Educación financiera: Todo lo que debes saber

Dice el refrán que solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, y lo mismo ocurre con la educación financiera, que aparece en nuestra mente cuando los problemas ya son más que evidentes.

La educación financiera trata de formar a las personas sobre todo aquello relativo con el dinero para tener una vida más relajada y sosegada y espantar a los problemas de dinero.

Es un resumen rápido de lo que significa educación financiera, y si quieres saber más y entrar en más profundidad sigue leyendo todo lo que tengo preparado para ti.

¿Qué es la educación financiera?

La educación financiera consiste en formar a las personas sobre cómo gestionar sus finanzas personales, es decir, todo aquello que está relacionado con el dinero.

El término de educación financiera engloba muchos aspectos de la economía personal, desde cómo ganar dinero, administrarlo, la inversión o el manejo de la deuda.

Desde que prácticamente nacemos empezamos a manejar el dinero, no obstante, existe una falta de educación financiera desde la educación formal evidente.

Este hecho provoca que muchas personas estén desamparadas ante cualquier situación o crisis y los problemas financieros se conviertan en problemas estructurales en personas y familias.

Una buena forma de abordar los problemas económicos viene de un mejor entendimiento y comprensión de las finanzas personales, lo que se consigue con educación financiera.

¿Por qué es importante la educación financiera?

Si lo piensas fríamente, no es ni mucho menos relevante ni importante en muchos lugares de la tierra, como por ejemplo para los indígenas.

En cambio, al vivir en un entorno capitalista, donde el dinero es la moneda de intercambio, la importancia de la educación financiera es vital.

Y ya no es que sea importante por el dinero en sí, o el ámbito financiero, sino porque este conocimiento afecta a otras áreas mucho más importantes de nuestras vidas.

Queramos o no necesitamos dinero para vivir, por tanto, cómo ganemos ese dinero y cómo lo gastemos va a hacer que nuestra salud financiera, estado de ánimo y estilo de vida sea diferente.

Siempre me gusta poner este ejemplo.

Imagina que no llegas a fin de mes, vives al día, y te gastas todo el dinero que ganas en un trabajo que no te hace feliz.

Ante esta situación, cambiar de empleo, emprender, hacer un viaje, tener un hijo, … se vuelve una odisea.

En cambio, cuando entiendes cómo funciona el dinero, puedes poner a trabajar tus finanzas a tu favor para tener más estabilidad y seguridad financiera, y que tu salud no se resienta por las preocupaciones de dinero.

Ante esta nueva perspectiva, quizás viajes más, o te atrevas a dar el salto y cambiar de trabajo, o incluso emprender ese proyecto que ronda tu cabeza desde hace cinco años.

Como ves, la educación financiera es importante, no por el tema del dinero, sino por la parte personal que se consigue al entender cómo funcionan las finanzas personales.

¿En qué consiste la educación financiera?

La educación financiera consiste en proveer de herramientas y estrategias a las personas para que consigan una mejor relación con el dinero y su situación financiera sea más favorable.

Realmente, muchos de los problemas económicos vienen porque se desconoce el juego del dinero, así que el objetivo es aprender las reglas para no jugar en desventaja.

Asimismo, podemos diferenciar las estrategias dependiendo del nivel de conocimiento con el que se parta.

Educación financiera básica

En este punto, muchos de nosotros ya tenemos un conocimiento de algunas técnicas de gestión financiera, pero muchas veces no sabemos cómo acoplarlas dentro de una estrategia adecuada.

Estos son los temas que se tratan dentro de la educación financiera básica:

Gestión de gastos

Controlar los gastos es una odisea, porque tenemos muchísimos, así que es importante poner atención en este punto.

Más que nada, porque puede que tengamos comportamientos y hábitos inconscientes que nos hagan gastar nuestros recursos en cosas que no nos aportan nada y, por tanto, se puede dar una falta de recursos para cosas importantes en nuestras vidas.

Por ejemplo, imagina que quieres viajar, pero nunca lo haces porque no tienes dinero, pero es que ese dinero te lo gastas poco a poco en tomar café, salidas nocturnas con gente que no te apetece, otras actividades de ocio, …

En definitiva, dejas de hacer aquello que verdaderamente amas porque no tienes dinero, porque no llevas una correcta gestión de los gastos.

Esto se agrava cuando ante la falta de dinero acudes a la deuda para poder hacer aquello que quieres en vez de auditar tus gastos.

Y cuando aumentas tu deuda, aumentas más todavía tus gastos, entrando en un círculo vicioso negativo del cuál es más difícil salir.

Reducción de la deuda

La deuda se ha utilizado por empresas y gobiernos para crecer, para enriquecerse, y se ha enviado un mensaje, desde mi punto de vista erróneo, a la sociedad de que este es el modelo.

Por tanto, hemos visto que la proliferación del sector bancario ha invitado a muchas personas a pedir dinero prestado, aun cuando su situación financiera no es la más adecuada.

Es cierto, que mientras que haya recursos para seguir pagando la deuda, parece que no hay problemas, pero cuando aparece una crisis o el nivel de endeudamiento financiero crece, aparece la realidad.

Y es que las deudas nos vuelven cautivos y nos eliminan capacidad de acción, porque cuando tienes obligaciones, otra forma de llamar a la deuda, estás atado de pies y manos para, por ejemplo, cambiar de vida o de trabajo.

Te ves obligado a ir a trabajar sí o sí para poder ganar dinero y destinarlo al pago de la deuda.

Con el tiempo, te ves atrapado en la carrera de la rata, donde tienes la obligación de ir a trabajar para poder pagar todos tus gastos y deudas y apenas te sobra nada a fin de mes para poder revertir la situación.

Entender la carrera de la rata

Dentro de la educación financiera básica se ha de entender este concepto el cual nos dice si vivimos una vida con sentido y saludable financieramente o vamos como pollos sin cabeza.

Y es que la carrera de la rata nos marca un estilo de vida en el que sí o sí debemos trabajar, y cada vez más, para poder mantener un estilo de vida con gastos altos y deudas crecientes.

Para romper con esta rutina se deben entender conceptos como los ingresos pasivos y cómo fluye el dinero dentro de una economía personal.

Algo muy sencillo, pero que nadie nos muestra con claridad.

Uso adecuado del flujo de caja

El flujo de caja analiza cómo entra y cómo sale el dinero de tu bolsillo, y lo que se pretende es que a fin de mes tus gastos sean inferiores a tus ingresos y, por tanto, se genere un superávit.

De este modo, al tener un dinero con el que puedes contar, debes entender cómo usar ese dinero a tu favor.

En definitiva, darle un buen uso al dinero para conseguir unas finanzas más saneadas.

Dentro del uso que se aprende a dar en este punto podemos destacar:

  • Ahorro a corto y largo plazo.
  • Reducción de la deuda.
  • Formación y educación.

Lo que se pretende es sentar las bases de la educación financiera para luego empezar a crecer.

Generación de nuevos ingresos

Sobre todo, entender que existen nuevas formas de ganar dinero y de qué modo podemos incrementar los ingresos fácilmente desde nuestra posición actual.

Aprendemos desde la educación formal que hay que ser trabajador, es la única forma en la que nos muestran cómo ganar dinero.

No obstante, como empleado los ingresos están supeditados a tu nivel de formación y a un máximo de horas que puedes trabajar, más allá no puedes ir.

Por tanto, es imprescindible aprender nuevas formas de ganar dinero, en este punto activas, para poder paliar cualquier situación financiera a mejorar de una forma rápida.

Aquí podemos destacar el crear autoempleos que estén ligados con tu profesión actual, por lo que las barreras de entrada son menores y los resultados se ven antes.

Educación financiera avanzada

La educación financiera básica sienta las bases de una buena economía que busca sanearse y consiga seguridad financiera, vivir sin deudas y un aumento progresivo de los ingresos.

En realidad, llegar hasta esta situación puede llevar bastante tiempo, dependiendo de cuál sea la situación de partida de cada uno.

Pero este no es motivo de no ponerse manos a la obra, porque cualquier situación será mejor a la situación inicial.

Una vez alcanzado un punto estable, ya se puede pensar en avanzar, lo cual va a requerir de más educación financiera y de otros conocimientos más prácticos, los cuales puede que ya hayas estado aprendiendo en la primera fase.

Estas son algunas áreas que se tratan de forma avanzada.

Búsqueda de la libertad financiera

Para lograr la libertad financiera tus ingresos pasivos deben superar tus gastos, y para hacer crecer tus ingresos pasivos necesitas invertir.

Por tanto, en este punto se trabaja en invertir para generar unos ingresos que no requieran de tu tiempo, y hacerlo poco a poco y de una forma estable y segura.

Con respecto a la inversión, existen muchas formas de invertir tu dinero, por tanto, deberás de encontrar aquella con la que te sientas más cómodo y se adapte más a tu personalidad.

Algunos ejemplos son:

  • Inversión inmobiliaria – esta es una de las principales inversiones que recomiendan otros autores.
  • Creación de negocios tradicionales u online.
  • Compra de franquicias.
  • Inversiones en bolsa en búsqueda de dividendos.
  • Compra-venta de arte y artículos de lujo.

Debes entender que para invertir necesitas dinero, que ya habrás amasado en la etapa anterior, aunque en algunos casos puedes aprovechar bien el apalancamiento financiero.

Usar la deuda

Antes te decía que debías vivir sin deuda, y es que la deuda por consumo es uno de los principales problemas de la sociedad.

En cambio, las técnicas avanzadas te muestran cómo hacer un uso adecuado de la deuda para hacer crecer tus inversiones.

Por ejemplo, en el sector inmobiliario se enseña cómo negociar con bancos y qué indicadores estudiar para que una inversión sea rentable aun teniendo una hipoteca asociada.

Esto también puede ser extensible a los negocios o franquicias, donde se ha de hacer un análisis para que la deuda te ayude a crecer más rápido.

Como ves, hay una diferencia entre adquirir deuda para ganar más dinero o adquirir deuda para aumentar tus gastos y ahogar tu economía.

Habilidades directivas y de liderazgo

En este punto debes convertirte en un gestor de tu patrimonio, no puedes estar directamente haciéndolo todo, porque ni tienes tiempo ni es lo más sensato.

Antes te hablaba de apalancarte con el dinero de otros, la deuda, pero también debes extender este apalancamiento en otros ámbitos.

Por ejemplo, en el tiempo de otros, es decir, rodearte de profesionales que hagan tu vida más sencilla, por eso debes convertirte en un líder.

Ahora, pasas de perseguir un estilo de vida, a poner a trabajar a otras personas para que te ayuden a crecer y tú tener más tiempo y una actividad más pasiva, aunque puede que no se considere así.

Fiscalidad e impuestos

Tus conocimientos pasan por entender tus finanzas a tener que entender la economía global, para ver de qué modo te afectan las decisiones políticas y qué acciones debes tomar.

Cuanto más patrimonio tengas, más amenazas externas puedes recibir, por tanto, es indispensable que entiendas temas como la fiscalidad.

Imagina que aumentan el salario mínimo, eso puede afectar, y mucho, a tus resultados, o no, dependiendo de la industria en la que te muevas.

Otras medidas que se están escuchando es que quieren limitar los precios del alquiler, entonces si eres inversor inmobiliario puede que algunas de tus inversiones rentables dejen de serlo.

Entender todo esto va a favorecer que tomes medidas con anticipación o que cambies de rumbo mucho más rápido.

¿Cómo aprender educación financiera?

Cursos de educación financiera

La mejor manera de aprender es de una forma práctica en la que transformes tus finanzas y hagas cambios en tu estilo de vida.

Pero si quieres recursos, puedo mostrarte de qué forma vas a aprender educación financiera por tu cuenta.

Educación financiera gratis

Hoy en día puedes acceder a información gratuita todo lo que quieras a golpe de clic.

  • Blogs – el mío puede servirte de mucha ayuda.
  • Podcasts – si eres más de audios o pasas mucho tiempo en el coche, caminando, pueden ser una buena opción para ti, como mi podcast Lidera tus Finanzas.
  • Vídeos – puedes encontrar canales de YouTube que te den información valiosa, así que te invito a que vayas a mi canal.

Obviamente yo te recomiendo toda la información que yo mismo te doy, porque es gratuita y de calidad; no obstante, podrás encontrar más información y otras personas que también te puedan ayudar.

Libros de educación financiera

Esta es una forma también barata para empezar a introducirte en el mundillo de las finanzas personales.

Así es como yo empecé, y no me tuve que gastar dinero, simplemente ir a la biblioteca municipal, donde puedes encontrar material para aburrirte.

Es cierto que puede llegar un momento en el que quieras leer algo específico, pero no lo encuentres, y ahí ya tengas que ir a comprar a algún lugar.

Pero en general, yo he encontrado de todo y cosas que te pueden sorprender, porque no sean tan conocidas.

En este punto, puede que yo no sea un gran autor de reconocido prestigio, pero he hecho mis pinitos y he escrito dos libros que te voy a recomendar.

Libertad personal y financiera

Es el primer libro que escribí donde hago una introducción a las finanzas personales, pero también marco mucho la importancia de la parte personal.

Por tanto, en la primera parte del libro se trabajan aspectos de desarrollo personal, con ejercicios para que entiendas por qué son importantes las finanzas personales y qué puedes esperar de ellas.

El arte de llegar a fin de mes

Este otro libro es más específico y te muestra cómo gestionar bien tus ingresos y gastos para que te sobre dinero a fin de mes y le des un uso adecuado a ese dinero.

Yo lo enmarcaría dentro de la educación financiera básica que te he comentado anteriormente.

Juegos de educación financiera

Esta es otra de las formas a través de las cuales yo he aprendido más sobre finanzas personales.

Durante un tiempo estuve yendo los sábados por la mañana a jugar a juegos que me ayudasen a entender mucho más cómo funciona la economía personal y, además de divertido, conoces gente.

La verdad es que no soy conocedor de muchos juegos, simplemente te voy a recomendar los que conozco para que puedas aprender con ellos si así lo deseas.

Es más, los juegos que te voy a recomendar son los de Robert Kiyosaki, que tiene dos y depende de tu nivel requerirás uno u otro, aunque si nunca has jugado, empieza por el principio.

Actualmente son difíciles de encontrar, sobre todo en español, aunque puede que los encuentres en internet de alguien que los venda de segunda mano.

  • Cashflow 101

Este juego es para principiantes y trata todo lo que tiene que ver con la educación financiera básica y cómo salir de la carrera de la rata.

Aquí también se tocan temas como la inversión inmobiliaria y la compra y venta de acciones.

  • Cashflow 202

Es la versión avanzada del juego anterior que incluye otros parámetros más avanzados sobre las acciones, como los precios de cotización, aunque la dinámica es la misma.

Yo te recomiendo el primero, porque es mucho más sencillo para incorporar a personas que nunca han jugado.

Cursos de educación financiera

Como podrás observar, te estoy haciendo un repaso desde lo más barato, que es gratis, hasta ir aumentando poco a poco la inversión.

Dentro de los cursos, debes entender cuál es tu situación, si eres principiante o avanzado, porque cuando te conviertes en avanzado puede que requieras educación más específica.

Hoy en día, puedes encontrar cursos de todo tipo por internet de personas que se especializan en un tema u otro.

Simplemente haz una búsqueda en google, aunque si ya has empezado a formarte de forma gratuita, conocerás a personas que ofrecen sus cursos que te podrán ayudar.

En lo que a mí me concierne, te recomiendo los cursos que tengo en mi escuela online que son de finanzas personales.

Además, tengo dos cursos de finanzas personales:

  1. Curso Introducción a las Finanzas Personales con el que aprenderás cómo funcionan las finanzas y a evaluar tu situación financiera.
  2. Curso Avanzado de finanzas personales para que aprendas a realizar una correcta gestión de tus ingresos y gastos y así logres más estabilidad y seguridad financieras.

Contrata a un consultor financiero

Si quieres dar un paso más y trabajar con alguien podrás mejorar mucho más rápido, porque esa persona te va a mostrar el camino que debes recorrer.

Esto es diferente a si te formas por ti mismo, donde tú marcas tu proceso de aprendizaje.

Dentro de este ámbito de la consultoría, asesoría o coaching, me gustaría diferenciar estos términos, ya que son diferentes dependiendo de qué es lo que quieras.

Normalmente, los asesores financieros son aquellas personas que te ayudan a gestionar tu patrimonio, bien sea de forma activa y/o pasiva.

Aunque muchos de ellos son vendedores de productos financieros de inversión y ahorro, nada más.

Por eso es importante que sepas qué quieres y evalúes si el profesional que tienes delante te puede ayudar a conseguirlo.

En cuanto a los consultores, son personas que pueden ayudarte en un momento dado con tus finanzas personales, darte formación e información, evaluar tu situación financiera y establecer un plan de acción para solucionar algún problemilla económico.

Están más enfocados al análisis de una situación y a establecer soluciones, pero como ves, aquí no entra en ningún momento la venta de productos financieros ni lo relativo a ello.

Por último, el coaching financiero puede que haga, o no, una labor de consultor, aunque su función es más la de formador a la vez que se trabaja la parte emocional y la relación con el dinero.

Desde el coaching se integran áreas del desarrollo personal y se trabaja lo relativo a la visión, al estilo de vida e incluso la reinvención profesional dentro de las finanzas personales.

¿Qué hago yo?

Mi labor es la de formar principalmente, y atendiendo a los términos que te he acuñado antes, lo que hago es unir la consultoría con el coaching.

Además de tratar elementos del desarrollo personal con las finanzas, me gusta intervenir, ayudar, crear planes de acción, para que los resultados se consigan más rápido, y donde el cliente tenga un aprendizaje activo.

De nada sirve pagar a un profesional, no aprender nada, y tener que estar pagando siempre.

Yo prefiero enseñar, transmitir, para que los clientes adquieran nuevos hábitos y comportamientos, además de conocimiento para que nunca necesiten de ayuda en el futuro.

Si quieres trabajar conmigo o conocer un poco más mis servicios personales, escríbeme a [email protected] y cuéntame tu caso.

Tips de educación financiera

Trucos de educación financiera

En este punto ya tendrás claro de qué va esto de la educación financiera y por qué debes ponerte con ello ya mismo.

Pero para ir más allá, voy a dejarte con algunos consejos que puedes aplicar en tu día a día.

Tips para todos

Nuevas formas de ganar dinero

Entiende que hay muchas formas de ganar dinero más allá de un empleo por cuenta ajena.

Cuando empiezas a generar otro tipo de ingresos sales de tu zona de confort, te enfrentas a nuevos retos que te permiten crecer, aunque solo por el aprendizaje valga la pena.

Aprende a llevar las cuentas claras

Nos engañamos a nosotros mismos constantemente, por tanto, para evitar este sesgo cognitivo, es indispensable tener todas las cuentas y las matemáticas hechas.

Cuando tienes todo bajo control aprendes de ti mismo y te das cuenta qué hace que tus finanzas sean buenas o no tan buenas.

Lo más importante es que dejas de engañarte y esto te da pistas de por dónde tienes que tirar para mejorar tu economía.

Comparte tus finanzas

Lo más seguro es que no vivas solo y aislado, sino que compartas tu vida con otras personas, así que una cosa esencial es aprender y compartir lo aprendido.

No te lo guardes para ti, porque eso puede hacer que ayudes a otros, además de que te ayudas a ti mismo, ya que cuando cuentas las cosas aprendes, y escuchando puedes encontrar trucos que te sirvan para crecer.

Si no encuentras a gente interesada en estos temas a tu alrededor, es buen momento de ir a clubs, charlas, encuentros donde se hable de educación financiera para encontrar a gente con tus mismos intereses.

Aquí ganas por partida doble porque estarás conociendo a personas que te hacen crecer, a ti y a tu economía.

De padres a hijos

Tú eres el ejemplo

Aprendemos por lo que vemos, no por lo que nos dicen.

Si dices muchos tacos, tu hijo también los dirá, aunque le digas por activa y por pasiva que no lo haga, que está mal.

Con las finanzas ocurre lo mismo, no hay mejor manera de enseñar que mostrando y comunicando.

Una vez comiences a introducirte dentro de la educación financiera te darás cuenta de que muchos de tus malos hábitos vienen de tus padres, y estoy seguro que quieres evitar que ese mal ejemplo pase a tus hijos.

No es que tus padres quisieran que tu relación con el dinero fuese nefasta, sino que hicieron lo que pudieron, así que tú haz lo mismo, entendiendo que tienes el poder de controlar el resultado.

Fórmate y haz que tus hijos te acompañen, que vean otra realidad, que aprendan en el terreno de juego.

Dales la responsabilidad del dinero

Muchos padres se toman la responsabilidad de sus hijos, lo cual evita que los hijos se enfrenten a la realidad y vivan bajo un paraguas inexistente.

Lo mejor que puedes hacer es dejar que tus hijos aprendan a gestionar su dinero, sobre todo si son adolescentes o acaban de comenzar a trabajar.

Si se lo gastan, que lo hagan, no te interpongas y manejes el dinero de ellos a tu antojo, porque de esa forma nunca se van a equivocar y aprender.

Un consejo para aprender desde pequeños es darles una paga fija y que entiendan que ese es el dinero que hay, no hay más.

También le puedes decir qué pueden hacer con esa paga, pero que sean ellos los que comprueben los resultados de sus acciones; eso sí, no puedes cubrirles, porque aprenderán que siempre estarás ahí para sus cagadas.

Y no es que no vayas a estar, sino que deben entender que es su responsabilidad.

Para jóvenes

Visión de futuro, que llega

Cuando somos jóvenes parece que nunca nos vamos a hacer mayores, pero cuando te das cuenta tienes pareja, te quieres ir a vivir con ella, y el dinero que has ganado lo has dilapidado en viajes.

A ver, que irse de viaje está bien, pero debes de entender que puedes hacer de todo, para no estar en una situación de escasez continua.

Mi consejo es que comiences a ahorrar a largo plazo, porque en el ahorro, cuando antes empieces el efecto del interés compuesto será mayor.

Es decir, que cuanto más tiempo lleves ahorrando, más dinero vas a amasar a lo largo de los años, aunque la cantidad de ahorro mensual sea menor.

En este sentido, el momento de empezar cuenta, y mucho.

Disfruta con control

Una cosa que pasa, sobre todo cuando comenzamos a trabajar, es que nos vemos con una cantidad en las manos de dinero que es lo nunca visto, y ahí comienza el despilfarro.

Pero hay que entender que el coche viejo que has heredado se rompe, que quizás en cinco años necesites otro nuevo, o que ese nuevo contrato que tienes puede que se acabe pasado mañana.

No es que sea agorero, pero estas cosas pasan, hay que preverlas, y por eso es necesario educarte financieramente, para evitar caer luego en la trampa de la carrera de la rata.

Lo que se intenta aquí es que juegues el juego del dinero con ventaja, y que no caigas en los mismos errores que la mayoría.

Cuando las personas se interesan por la educación financiera ya tienen detrás una mochila pesada, así que, si eres capaz de empezar de forma adecuada, tus decisiones serán acertadas y podrás cosechar mejores resultados.

Aunque siempre se puede hacer algo por mejorar, empezar con buen pie marca la diferencia.

¿Qué sabes de educación financiera?

En este punto ya tendrás una idea más que clara de todo lo que rodea a la educación financiera y las finanzas personales.

Aunque resulta evidente, hay muchas tramas que se esconden dentro de este campo y que vale la pena conocer.

Puede que creas que sabes todo para ahorrar, pero aprender ciertos trucos, hábitos y comportamientos te van a ayudar a tener unas finanzas más saneadas.

Lo mismo ocurre con otros temas como la gestión de las deudas y la creación de ingresos pasivos.

Todo esto lo recoge la educación financiera, que puede ser tan extensa y profunda como quieras, siempre depende de qué pretendas conseguir.

Si tienes cualquier duda o comentario siéntete libre de escribirlo y desde ahí te ayudaré.

Por último, me gustaría que dejases, con tus palabras, qué entiendes tú por educación financiera y qué piensas hacer al respecto.

Hola, soy Adri Nerja, Doctor en Economía, actualmente profesor e investigador de la Universidad Miguel Hernández. Apasionado de las finanzas personales y los negocios. Puedes seguirme en YouTube, LinkedIn, Instagram y Facebook.

2 comentarios en «Educación financiera: Todo lo que debes saber»

  1. Hola Adri!!
    Mi nombre es Maria Ángeles, para mi la educación financiera es saber llevar correctamente el control del dinero que tenemos.
    Yo llevo tiempo anotando todos los meses mis ingresos y gastos pero se que en algo fallo porque siempre estoy en el mismo punto.
    Con tu curso espero mejorar.
    Un saludo

    Responder

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies