Ingresos pasivos – Qué son y cómo lograrlos [GUÍA]

Adri Nerja

Adri Nerja

Si eres empleado y cobras un salario estás cambiando tu tiempo por dinero.

Hay otras formas de ganar dinero que no están ligadas con el tiempo, y es a través de ingresos pasivos, los cuales te llegan a tu bolsillo mes a mes dedicando poco o ningún esfuerzo ni tiempo.

Parece algo irreal, pero existe, es lo que comúnmente llamamos vivir de las rentas, y es algo que muchos hacen hoy en día, cada vez con más facilidad.

Te dejo con toda la información para integrarte dentro de los ingresos pasivos a ver si te entran ganas de comenzar.

Qué son ingresos pasivos

Dentro de las finanzas personales se pueden encontrar ingresos de diferente naturaleza que se pueden agrupar en tres tipos de ingresos principales.

Los ingresos pasivos son aquellos ingresos que no requieren de tu tiempo.

Son la contraposición de los ingresos ganados, que son aquellos que percibes por ser asalariado o trabajar como autónomo, en los que cambias tiempo por dinero.

Profundizando un poco más en la definición, los ingresos pasivos son aquellos que te dan dinero sin tú haber hecho nada, como un negocio o una vivienda que tienes en alquiler, pero siempre ha de haber un esfuerzo inicial que te permita recoger los frutos luego.

Para explicarme mejor, el ingreso ganado es el que te pagan por un sueldo, tú hoy vas a trabajar y ganas dinero, y si mañana no vas, pues no ingresas nada.

En cambio, en el caso de los ingresos pasivos debes hacer un esfuerzo inicial en el que puede que no ganes nada de dinero, para con el paso del tiempo percibir un ingreso recurrente sin hacer nada o poco esfuerzo.

Entender esto es esencial dentro de la educación financiera, y es lo que te hace avanzar en tu economía personal.

Lo que haces es optimizar el tiempo separando las horas de trabajo por el dinero que ingresas.

En la mayoría de ocasiones es necesario hacer tareas de mantenimiento, pero el potencial de ingresos es mucho mayor, es decir, que cada vez puedes ganar más y más dinero dedicando menos horas.

Esto hace que incluso puede que llegue un momento en el que tu implicación sea mínima, imagina una hora al mes, pero tus ingresos sigan subiendo.

Si quieres llevar el control de tus ingresos pasivos puedes hacerlo descargándote la plantilla Excel.

Fuentes de ingresos pasivos

Los ingresos pasivos los podemos denominar como rentas que se obtienen de los activos con los que contamos las personas.

Siempre que comúnmente pensamos que alguien vive de rentas enseguida nuestra mente ve a una persona que posee empresas o una persona que tiene muchas viviendas y hace negocio con ellas.

Pues de esto va la cosa.

Dentro del patrimonio personal existen dos conceptos susceptibles de diferenciar para identificar mejor las diferentes fuentes de ingresos pasivos.

Por un lado, tenemos a los activos, que podemos decir que son tus inversiones, y por otro lado están los caprichos, que es aquel patrimonio que tienes para tu uso y disfrute.

Entonces las fuentes de ingresos pasivos están integradas dentro de tus activos, entre los cuales no hay que tener en cuenta para el caso que nos acontece los activos financieros.

Estos activos financieros son aquellos donde inviertes tu dinero dentro del mercado financiero como cuentas de ahorro, depósitos, fondos de inversión o acciones, por ejemplo.

El resto de cosas que nos quedan dentro del pasivo, son las fuentes de ingresos pasivos, que son las siguientes:

  • Bienes inmuebles como viviendas en alquiler, alquiler vacacional, garajes, trasteros, solares, aparcamientos, etc.
  • Negocios de todo tipo como los tradicionales, online o franquicias.
  • Propiedad intelectual como libros o música.

En este punto hay que diferencias varias cosas.

La primera es que los bienes inmuebles no son aquellos que tú disfrutas, sino los que tienes para generar negocio.

La segunda es que hay que diferenciar a los negocios del autoempleo, ya que un autoempleo aunque se pueda considerar negocio no lo puedes vender y depende de que tú cambies tu tiempo que dedicas trabajando por dinero.

Ejemplos de ingresos pasivos

ejemplos de negocios con ingresos pasivos

Hasta ahora hemos visto la teoría, pero lo que te va a dar una mayor idea de qué son realmente ingresos pasivos son los ejemplos.

Alquiler de viviendas

Puede que hayas heredado la casa de tu abuela y no sepas qué hacer con ella, si venderla o arreglarla y ponerla en alquiler.

En el caso de que decidas venderla tendrás una entrada de dinero y ya está, en cambio si la alquilas vas a tener un flujo constante de dinero mes tras mes durante toda tu vida.

Eso te va a permitir tener unos ingresos extra para libertar tiempo que dedicas al trabajo, si puedes, y dedicarlo a repetir el proceso o generar otras fuentes de ingresos pasivos.

Además, ten en cuenta que siempre podrás vender ese bien en el futuro.

Una ventaja de alquilar viviendas es que la rotación suele ser baja, ya que puede que el inquilino se vaya, pero esto no es cada mes, sino que suelen pasar años tras la entrada de cada inquilino.

Por tanto, es cierto que puede que tengas que hacer un esfuerzo cada cuatro o cinco años en una pequeña renovación y puesta en alquiler de nuevo, pero el esfuerzo es mínimo.

Alquiler vacacional

¿Te suena Airbnb?

Esta plataforma ha revolucionado el mercado del alquiler, ya que permite alquilar tu vivienda por días, y el éxito dependerá de dónde esté situada.

Si vives en un lugar turístico te ha tocado la lotería, pero si tu pueblo es uno cualquiera, sin más, tendrás que recurrir al alquiler convencional.

La ventaja del alquiler vacacional frente al de toda la vida es que los precios son más altos, puedes ganar más dinero al mes, hasta incluso más que un sueldo.

La desventaja es que requiere que le dediques más tiempo, puesto que puede que tengas inquilinos cada 3 o 4 días, lo que te obligue a estar atento al correo electrónico, a la entrega y recogida de llaves, a la limpieza de la vivienda de forma asidua, siempre hay más complicaciones, etc.

Otra cosa a tener en cuenta es que en un alquiler normal las personas lo toman como su vivienda, mientras que el vacacional es una zona de desasosiego, por tanto, puede que tengas que gastar más dinero en arreglos.

Todo es probar a ver qué va mejor contigo, siempre podrás subcontratar la mayoría de servicios, aunque ganes menos dinero.

Adsense

Es sencillo de explicar, no tan fácil de conseguir.

Se trata de crear una web y atraer tráfico para poner publicidad de Google.

Al principio tendrás que hacer un esfuerzo en montar la web, escribir contenido de calidad, tener conocimientos de SEO, cariño y dedicación.

Pero una vez tengas una cantidad de tráfico aceptable puedes tener una gestión pasiva donde percibas una buena cantidad de dinero al mes.

Además, esto lo puedes hacer todas las veces que quieras, es decir, que no tienes por qué conformarte con una web, sino que puedes crear una red de webs que entre todas te den una buena suma de dinero.

Obviamente no es fácil, pero con la práctica se aprende.

Lo bueno de esto es que es Google quien está detrás, entonces siempre quiere que haya webs que le hagan ganar dinero, aunque tengan que compartir contigo una parte del pastel.

Tú ganas dinero siempre que los visitantes de tu web hagan clic en los anuncios de Google, por lo que cuanto más tráfico, las ganancias son mayores si el porcentaje de clics se mantiene fijo.

Afiliación

Se basa en un modelo de negocio parecido al anterior, solo que, en vez de ganar dinero con la publicidad, ganas dinero recomendando productos de otros.

Lo más conocido es a afiliación de Amazon, donde si los visitantes de tu web compran el producto que recomiendas, tú te llevas un porcentaje.

Digamos que tu función es la de vendedor intermediario que te llevas la comisión por cerrar una venta.

Aquí las ganancias son mayores por venta, pero las transacciones son menores, es decir, todos los que hacen clic no compran.

Se puede hacer una estrategia mixta con Adsense.

Máquinas expendedoras

Las puedes colocar en todos los sitios, desde un local en la calle hasta en los tanatorios, hay por todas partes y de productos variados.

Puedes vender botellas de agua o lencería, es que las ideas son ilimitadas, solo tienes que encontrar una buena ubicación que te permita vender.

Lo único que requiere es que vayas de forma asidua completando el stock que se ha vendido para no quedarte sin producto, y esto es algo que puedes subcontratar.

Lavanderías

Cada vez hay más, y funciona como antes.

Montas una lavandería, y ahora hasta hay franquicias en las que puedes cerrar y abrir a través del móvil.

Aquí puedes ver diversas formas de montar una lavandería.

Vamos, que desde casa puedes gestionar, con un sistema de cámaras, todo el negocio.

Imagina cuántas lavanderías puedes controlar solo desde un ordenador, además de ser un negocio que no requiere tu presencia, a no ser que haya algún problema, donde siempre podrás enviar a un técnico.

Este es un ejemplo claro de una inversión en la que una vez pones el dinero, te va generando ingresos mes tras mes sin tener que hacer mucho más que un poco de control y gestión.

Un libro, una canción

Cualquier bien de propiedad intelectual que generes te va a dar ingresos pasivos.

En este caso, escribes un libro solo una vez, pero lo puedes vender durante toda tu vida, o hasta incluso post mortem, e igual ocurre con una canción.

Los cantantes, o autores de música, reciben royalties cada vez que esa pieza musical es utilizada, así que imagínate el potencial a futuro.

Cómo generar ingresos pasivos

La generación de ingresos pasivos es a través de la creación o compra de activos como los que te he comentado anteriormente.

En este punto hay una buena noticia, y es que a priori no necesitas dinero para generar ingresos pasivos.

Y esto se está viendo hoy en día y hay casos para aburrir donde gente con un ordenador se está ganando la vida sin apenas formación y siendo muy jóvenes.

Si no tienes dinero, la forma más sencilla es creando esos ingresos pasivos a través de negocios.

En el caso de que tengas mucho dinero puedes comprar esos negocios lo cual hace el proceso mucho más rápido, pero antes debes ahorrar dinero, lo cual te aconsejo siempre.

Lo que has de entender es que con un empleo no vas a conseguir ingresos pasivos, sino que tendrás que dedicar tu tiempo o el dinero que vayas ahorrando para ir invirtiendo en generar nuevas fuentes de ingresos.

Puedes escribir libros, montar webs, comprar inmuebles para alquilarlos posteriormente, … Debes encontrar aquello que vaya más contigo.

Eso sí, has de entender que todo este proceso lleva tiempo, pero más tiempo lleva trabajar toda la vida para cuando llegues a la jubilación, si llegas, que tu estilo de vida se vea mermado por unas pensiones que a día de hoy están en el 80 %, una cantidad muy susceptible de verse recortada en el futuro.

Eso quiere decir que cuando te jubilas eres un 20 % más pobre que cuando trabajabas, eso sí, tienes todo el tiempo del mundo para decidir qué hacer con él.

Otro aspecto importante que debes entender es que puede que no te salga a la primera y que debas buscar diferentes fuentes de ingresos.

Esto no es de apostar por algo y que salga bien, sino más bien prueba y error y la suma de muchas pequeñas partes.

De este modo también reduces el riesgo de tus finanzas personales, porque cuando solo dependes de un sueldo y lo pierdes, tus finanzas se tambalean, en cambio, cuando tienes diversas fuentes de ingresos y una se acaba, el resto la soportan.

¿Se puede vivir de ingresos pasivos?

Haz una pequeña búsqueda online y verás cómo hay una gran cantidad de gente que vive de este modo, de sus negocios, aunque la mayoría de personas que lo hace no llevan unas vidas rimbombantes.

Ten en cuenta que aquellos que entienden que la riqueza es apariencia se gastan todo el dinero y puede que estén endeudados hasta los ojos, y sin libertad financiera.

Los que entiende que la verdadera riqueza es estar con la familia y disponer de todo el tiempo posible viven una vida sencilla en apariencia, pero completa.

Como te comentaba al principio, es muy difícil vivir una vida 100 % pasiva, es decir, siempre tendrás que hacer algo en algún momento, pero, ¿acaso no es mejor que tener que estar en un lugar 10 horas al día por un sueldo ínfimo?

Por ejemplo, puede ser que tengas que hacer un esfuerzo enorme para montar 5 webs y que te den unos ingresos de 1.500 € en un año y medio de trabajo, pero luego una vez que esté estable puedes subcontratar muchos servicios.

Es decir, reinvertir las ganancias que te proporcionan para hacer tus negocios cada vez más pasivos y que requieran menos de tu presencia.

Lo mismo ocurre con negocios tradicionales, en los que una vez que hagas funcionar un negocio y te dé beneficios, los puedes reinvertir en crear otro negocio similar con la experiencia que has acumulado.

Aquí reside la principal diferencia con las personas que se autoemplean.

Cuando uno se crea su propio trabajo, es un autónomo, cambia su tiempo por dinero y si no trabaja no ingresa.

Si esa perspectiva se cambia a una visión empresarial, el trabajo de campo lo hacen otros, mientras que la persona hace labores de gestión que requieren menos tiempo y que se pueden replicar en otros negocios.

Puedes dirigir cinco lavanderías desde tu ordenador en el salón de tu casa, pero no puedes estar lavando ropa en cinco lugares diferentes en el mismo momento.

Por eso quiero que entiendas el potencial de la creación de ingresos pasivos y la libertad financiera que te otorgan.

 ¿Cómo es tu cartera de activos?

Espero que hayas podido entender cómo funcionan los ingresos pasivos y todo lo relativo a ellos.

Quizás ya tenías algún ingreso pasivo, aunque no sabías que se llamaban así, o lo acabas de descubrir todo.

La última reflexión es que pienses dónde pones tu tiempo, si en un trabajo con una visión a corto plazo, trabajo e ingreso, o si inviertes ese tiempo en generar ingresos recurrentes y escalables en el futuro.

Si tienes cualquier duda o te gustaría comentar alguna cosa puedes dejarlo en los comentarios donde te responderé.

Por otro lado, me gustaría que escribieses cuáles son tus ingresos pasivos a día de hoy y si tienes pensado empezar alguna idea de negocios, estaré encantado de leerte.

Adri Nerja PhD, consultor estratégico de empresas y coach ejecutivo que apoya al crecimiento de las empresas para que mejoren su desempeño y su posición en el mercado. Puedes seguirme en YouTube, LinkedIn, Instagram y Facebook.

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies