¿Por qué sale a pagar la renta cuando hay 2 pagadores?

Adri Nerja

Adri Nerja

Una queja habitual en los corrillos de conversación durante el periodo de liquidación de la renta es el atraco que hace hacienda cuando hay dos pagadores.

La realidad es que no es ningún atraco, sino más bien falta de educación financiera y no entender cómo funciona este impuesto.

Otro tema de discusión es si los impuestos deben ser más o menos o si deben existir o no, pero no es el cometido de este artículo.

¿Cómo funciona el IRPF?

Es un impuesto que grava cualquier ingreso que tenemos las personas, como por ejemplo el sueldo o los pocos intereses que nos dan los bancos.

Además, es un impuesto progresivo, así que cuando más ganas, más porcentaje pagas.

En una situación simple, y de las más comunes, donde una persona tiene un solo trabajo, y por tanto un pagador, durante el año, el cálculo de los impuestos es sencillo.

La empresa, antes de ingresar tu nómina, hace un trabajo recaudatorio y anticipa parte del pago de tus impuestos.

Voy a ponerte un ejemplo.

Siguiendo unas cuentas, hacienda cree que debes pagar al año 1.200 €, por tanto, cada mes te retiene a cuenta 100 € de tu cuenta para que a final de año hayas pagado tus impuestos.

Luego se abre un periodo de liquidación donde tienes que comprobar si lo que has pagado es lo que realmente debías pagar, que puede ser más o menos.

Pero ante una situación como esta que es simple, siempre suele acabar en tablas o, debido a ciertas deducciones, hacienda te devuelve todo o una parte.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando tienes dos o más pagadores?

El caso con dos pagadores

Puede ser que se solapen ambos pagadores o que sea una situación en la que cambies de trabajo.

El problema aquí es que no hay comunicación, y cada empresa te ejecuta una retención en base a la información que tiene de ti y lo que te vaya a pagar esa empresa durante el año natural.

En muchos casos, la retención es del 0% o muy cerca, así que provoca situaciones en las que al hacer la liquidación se debe pagar una cuantía importante de dinero.

Voy a ponerte un ejemplo para que lo entiendas. (Todas las cifras y porcentajes son inventados).

Imagina que trabajas en una empresa que te va a pagar 12.000 € en un año, así esta empresa te tiene que retener el 10 % en cada nómina, es decir, te retienen 100 € al mes.

Ahora, encuentras otro trabajo que te va a pagar 6.000 € en ese año, así que como es una cifra baja te retiene un 0 %, es decir, nada.

Pero aquí, la situación real es que tú has cobrado 18.000 €, y para esa cuantía el porcentaje que debes pagar es de un 15 %.

Entonces, cuando haces la liquidación, te sale un resultado de 1.500 €, y cuando ves esa cifra casi te da un patatús.

Pero es sencillo.

Debes pagar el 15 % de los 18.000 €, es decir, 2.700 €, pero solo has pagado 1.200 €, que son los 100 € que te retiene la primera empresa.

Así que te queda por pagar el 5 % de los ingresos de la primera empresa, y el 15 % de los ingresos de la segunda que no te retenía nada.

Esta ausencia de retenciones hace que cuando hagas la liquidación te llegue este susto y cause, en muchos casos, problemas financieros.

¿Cómo evitar pagar tanto?

La única persona responsable de tus finanzas personales eres tú, así que más vale que aprendas cómo funcionan los impuestos para tomar decisiones.

Si la liquidación te sale a pagar mucho dinero, eso significa que no te han retenido lo necesario, pero cada empresa ha cumplido con su deber, solo que ellos no saben, ni tienen por qué saber, toda tu situación personal.

Pero no pasa nada porque tienes un derecho, el de decir a tu empresa que aumente tu porcentaje de retención y así evitar estos sustos y pagar por adelantado poco a poco tus impuestos.

Para hacer el cálculo, puedes hacerlo con la cuenta de la vieja, más o menos, y bien aumentar los porcentajes de retención, o ahorrar ese dinero mes a mes para cuando tengas que pagar que ya lo tengas.

Si quieres hacerlo de una forma más profesional, hacienda tiene una aplicación en su web que te permite calcular, en tu caso, el porcentaje exacto que debes pagar, así como la cuantía.

Con esta información ya puedes reajustar tus finanzas y hacer previsiones, o bien puedes preguntar a un asesor fiscal que haga esa cuenta por ti.

¿Por qué existen retenciones?

La fiscalidad puede que no sea perfecta, pero existe por algo y siempre tiene recovecos que perjudican a la mayoría de personas que no tienen conocimientos.

Cuando hay dos pagadores se producen circunstancias especiales que hace que no se recaude la cantidad necesaria y la liquidación del impuesto salga a pagar una cuantía elevada.

Para evitar estos problemas, fue por lo que desde los países se hacen retenciones, así las personas van pagando el impuesto y hacienda se asegura cobrar.

Pero si no quieres tener sustos, mejor que planifiques tus cuentas, ya que los impuestos, de un modo u otro, los vas a tener que pagar.

Entiende tus derechos y obligaciones para usarlos a tu favor y no ponerlos en tu contra.

¿Qué piensas hacer con tu renta del año 2020?

Multimedia

Suscríbete: Ivoox | Itunes | Spotify | Google Podcast

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
¡Hablemos ahora!
¿Hablamos?
¿Tienes alguna pregunta?