5 estrategias para evitar pedir dinero prestado – No te endeudes

Adri Nerja

Adri Nerja

Si siempre te quejas de que pagas mucho dinero en préstamos, no te endeudes, simple.

No puedo decirte realmente si las deudas son un problema o no, lo que sí que puedo decirte es que generan problemas a las personas a nivel económico porque nos mantienen en la carrera de la rata y no nos dejan avanzar a nivel financiero.

Eso hace que se somatice a nivel personal, a nivel biológico y a nivel de salud porque nos genera estrés financiero.

Ese estrés que no te deja dormir y te mantiene todo el día preocupado.

Lo mejor es que no te endeudes, y te voy a contar cinco estrategias para que evites pedir dinero prestado en el futuro.

Pero, ¿qué son las deudas?

Las deudas son una obligación que nosotros adquirimos, es decir, alguien nos deja el dinero con la esperanza de que nosotros se lo devolvamos en el futuro.

Esto no sale gratis ya que ese tiene un coste, los intereses.

Además, quiero que tengas claro que cuando tú pides deuda es porque no tienes esos recursos, es decir, vives por encima de tus posibilidades.

¿Y por qué seguimos pidiendo deuda?

Estamos acostumbrados a pedir deuda porque siempre tenemos esa creencia de que la deuda nos ayuda a crecer, te permite acceder a una casa que no tendrías, por ejemplo.

El problema es que no tenemos esa cultura financiera que nos permite ahorrar y, sobre todo, tener hábitos financieros buenos y saludables.

Otro problema es que no sabemos entender cuál es nuestra capacidad de endeudamiento y cuando pasa algún problema puede ser que te quedes sin recursos para pagar tus deudas.

También podemos diferenciar entre deuda buena y deuda mala.

La deuda mala es aquella que pagas tú, recuérdalo y no te endeudes.

Imagínate que pides deuda para consumo. Esa deuda es una deuda mala porque no te genera beneficios.

No te endeudes más con estas 5 estrategias

Si entiendes el poder de la deuda entenderás el poder de estas 5 estrategias.

1- Vive por debajo de tus posibilidades

La estrategia número uno es que vivas siempre por debajo de tus posibilidades, quiero decir que si tú ganas mil que gastes la mitad.

Al vivir con el 50% de tus ingresos vas a poder usar ese otro 50% para sacar rendimiento, para ahorrar, para invertir, para hacer crecer tu economía personal.

Pero tenemos que luchar con la Ley de Parkinson que nos dice que siempre tendemos a igualar nuestros gastos a nuestros ingresos.

El plan es sencillo, deja de adquirir deuda.

Y sobre todo una vez que dejamos de pedir deuda ya veremos cómo se va a generar un pequeño excedente con el que poder ir ahorrando e ir haciendo crecer tus ahorros.

2- Vence el deseo de tu mente

La segunda es que venzas al deseo de tu mente.

Date cuenta que nuestra mente siempre tiene el pensamiento de gastar, de consumir todos los recursos que tenemos disponible.

Por eso es importante que entiendas a tu mente.

Sigue la estrategia de los 30 días donde cuando sientas ese impulso de gastar simplemente apúntalo en un papel y espérate 30 días.

Cuando pase el tiempo verás si realmente eso era un beso de tu mente o una necesidad real.

3- Crea un fondo de emergencia

La tercera estrategia es que crees un fondo de emergencia hoy mismo si no lo tienes.

Cuando tienes ese fondo de emergencia no tiras de deuda en cuanto pasa alguna circunstancia.

Lo que suele ocurrir es que cuando nos pasa alguna cosilla y vivimos siempre al día, como no tenemos dinero tiramos de tarjeta de crédito.

Para evitar esto lo que tienes que hacer es crear una cuenta sagrada para ahorrar para que cuando pasa cualquier circunstancia simplemente lo pueda solventar con tu dinero y no tengas que pedir prestado.

4- Sé previsor

Una persona previsora mira al futuro.

Por lo tanto, lo que debes hacer son presupuestos para eliminar las sorpresas.

Cuando haces un presupuesto adecuado a tus finanzas personales vas a tenerlo todo en orden, entonces podrás dejar de preocuparte tus finanzas para ocuparte de ellas.

5- Enfócate en tu desarrollo personal

Tendemos al consumismo porque no nos conocemos a nosotros mismos, no tenemos claro para qué queremos.

Al apostar por tu desarrollo personal sabes para qué te quieres gastar el dinero, cuál es tu vida ideal, cómo quieres vivir, … todo esto lo tienes claro.

En conclusión

Para terminar, déjame decirte dos cosas.

La primera es que realmente se puede vivir sin deudas.

Simplemente piénsalo por un momento, si entendieses cuál es el daño que provocan a tu economía y el estrés financiero que no te deja dormir por la noche, no lo harías.

En segundo lugar, que todo se basa en entender cómo funcionan las finanzas personales.

Una vez que lo entiendes podrás vivir sin deuda porque sabrás cómo sacar rendimiento a tu dinero.

Si me quieres comentar alguna estrategia para evitar deudas o tienes cualquier duda déjalo tu comentario y te contestaré para ayudarte.

No lo olvides, no te endeudes

Multimedia

Suscríbete: Ivoox | Itunes | Spotify | Google Podcast

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies