5 motivos por los que tu empresa está estancada

Adri Nerja

Adri Nerja

El tiempo pasa, echas la vista atrás y tu empresa está igual, nada ha cambiado, excepto tus ganas de mejorar y de aportar más valor al mundo.

Solemos echar la culpa al gobierno de turno, a la economía, los clientes, los proveedores o la mala suerte, pero lo cierto es que sea cual sea tu situación siempre puedes hacer algo para mejorarla.

El cambio y la mejora están en tu mano.

¿Qué significa estancamiento?

Desde la economía estamos acostumbrados a escuchar términos como recesión o expansión. En el momento en el que una empresa no está creciendo, pero funciona bien, podemos entender que está en un periodo de estancamiento.

Una situación en la que el resultado es el mismo año tras año, todo se vuelve rutinario, existe un cierto sentimiento de seguridad y de control.

La realidad es que ese periodo de estancamiento no existe, porque cuando no estás creciendo, en expansión, estás sí o sí en una fase de recesión, es decir, estás perdiendo.

Y es que hay muchos factores externos e internos que hacen que, si no creces, caigas en recesión:

  • Tus competidores siguen creciendo.
  • La inflación merma tu rentabilidad real.
  • Los clientes y consumidores siguen aprendiendo y se vuelven más exigentes.
  • El ánimo y la fuerza para seguir con el negocio decaen, hay menos motivación.

En definitiva, el estancamiento no existe, porque hay movimiento, o creces, o decreces.

Razones por las que no estás en crecimiento

1.    Estás todo el día trabajando

Esto ocurre mucho cuando el gerente de una empresa es también técnico y descuida las funciones gerenciales.

Las tareas del día a día, el hacer, te lleva tanto tiempo que no paras a pensar y dirigir la empresa, a visualizar qué rumbo quieres que tome ni a ver dónde te quieres situar a ojos de tus consumidores.

Este es uno de los principales errores de aquellos que deciden autoemplearse y que con el paso de los años se encuentran con una empresa que ya tiene un tamaño considerable.

La solución a este problema pasa por tomar las riendas, darte cuenta que ya no eres un empleado más sino un gestor que tienes equipo y otras responsabilidades a las que debes hacer frente.

2.    Falta de visión empresarial

Está ligado al punto anterior, y es que la mayoría de personas técnicas (abogados, fisios, medicina en general, construcción, asesores, etc.) solo han recibido formación específica en esto, por tanto, carecen de conocimientos empresariales.

Hoy en día hay muchos recursos accesibles y apoyo a la creación y crecimiento de las empresas, pero hay dos principales problemas:

  • Falta de tiempo: hay tantas cosas por hacer que no hay tiempo disponible para ponerse a estudiar y a aprender de nuevo.
  • Exceso de recursos: no se sabe por dónde empezar ni qué elementos faltan en la empresa para que crezca de manera sostenida.

Todo pasa por formarse, aunque sea poco a poco, leyendo, viendo vídeos, apuntarse a algún cursillo, charlas, o hasta incluso contratando una persona que te lleve de la mano y se encargue de esa parte empresarial.

3.    Ser un llanero solitario

La mayoría de gerentes de empresas, en general las pymes, aunque también ocurre con empresas mucho más grandes, se encuentran solos ante la toma de decisiones, o carecen de personas de confianza con las cuales discutir decisiones importantes a tomar.

Puede que tu pareja te escuche, o tengas un primo o amigo que se dedique al mundo empresarial, pero cuando necesitas tomar decisiones de gran calado que marquen el rumbo de tu negocio te encuentras solo, y cuál es la mejor respuesta en esta situación: no hacer nada.

Y de ahí a que muchas compañías permanezcan igual con el paso de los años, y ese igual significa que están perdiendo, o dinero, o calidad de vida de las personas que trabajan en ella.

4.    No hay control

Existe un dicho empresarial que dice que lo que no se mide no se puede controlar.

Si no hay control de los procesos en tu empresa ni hay recogida de datos, ¿cómo sabes qué falla o qué se puede mejorar?

Es normal hablar con gerentes que no saben cómo han atraído a sus clientes, es decir, si vienen por boca-oreja, o que han pasado por allí, o han hecho una búsqueda en internet, …

Tampoco tienen contacto con los clientes para saber por qué no han vuelto, o por qué deciden volver, si pueden ofrecerle algo más que estén interesados, etc.

Al final, confían en la buena voluntad de las personas y en su memoria, puede que den un gran servicio, pero no una gran experiencia.

Es importante tener control de los procesos en la empresa y generar indicadores que muestren el rumbo, te permitan tomar decisiones adecuadas, y te hagan prever con antelación si alguna pieza está fallando.

5.    El modelo de negocio está oculto

He dicho oculto por decir algo, ya que en ocasiones ni hay, se va haciendo conforme aparecen las situaciones a lidiar.

El modelo de negocio es clave para las empresas, ya que indica el esqueleto empresarial, es la base, el punto de partida, nada tiene que ver con los planes de negocio que enseñan en las universidades de 500 páginas que no sirven nada más que para perder el tiempo.

Una vez establezcas el modelo de negocio adaptado a tu situación ya podrás ir añadiendo extras que van a mostrar la diferenciación de tu empresa en el mercado.

Si tu negocio está funcionando, ya tienes un modelo de negocio que hay que desvelar, analizar y reajustar para marcar una senda de crecimiento que te dote de más control y libertad.

¿Cómo calificas la situación de tu empresa?

Ya tienes suficiente información para saber cómo es la situación de tu empresa y espero que hayas entendido que, aunque el término estancamiento se usa mucho, en realidad no existe, porque o creces o decreces.

Todo el crecimiento no se basa en ganar más y más, sino que hay otros objetivos que como empresario se persiguen, ya sea tener más libertad, más control, un mejor ambiente de trabajo, atraer a los mejores empleados, dar un mejor servicio, seguir aprendiendo constantemente, …

Tus objetivos solo los sabes tú, y debes entender que tu mundo profesional es un medio más para tener una vida más plena.

¿Qué vas a hacer a partir de hoy? Déjalo en los comentarios por favor.

Contenido multimedia

Suscríbete: Ivoox | Itunes | Spotify | Google Podcast

Adri Nerja PhD, consultor estratégico de empresas y coach ejecutivo que apoya al crecimiento de las empresas para que mejoren su desempeño y su posición en el mercado. Puedes seguirme en YouTube, LinkedIn, Instagram y Facebook.

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies