porque cuando estamos mucho tiempo en una situación donde nuestras expectativas no se cumplen, es decir, en la infelicidad, comienzan a parecer los problemas.

Se empieza a producir dolor, pasando por frustración, sufrimiento y terminando en una situación de impotencia.

Lo importante es tener claro que todos estos estados son elecciones nuestras, por lo que podemos evitarlos, o redirigirlos a nuestro favor.

El peligro de la impotencia

Como he comentado antes, una situación con unas expectativas más elevadas que nuestras condiciones es ideal para seguir creciendo.

Pero si esto se convierte en un sentimiento de impotencia es contraproducente, estamos luchando contra nosotros mismos.

Cuando se llega a una situación de impotencia que mantenemos durante mucho tiempo, abandonamos nuestros objetivos y nuestras metas.

Dejamos de crecer.

“Un viaje de mil millas comienza con el primer paso”. Lao-tse

Y es que a lo mejor nos hemos enfocado en que no somos capaces de recorrer mil millas, y no vemos que todo es mucho más sencillo. Tan solo hay que empezar con el primer paso.

Por lo tanto, márcate expectativas y objetivos que te saquen de tu zona de confort, pero que no sientas que son imposibles, y de este modo conquistarás tu viaje de mil millas.

Hay que tener cuidado porque lo más dramático se produce cuando se comienza a trasladar esa infelicidad a todas las demás áreas de tu vida.

Un pequeño problema en un área de tu vida se expande y se viraliza por todas las áreas y provoca la creencia de que tu vida es miserable, cuando no es así.

Tan sólo se te ha presentado un pequeño problema o mejor, una oportunidad de crecimiento que no quieres enfrentar.

Al final entramos en el victimismo y nuestro ego, que siempre está preparado, se apodera de nosotros. (muajajaja)

Que si soy tal, que si yo no soy, que si soy no sé qué, que si soy no sé cuánto…

Bueno….

¡Qué peligro cuando nuestro ego aparece ¡

El resultado es que se produce una desconexión de nosotros mismos a nivel espiritual y personal.

Nos convertimos en quién no somos.

Pero todo tiene una solución, aunque hayas llegado a este punto más oscuro.

Responsabilízate del problema

Exacto.

No es más que eso.

Toma responsabilidad.

Si cuando tienes un problema creas consciencia de que sólo tú eres responsable de ese problema, tu ratio de infelicidad va a ser mínimo.

Vas a mantener tus expectativas realistas y te mantendrás en una espiral de crecimiento constante.

Y si, por cualquier razón, has llegado a una situación de impotencia, pues comienza a tomar el control.

Este es tu momento.

Sólo tú eres responsable de tus problemas y de encontrar la solución a los mismos.

Así que deja de machacarte y ponte manos a la obra.

  1. Identifica el problema.
  2. Busca una solución.
  3. Actúa

Ya sé que la teoría es fácil y la práctica difícil, pero eso no es excusa.

Si no sabes algo, pregunta, seguro que muchos han pasado por ahí, o te pueden ayudar.

 

Esto es lo que te traigo hoy

Cómo ves es muy fácil evitar la felicidad, pero también es muy fácil conseguirla.

Tan sólo tienes que conocerte y conocer tu potencial para establecer unas expectativas justas para ti que te permitan crecer pero que no te lleven a una situación más allá del dolor.

Y, por último, como siempre, responsabilizarte de tu situación y de tu cambio y mejora.

Te animo a seguir caminando hacia la excelencia.

Ahora contéstame, ¿cómo son tus expectativas? ¿realistas y alcanzables, o todo lo contrario?

P.D.: ¿Quieres saber cómo he montado esta web? Si es así entra aquí donde muestro mi caja de herramientas web.
Sígueme

Adri Nerja

Ayudo a personas con alma emprendedora, que quieren reinventarse e iniciar su propio negocio, a organizar y planificar sus finanzas personales para conseguir un colchón económico, que les permita emprender con seguridad.
Sígueme

2 comentarios en “Cómo evitar la felicidad

  1. ¡Hola!

    Yo me marco objetivos alcanzables y cuando estoy casi llegando, los amplío.
    De esta forma me obligo a estar siempre fuera de mi zona de confort.
    Aún me queda mucho para conseguir la felicidad, pero voy saboreando las pequeñas victorias que consigo en el camino.

    Un saludo,

    Sònia

  2. Hola Sònia, muchas gracias por comentar.

    El tema es ese, marcarse objetivos alcanzables, para ir creciendo. Al fin y al cabo, la felicidad está en el camino.

    Un abrazo, Adri.

Deja un comentario

Le informamos que los datos que nos remita a través de este formulario electrónico quedarán incorporados en los sistemas de información de Adri Nerja. Dicha comunicación se utilizará exclusivamente para atender su petición. Mediante la indicación de sus datos, y de conformidad con lo establecido en el artículo 6 de la L.O.P.D., Ud. otorga su consentimiento inequívoco a Adri Nerja para que proceda, en cumplimiento de los fines mencionados en el apartado anterior, al tratamiento de los datos personales facilitados. No obstante, en cualquier momento usted podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, oposición y, en su caso, cancelación, a través del correo electrónico: [email protected]

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies