Cómo reprogramarse para conseguir el éxito

¿Qué es el éxito?

El éxito es personal e intransferible, es decir, que cada persona lo define de una manera, así que es hora de que definas qué es para ti el éxito.

Pero si buscamos una definición general, el éxito es hacer lo que quieres, cuándo quieres, con quien quieres y cómo quieres.

A partir de aquí, es trabajo tuyo redefinirlo.

Hoy en día existen métodos y estrategias para conseguir el éxito en cualquier ámbito de tu vida, bien sea el financiero, o que quieras conseguir un cuerpo mejor, una relación amorosa, un trabajo mejor, …

Sólo tienes que ir a una librería y te encuentras varias estrategias para conseguir aquello que quieras.

Entonces, ¿por qué no lo consigues?

Porque saber lo que hay que hacer, no es lo mismo que hacerlo.

Y esto ocurre, porque al igual que los ordenadores, nosotros también estamos programados.

Decisiones programadas

Al fin y al cabo, la vida que tenemos es el resultado de nuestras decisiones, y la mayoría de ellas las tomamos de manera automática, es decir, que ya venimos con un software interno que determina qué decisión o acción tomamos.

La capacidad de decidir bien es el arma más poderosa con la que contamos los seres humanos.

Y estas decisiones son el resultado de un proceso que se produce en nuestro subconsciente, el cual, por suerte podemos cambiar.

Para tomar decisiones óptimas y lograr nuestros objetivos con propósito, tenemos que enfocarnos en aquello que podemos generar, que tenemos el control, como la creatividad, la pasión o la determinación; y dejar de enfocarnos en recursos limitados como el tiempo y el dinero.

Seguro que te viene a la mente personas que con pocos recursos han conseguido ser personas de éxito.

Por lo tanto, esto demuestra que estos recursos no son necesarios, incluso a veces son limitantes.

Pero hay un factor común que tienen las personas que consiguen el éxito, partan de donde partan, y es su fortaleza emocional.

Esta gente ha construido su éxito desde la pasión, desde el trabajo duro e incansable, y con altas dosis de creatividad.

Pero como te decía, estamos programados, así que si no lo consigues es porque habrá que reprogramar algún programa de tu mente que te está limitando.

Formateando el disco duro…

Una vez que descubrimos que existen barreras que nos impiden conseguir nuestro éxito personal, hay que formatear el disco duro e instalar nuevos programas.

Para hacer esto tienes que cambiar el enfoque, aquello en que te centras.

Es sencillo.

Hay personas que se centran en el pasado, pero el pasado no determina para nada el futuro, ni siquiera el presente.

Hay otros que eligen centrarse en el futuro, lo cual les lleva a la procrastinación, a dejar para mañana lo que tienen que hacer hoy.

Entonces, elige centrarte, enfocarte, en el presente. Porque este enfoque te va a llevar a la acción, a dar pasos dirigidos a conseguir tu éxito.

Pero esto no basta, sino que también has de dar un significado positivo a lo que te ocurre.

De nada vale regocijarse en el victimismo, porque esa situación te va a llevar a ningún lugar.

Y, por último, cambia tu estado emocional.

No verás a ninguna persona con éxito personal cabizbajo, deprimido, con un tono de voz tembloroso.

Sino que son personas empoderadas, que se enfocan en vivir y hacer las cosas con pasión y determinación.

Así que es tu turno. Es el momento de que te empoderes y tires de ingenio.

Crea tus nuevos programas que te llevarán a diferentes acciones y, en consecuencia, nuevos resultados.

Actúa y evalúa

Desde este nuevo presente que te has marcado con una visión positiva y desde el empoderamiento, sólo te queda marcarte un plan de acción.

Genera un plan de acción que te lleve al éxito personal que has marcado en el principio y que te realice como persona.

Porque el éxito sin realización no se sostiene.

Verás muchas personas exitosas pero que no se sienten realizadas y que viven una vida miserable ahogando sus penas en drogas o alcohol.

Sin embargo, otra gente consigue el éxito nada más que a través de la realización personal.

Al final, todo se centra en hacer las cosas desde el corazón con pasión y compromiso.

Una vez que vayas a la acción, si hay algo que te frena, vuelve a atrás, porque quizás tengas que hacer otro formateo.

Eso es porque has dejado trabajo por hacer, o porque tu plan ha evolucionado.

Recuerda, no dejes de crecer.

Resumiendo

Parte de nuestras decisiones están basadas en una programación interna que tenemos y que hacemos de manera automática obteniendo de manera recurrente el mismo resultado.

Si pretendes conseguir otro resultado, obviamente tienes que cambiar tus decisiones y tus acciones.

Para hacer esto, a veces hay que pasar por un proceso de formateo, en el cuál borrar nuestro proceso de toma de decisiones y cambiarlo por uno más óptimo que esté alineado con nuestros objetivos.

El crecimiento es continuo, por lo que este proceso se va a ir repitiendo a medida que crezcamos y nuestra definición de éxito personal evolucione.

Escribe en los comentarios, ¿qué te gustaría formatear de tu mente?

 

 

P.D.: ¿Quieres saber cómo he montado esta web? Si es así entra aquí donde muestro mi caja de herramientas web.
Sígueme

Adri Nerja

Ayudo a personas con alma emprendedora, que quieren reinventarse e iniciar su propio negocio, a organizar y planificar sus finanzas personales para conseguir un colchón económico, que les permita emprender con seguridad.
Sígueme

Latest posts by Adri Nerja (see all)

Deja un comentario

Le informamos que los datos que nos remita a través de este formulario electrónico quedarán incorporados en los sistemas de información de Adri Nerja. Dicha comunicación se utilizará exclusivamente para atender su petición. Mediante la indicación de sus datos, y de conformidad con lo establecido en el artículo 6 de la L.O.P.D., Ud. otorga su consentimiento inequívoco a Adri Nerja para que proceda, en cumplimiento de los fines mencionados en el apartado anterior, al tratamiento de los datos personales facilitados. No obstante, en cualquier momento usted podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, oposición y, en su caso, cancelación, a través del correo electrónico: [email protected]

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies