36. por qué generar ingresos extras – 7 tipos para que empieces hoy

¿Sientes que necesitas tener unos ingresos extra?

Es algo normal, ya que los precios no paran de subir por la inflación, pero los salarios están estancados.

Esto provoca que cada vez te cueste llegar más a fin de mes.

También puede ser que tengas que tirar de tarjeta de crédito cada vez más.

Pero te has dado cuenta de que este comportamiento no te lleva a ningún lado, puesto que el crédito añade más gasto.

Suscríbete: Ivoox | Itunes | Spotify

En definitiva, en vez de mejorar tu economía la empeora a largo plazo y no tienes muy claro que hacer.

Lo que ocurre con tus ingresos es que la inflación solo se tiene en cuenta, en la mayoría de los casos, en los gastos.

Por tanto, aunque tu sueldo se mantenga igual, el salario real que percibes va disminuyendo año tras año.

Es por eso que ves, sientes, la notas, la necesidad de generar ingresos extra para poder mantener un estilo de vida.

Puedes ir a hablar con tu jefe, a ver si te sube el sueldo.

Puedes dejar la decisión de esa subida en manos de los políticos.

O puedes tomar la responsabilidad de mejorar y reinventar tú mismo tu economía.

Yo apuesto más por la tercera opción y es por eso que te voy a contar por qué generar ingresos extra y por qué no lo estás haciendo ya.

Desde esta reflexión espero empujarte a la creación y el diseño de tu vida ideal, para que lo logres.

¿Por qué generar ingresos extra?

Lo que está ocurriendo hoy en día, se traduce en tus finanzas en que cada mes te queda menos dinero en el bolsillo.

Esto hace que no puedas ni ahorrar ni invertir.

La diferencia entre ingresos y gastos se acorta y si quieres mantener el mismo estilo de vida, tienes que aumentar ese gap.

Y esto tiene un impacto directo en ti y en tu familia.

Para empezar, pierdes seguridad económica si no puedes crear un colchón económico o cuenta sagrada.

Si no tienes unos ahorros para imprevistos, cualquiera de ellos te supone un problema.

El comportamiento habitual es adquirir deuda para solucionar los problemas inmediatos.

Pero esto, a pesar de que los soluciona en el momento, generan otro problema a medio plazo.

Es decir, al adquirir deuda, tus gastos aumentan, y eso te mete más presión para conseguir ingresos.

Te aseguro que esto te afecta a nivel personal, porque te mantiene ahí enfocado en trabajar para ganar dinero.

Estás preso y miope ya que no puedes mirar más allá que a fin de mes que es cuando viene el coco a cobrar sus deudas.

Pero si vamos un poquito más allá, el hecho de no poder ahorrar tampoco te permite invertir y ganar velocidad en tu reinvención financiera.

Así que estás ralentizando el proceso de cambio.

Es por eso que necesitas generar ingresos extra que te aporten una mayor seguridad y eliminen tu dependencia de un sueldo.

Además, te van a permitir poder invertir en ti, en tu educación y en tu crecimiento personal, que son la base del cambio y la reinvención.

Esto es lo que te impide generar ingresos extra

Espero haberte convencido de que necesitas generar ingresos extra si quieres prosperar, ya que la inflación y el comportamiento humano va en tu contra.

Ahora quiero comentarte los principales motivos por los que aún no lo has hecho.

Seguro que te sientes identificado con alguno de ellos.

Como siempre, el primer paso para cambiar una situación es tomar conciencia de ello.

Y por eso te presento estos 5 motivos.

El sistema

Ya desde pequeños estamos instruidos en una dirección concreta.

El sistema de educación está enfocado en un sistema industrial donde nos forman como empleados para formar parte de una empresa.

Pero debajo de esto hay mucho más escondido en creencias y valores que se forjan a fuego lento en nuestro interior.

Terminamos siendo borregos del sistema.

Un sistema donde no se premia pensar, sino responder lo que nos han enseñado y hacer los que nos dicen.

Este comportamiento merma nuestra capacidad de pensar y crear, tanto que es común encontrarse a personas que dicen que no son creativas.

Pero esto no es cierto, puesto que el ser humano es creativo per se.

Acabamos con la sensación de tener que pedir permiso para todo y esperar que alguien haga algo con nosotros o nos diga que hacer.

Ese pensamiento crítico se diluye, pero hay que trabajarlo y recuperarlo.

También caemos en la trampa de pensar que necesitamos más y más títulos, cuando eso, hoy en día, no arregla nada.

Hay que trabajar otras habilidades y capacidades que no se incluyen en la educación formal, porque son la fuente del éxito.

La información y el acceso a ella está más democratizado que nunca a golpe de clic.

Acabamos con el sueño de ser funcionario, con la idea de trabajar poco y cobrar mucho, pero esto trae aparejado una vida sin pasión ni realización personal.

Todo lo que hagas, tiene un precio que has de pagar.

Tú decides qué precio quieres pagar.

No ser consistente

En el primer punto hemos visto como el entorno te influye a la hora de generar ingresos extra, o de no hacerlo.

Pero esto no arregla nada, está bien identificarlo, pero hay que seguir y continuar.

El foco ha de estar en ti, ya que eres la única persona que puede cambiar tu situación.

El hecho de no ser consistente en la consecución de tus objetivos te aleja de ellos.

Si tuvieses una visión clara y esa tenacidad para continuar harías lo que fuese necesario, y seguro que no te conformarías con trabajar de 9 a 5 y ya se acabó.

Sino que buscarías nuevos horizontes con los que generarías, consciente o inconscientemente, nuevos ingresos.

La rutina nos hace caer en esta tentación, el sentimiento de abatimiento por el día a día, pero hay que salir de ahí.

Es importante que despiertes tu ingenio, que trabajes tu consistencia y te adaptes a nuevas situaciones.

Lucha incansable y adaptación al medio.

Todo evoluciona rápido, o vas con el cambio o el cambio te arrastra.

Tú decides en qué parte de la ola estar, si arriba o abajo.

Hacer acciones normales

Si haces lo normal, consigues lo normal.

Esto de normal es relativo y depende de la sociedad en la que vivas.

Así que si haces lo normal dependiendo de donde vivas, consigues vivir una vida normal.

Lo normal que se acepta en esa sociedad.

Mi pregunta es, ¿tú quieres vivir la vida así?

¿Qué es para ti lo normal?

Mira a tu alrededor, si estás contento con lo que ves, perfecto, sigue así, pero si no, es momento de cambiar tus acciones.

Deja de hacer lo normal y sube tus estándares.

Si no lo haces, vas a vivir bajo el molde de los demás, para lo bueno y para lo malo.

También tienes que ser consecuente y no quejarte de tu situación si has decidido que así sea.

Es hora de generar ingresos extra para dar un paso más allá.

La educación financiera tiene un impacto global en tu vida, comienza por ella.

No apalancarse

Arquímedes dijo, «dadme una palanca y moveré el mundo».

Esta es una frase resumida de lo que escribió, pero se puede usar para este caso.

Una palanca, la que sea, te permite conseguir objetivos mucho mayores.

Estamos acostumbrados a hacer las cosas por nosotros mismos y no somos capaces de apreciar el potencial de cooperar.

Puede que no estés generando ingresos extra porque no ves cómo tú puedes hacer todo.

Te planteas limitaciones en vez de abrirte un mundo nuevo de posibilidades.

La palanca más poderosa que puedes usar es el conocimiento.

Por eso yo siempre aconsejo la formación continua para superarnos a nosotros mismos.

Pero también puedes usar otras palancas para lograr tus metas financieras.

Por ejemplo, el tiempo de otros.

Cuando creas un negocio y no un autoempleo, puedes contar con el tiempo de otras personas.

Estas personas te dan su tiempo, a cambio de dinero claro, pero te permiten centrarte en lo más importante de tu negocio.

Además, hoy en día no se necesita que trabajen para ti, ya que estamos en un mundo interconectado que cada vez más confía en la contratación externa de profesionales expertos.

Apalancarte en el tiempo de otros te va a permitir avanzar a mucha más velocidad.

En otro caso, puedes apalancarte con el dinero de otros.

Aquí entra el uso de la deuda, pero siempre que sea un buen uso y deuda buena.

Cuando usas el dinero de otros puedes invertir y acceder a oportunidades que de otro modo no podrías.

No obstante, necesitas entender el juego del dinero.

Adquirir deuda para consumir y comprar bienes no es inteligente desde el punto de vista financiero, y es para ti contraproducente.

Comienza a apalancarte con los recursos de otras personas usando tu ingenio.

 No elegir el vehículo correcto

El vehículo no es tu coche, sino el vehículo de inversión.

Una barrera para generar ingresos extra es no saber en qué invertir ni por dónde comenzar.

Si no sabes cómo comenzar te lo cuento, comienza por ti, por tu educación.

En el caso en que comiences a invertir sin saber, que sepas que no estás invirtiendo, sino más bien apostando.

Y dejar tu dinero, tu energía, al azar, a mí no me parece inteligente, ¿y a ti?

Vuelvo a lo mismo de antes.

A la hora de elegir un vehículo de inversión es imprescindible que te conozcas a ti mismo.

De este modo podrás elegir uno que se ajuste a tus características y preferencias.

Si te fijas, todo comienza en ti.

Puedes comenzar con lo que quieras, que, si no te conoces a ti mismo, puede no funcionar (no quiero ser agorero, hablo desde mi experiencia).

7 tipos de ingresos extra que puedes crear

Como ves, es importante generar ingresos extra ya que afecta directamente a tu bienestar y el de tu familia.

Ahora te voy a mostrar 7 tipos de ingresos extra para que entiendas cómo puedes acoplarlos a tu situación:

  1. Ingreso ganado: es el ingreso que percibes por tu tiempo. Como ingreso extra puede ser trabajar horas extra o en un segundo empleo relacionado.
  2. Beneficios: al vender cosas por un precio superior al coste de producción o adquisición. Por ejemplo, si eres una empresa productora o por afiliación.
  3. Intereses: cuando tu dinero te genera intereses por tenerlo en el banco u otras entidades de crédito.
  4. Dividendos: dinero que ganas al invertir en empresas, bien sea en acciones o participaciones, que te aportan un beneficio a fin de año.
  5. Rentas: ingresos que percibes al alquilar activos que tienes en tu posesión, como viviendas o vehículos.
  6. Ganancias de capital: beneficio que percibes al vender un activo que ha aumentado su valor, como bienes inmuebles o acciones.
  7. Royalties: dinero que percibes por dejar usar tus ideas, procesos o productos a otras personas. Por ejemplo, si eres pintor, escritor o músico.

Estos son 7 tipos de ingresos extra que puedes generar.

Solo necesitas un poco de imaginación para adaptarlos a tu situación y hacerlo.

Conclusión

Generar ingresos extra es relevante para tu día a día, además de necesario se convierte en divertido.

Como está configurada la economía hoy en día, es necesario buscar nuevas alternativas si quieres apartarte de los problemas financieros.

Qué mejor que enfocarte en generar nuevos ingresos.

Te va a aportar frescura en tu vida, ya que despierta tu ingenio y creatividad.

Son el resultado del progreso en diversas áreas de tu vida.

Esto es lo que has aprendido con este post:

  • La inflación hace que vivas al día, porque los salarios no aumentan.
  • Generar ingresos extra te permite ahorrar e invertir para reinventar tus finanzas.
  • Las finanzas personales tienen un impacto directo en tu vida.
  • Hay, al menos, 7 tipos de ingresos que puedes explotar para diversificar tu riesgo y darte seguridad financiera.

Ahora me gustaría saber, que me dejases en los comentarios, ¿qué tipo de ingresos vas a elegir para generar ingresos extra?

Deja un comentario

Le informamos que los datos que nos remita a través de este formulario electrónico quedarán incorporados en los sistemas de información de Adri Nerja. Dicha comunicación se utilizará exclusivamente para atender su petición. Mediante la indicación de sus datos, y de conformidad con lo establecido en el artículo 6 de la L.O.P.D., Ud. otorga su consentimiento inequívoco a Adri Nerja para que proceda, en cumplimiento de los fines mencionados en el apartado anterior, al tratamiento de los datos personales facilitados. No obstante, en cualquier momento usted podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, oposición y, en su caso, cancelación, a través del correo electrónico: [email protected]

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies