38. Lo que todo el mundo debería saber sobre las causas y consecuencias del estrés

¿Te has parado a pensar cuáles son las causas y consecuencias del estrés en tu vida?

En ocasiones vamos como una moto por la vida sin pararnos a pensar en qué nos provoca ese estado.

Achacamos el estrés a realizar muchas actividades, a estar siempre ocupado, ¿pero realmente viene de ahí?

Suscríbete: Ivoox | Itunes | Spotify

Lo que ocurre cuando nos sentimos estresados es que la productividad baja.

Hacemos las cosas peor y necesitamos más tiempo para terminarlas.

Es en este punto cuando comienzan a acumularse las tareas, tu casa se convierte en una selva o en tu trabajo te recriminan la falta de actividad.

El estrés es mental.

Hacer muchas actividades significa que estás activo, pero no indica que debas tener estrés.

Seguro que conoces a alguna persona que está todo el día ocupada, hace miles de cosas y no está estresada.

En cambio, hay otras personas que cuando se enfrentan a algún pequeño reto se estresan.

El tiempo y las actividades no estresan, sino tu enfoque, dónde diriges tu mente es lo que marca la diferencia.

Por eso en este post quiero contarte cuáles son las causas y consecuencias del estrés en tu vida y tus finanzas.

Pero antes, voy a contarte un poco qué es eso del estrés, sus tipos y cómo se forma.

Tipos de estrés

El estrés es algo neutro, ni bueno ni malo, aunque depende de cómo lo tomemos sus consecuencias pueden tomar dicho matiz.

En realidad, el estrés tiene su parte buena, porque nos mantiene alerta.

Esa sensación de supervivencia es la que nos ha mantenido vivos durante el paso de los años.

Es un instinto básico que tenemos dentro de nosotros y que nos permite, de manera inconsciente, darnos cuenta de los peligros.

A este tipo de estrés se conoce como eustrés.

Es un término anglosajón, que se ha trasladado al español.

En cambio, cuando el estrés viene de una situación en la que no existe peligro con una reacción desmesurada, se le conoce como distrés.

Este tipo de estrés es el que hay que evitar, puesto que no hace más que limitar nuestras acciones y situarnos en un estado mental paralizante.

Es un estrés irracional creado por nuestra mente, simplemente.

Con los pensamientos somos capaces de crear situaciones inexistentes e imposibles de que sucedan.

Por ello voy a contarte cómo se produce el estrés en tu mente, para que puedas pillarlo en su fase más incipiente y no caer en su trampa.

Y, de este modo, que puedas entender cuáles son las verdaderas causas y consecuencias del estrés.

Cómo se produce el estrés

Todo comienza en la mente.

Tenemos una programación mental que depende de muchos factores, desde los biológicos hasta los aprendidos.

Es decir, que ya naces con una forma de pensamiento que se va ajustando con el paso del tiempo y tus interacciones con otras personas y experiencias.

Esto crea una programación mental que hace que tu mente trabaje en piloto automático y tome decisiones irracionales ante ciertos peligros que no lo son.

Por ejemplo, la gente que le dan miedo las arañas, sienten miedo solo con percibir que le haces un gesto y que esa persona interpreta que es una araña.

No ha pasado nada, ni siquiera hay una araña, pero ese sentimiento existe.

Esto también ocurre en el ámbito laboral, ¿cuánta gente se queda tiempo demás en el trabajo por el miedo a que le despidan?

Es algo que no sabe si ocurrirá, quizás nunca pase, y ahí están, atrapados.

Como puedes ver, todo comienza en los pensamientos, así que vigila a tus pensamientos antes de que te controlen sin sentido.

Consecuencias del estrés

Ya has visto que el estrés se forma en tu mente, muchas veces sin sentido.

Ahora voy a comentarte los cambios que se producen en tu mente y en tu cuerpo una vez que se dispara el miedo, que es lo que provoca estrés.

No entiendas el miedo como algo de vida o muerte, sino que actúas de forma irracional hacia algo que no sabes si ocurrirá o no.

Cambios en tu cuerpo

Tus músculos se tensan, aumentas la respiración, te aumenta la presión arterial, comienzas a sudar, y hasta te cambia el proceso digestivo.

Vamos, como si estuvieses haciendo deporte.

Estos cambios son esenciales si te encuentras en una situación de peligro real en la que tengas que actuar.

Al tener esos síntomas tu cuerpo está alerta y preparado para la acción.

Es un aumento de adrenalina que te permite sobreactuar y conseguir cosas que desde un estado relajado no podrías.

Otra cosa es cuando sientes esto sentado en el sofá de tu casa simplemente por pensar en algo que te da miedo.

Por ejemplo, cuando te ves saltando en el sofá porque has creído ver una araña.

O cosas más livianas como pensar que algún día puedas enfermar, o tener miedo a enfrentarte a una situación laboral o a tu jefe, etc.

Cambios psicológicos

Se producen cambios psicológicos y emocionales que nos ponen en alerta.

Ante cualquier peligro, nuestra mente se vuelve más enfocada y atenta.

Sin estos cambios, no haríamos caso al peligro y nuestra supervivencia se vería en peligro.

También hay cambios emocionales que nos permiten adaptarnos mejor a las diferentes situaciones a las que nos enfrentamos.

El problema ocurre cuando nos dejamos influenciar por ese estado de ansiedad que hace revertir estos efectos positivos.

Cambios en el comportamiento

Existen tres respuestas ante el estrés o un peligro, real o percibido, al que nos enfrentamos.

La primera es la evasión.

Ante cualquier amenaza, escapamos, nos apartamos de esa situación para evitar el conjunto de emociones y sentimientos que nos provoca.

Ante cualquier problema, también financiero, se puede girar la vista, pero eso no hace que desaparezca, aunque te elimina ese sentimiento negativo en el corto plazo.

La segunda es la resistencia.

Consiste en resistirse a aceptar lo que está sucediendo, por lo que te enfrentas de manera irracional a los problemas.

Imagina que estás en el trabajo y te provoca estrés hablar en público, pues en vez de aceptarlo lo pagas con tus compañeros.

En definitiva, resistirse a aceptar la realidad y hacer florecer otros problemas con la idea de evitar el trasfondo.

Y la tercera consiste en estar en alerta.

Anticipando cualquier situación de estrés te mantienes en alerta todo el rato para actuar.

La verdad que no arreglas nada, simplemente estar esperando a algo que puede que nunca suceda.

Esto modifica tu comportamiento y lo que puedes estar logrando al enfocarte en encontrar cualquier foco de estrés.

¿Cómo se manifiesta el estrés?

El estrés puede aparecer de muchas formas, ya que parte de los pensamientos, por tanto, puede ser difícil detectarlo.

Normalmente no viene de golpe, sino que se va instaurando en nuestro día a día hasta que da la cara.

Por otro lado, puede aparecer por patrones aprendidos de comportamiento, así que cualquier acción o gesto pueden desarrollar estrés en un instante.

Te voy a comentar cómo se manifiesta el estrés para que puedas identificarlo en tu caso.

Cómo afecta el estrés a tu cuerpo

Antes hemos comentado algunas causas y consecuencias del estrés en tu cuerpo, pero vamos a entrar en más detalles.

La tensión muscular, tan necesaria para enfrentarnos a situaciones difíciles, se vuelve un problema en situaciones de distrés.

Una de las zonas que más afecta es al aparato digestivo con espasmos gastrointestinales y sus consecuencias, que no voy a nombrar aquí.

Pero también provoca dolores de cabeza, por la subida de tensión, dolores en el pecho y espalda, y temblores o adormecimiento de extremidades.

Si en algún momento sufres estos síntomas y crees estar en momentos de estrés, ya sabes de dónde vienen, así que no te preocupes porque son reversibles totalmente.

También cabe decir, que, si mantienes un nivel de estrés elevado durante mucho tiempo, estos síntomas se vuelven más agudos pasando a un nivel superior.

Cómo afecta el estrés a tu mente

En la mente todo comienza con un pensamiento.

¿Cómo pueden ser tan poderosos?

Como te comentaba antes, el estrés te ayuda a enfocarte y a estar más centrado, pero cuando cumple su función.

En cambio, cuando proviene de una situación inventada en tu cabeza, los efectos se vuelven en tu contra.

Tu concentración baja, te vuelves menos creativo para resolver problemas, vives con preocupación y comienzas a desarrollar problemas de memoria.

En cierto modo, pierdes atención.

Y cuando estás en un estado como este, no puedes tomar nunca buenas decisiones.

Por tanto, cualquier decisión desemboca en resultados no deseados, lo que afecta a tus emociones.

La irritabilidad aumenta, cualquier cosa te saca de quicio.

También te puede hacer que vivas con una sensación de miedo constante.

Y, sobre todo, hace que estés desmoralizado en tu día a día.

Como ves, son efectos que en nada te ayudan en tu reinvención personal y financiera.

Son lastres que tienes que soltar más pronto que tarde.

Cómo afecta el estrés a tu comportamiento 

Lo peor de todo es al descanso, no duermes como debes.

Dormir ha de ser sagrado en tu vida, ya que te permite tener más energía y afrontar nuevos retos.

También te hace que estés más distraído y ajetreado, una sensación de nerviosismo durante todo el día.

Afecta a la manera en la que te relacionas contigo mismo.

Dejas de hacer deporte porque el nerviosismo te lo impide, aunque es lo que deberías hacer para paliarlo.

También te afecta al apetito y provoca desórdenes alimentarios.

Vamos, que afecta a lo más sagrado en tu vida, descanso, alimentación y deporte.

¿Cómo afecta el estrés a tu vida y a tus finanzas?

Te mantiene en la carrera de la rata.

Si lo que buscas en conseguir libertad financiera, tener más tiempo para ti, poder ahorrar y vivir sin deudas, primero ocúpate de ti.

El estrés vive en tu mente.

Estar ocupado no significa estar estresado.

Ya has visto cuáles son las causas y las consecuencias del estrés.

En definitiva, el estrés te aleja de tus sueños.

Al no dejarte pensar con lucidez, hace que no tomes buenas decisiones.

Por otro lado, te aboca a que desarrolles malos hábitos.

El cansancio y la desidia se apoderan de tu día a día, y revertir esa situación se vuelve cada vez más difícil.

Te resignas a vivir en tu zona de confort, donde el confort es escaso, y te sumerges en una impotencia aprendida donde te olvidas de tus sueños.

Las finanzas personales son personales, así que pon foco a este último aspecto porque es el más importante de todos los que hay.

Conclusión

El estrés, aunque no se ve, está muy presente en nuestro día a día.

Hay que tener en cuenta, que suele ser inventado por nuestra mente y parte de nuestros pensamientos, de los cuales la mayoría son irracionales formados por el miedo.

Aun así, el estrés despierta una alarma natural en nosotros que es lo que hace que tengamos resultados óptimos en situaciones difíciles.

Pero no hay que dejar que gobierne nuestra vida, sobre todo si es irracional.

Estos son los puntos más importantes del post:

  • El estrés afecta a tus finanzas, aunque no te des cuenta, porque modifica tu comportamiento.
  • El estrés cumple una función básica de supervivencia, pero cuando es irracional trabaja en tu contra.
  • Todo comienza en tu mente, así que debes de cuidarla e intentar frenar los círculos viciosos negativos.

Responde en los comentarios qué causas y consecuencias del estrés has identificado en tu vida.

 

P.D.: ¿Quieres saber cómo he montado esta web? Si es así entra aquí donde muestro mi caja de herramientas web.

Deja un comentario

Le informamos que los datos que nos remita a través de este formulario electrónico quedarán incorporados en los sistemas de información de Adri Nerja. Dicha comunicación se utilizará exclusivamente para atender su petición. Mediante la indicación de sus datos, y de conformidad con lo establecido en el artículo 6 de la L.O.P.D., Ud. otorga su consentimiento inequívoco a Adri Nerja para que proceda, en cumplimiento de los fines mencionados en el apartado anterior, al tratamiento de los datos personales facilitados. No obstante, en cualquier momento usted podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, oposición y, en su caso, cancelación, a través del correo electrónico: [email protected]m

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
1
Hola y bienvenido a mi casa digital, ¿en qué puedo ayudarte?
Powered by