Cómo distribuir tus ingresos

Adri Nerja

Adri Nerja

La situación actual es totalmente cambiante, parece que no terminamos de salir de una crisis económica, cuando comienza la siguiente, de ahí la importancia de saber gestionar lo que ganamos.

Para distribuir tus ingresos puedes seguir la regla básica de 50-30-20, es decir, 50 % a gastos para vivir, 30 % de ocio y disfrute y 20 % de ahorro.

Esta regla, aunque es útil, es básica y puede que no se adapte a la situación de todos, así que voy a mostrarte un método para hacerlo.

La importancia del ahorro

Las crisis acentúan mucho más los problemas de dinero, y ahora estamos en una situación que un simple virus puede tirar todo al garete.

Se están produciendo despidos temporales, muchos de los cuales se convertirán en despidos reales.

Otras personas han visto su jornada laboral reducida y, por ende, su salario, y las condiciones laborales son cada vez más desfavorables, sobre todo las económicas.

Además, esto ocurre en tiempos de crisis globales, pero puede que en tiempos de bonanza económica también tengamos a modo personal algún traspié.

Nadie nos libramos de una enfermedad, bien sea nuestra o de algún familiar, o que la empresa cierre, o nos despidan, o vete tú a saber.

Todas estas situaciones muestran la importancia y relevancia de ahorrar, para hacer frente a cualquier vaivén con paz financiera.

Método para distribuir los ingresos

Como te comentaba al inicio, el método 50-30-20 es conocido, y sirve mucho de una forma visual para colgarlo en redes sociales, pero es algo limitado y tampoco te dice cómo lograr un buen equilibrio en tus propias finanzas.

Las finanzas son personales, por eso cada persona tiene sus propias circunstancias de vida y el punto de partida financiero es diferente.

Puede que para ti ahorrar el 20 % te parezca imposible porque ahora mismo ahorras el 0 % y a penas llegas a fin de mes, o puede que ya lo estés haciendo.

Sea cual sea tu situación, siempre se podrá mejorar y por eso quiero comentarte cómo lo puedes hacer.

1. Identifica tus problemas

Todos tenemos problemas económicos, o más bien dicho, áreas de mejora, así que es importante que te pares a pensar qué problemas tienes.

En este punto, haz una reflexión más profunda, ya que detrás de cada resultado, por ejemplo, no llegas a fin de mes, hay un comportamiento que te lleva a esa situación.

Así que, más allá de ver el problema, intenta analizar qué lo origina.

2. Enumera tus objetivos financieros

Ya sabes qué te pasa y qué no te gusta de tu situación actual, pero ahora hay que poner el destino, qué quieres conseguir, cuáles son tus objetivos.

En este punto, estaría bien unir tus objetivos personales con los financieros.

Por ejemplo, puedes decir que quieres eliminar tu deuda, para así reducir tu jornada laboral o cambiar de empleo.

También puedes proponerte ahorrar 100 € al mes para hacer el viaje de tu vida.

Las finanzas son la palanca para lograr lo que desees.

En este artículo te muestro cómo marcarte objetivos financieros personales y te doy una lista de ejemplos como muestra.

3. Descubre tu situación real

Hasta ahora solo has imaginado en tu mente, pero no sabemos dónde está el problema real, eso lo van a decir las matemáticas.

Debes saber exactamente cómo entra y sale tu dinero, es decir, cuáles son tus ingresos y tus gastos, ya que esto va a desvelar los agujeros de tu economía, así como tu comportamiento y tus hábitos.

La parte de los ingresos es sencilla, porque solemos tener pocos, lo complicado está con los gastos.

En este caso, debes agrupar los gastos por partidas, que puedes desgranar a su vez en subpartidas, que van a hacer mucho más sencillo el análisis y la identificación de problemas.

Este trabajo te va a dar como resultado tu distribución actual y real de tus ingresos, sabrás qué porcentaje destinas a cada partida de gastos, sin trampa ni cartón.

4. Calcula tus gastos mínimos

Este ejercicio es revelador, porque te va a mostrar qué parte de tus gastos son los que necesitas realmente para vivir.

Puede que te de tranquilidad saberlo o veas que debes mejorar en esto, pero sin duda, conocer este punto es esencial.

Lo que debes hacer es ir por cada partida de gastos del punto anterior e identificar aquellos gastos necesarios.

El resto de gastos son superfluos, es decir, gastos que puedes eliminar y que no te pasaría nada en tu vida.

Lo que puedes hacer es decidir qué gastos superfluos eliminar para así aumentar el excedente, lo que te sobra a fin de mes, y destinarlo a tus objetivos.

5. No pierdas el rumbo

Entiende cuál es tu punto de partida, tus problemas, y tus objetivos para distribuir de manera adecuada tus ingresos.

Cuando haces el método descrito, vas a generar excedentes y vas a ver qué partidas necesitan que aumentes el porcentaje o qué partida requiere que lo disminuyas.

Eso sí, este método está adaptado a tu situación personal, a tus porcentajes sabiendo cuáles son tus gastos mínimos y tus ingresos.

Las finanzas personales son un trabajo de toda la vida y varían con el tiempo, así que deberás actualizar tus estados constantemente e ir consiguiendo objetivos nuevos.

Puedes sortear las crisis

Si tienes el orden adecuado en tus finanzas personales puedes sortear cualquier crisis.

Por eso es necesario saber cómo distribuir tus ingresos, porque puede que gran parte los estés tirando a la basura y no te des cuenta.

Quizás estés dejando de hacer cosas importantes en tu vida por falta de unos recursos que destinas a acciones poco relevantes.

Las crisis, bien sean personales o sean externas a nosotros, siempre van a estar ahí, de ti depende si te vas a preparar para cuando se presenten o no.

La decisión es sencilla, tú, ¿qué decides?

Multimedia

Suscríbete: Ivoox | Itunes | Spotify | Google Podcast

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
¡Hablemos ahora!
¿Hablamos?
¿Tienes alguna pregunta?