53. 13 metas financieras personales que necesitas para emprender con éxito

Si tus finanzas son un caos, necesitas metas financieras personales.

Aún más cuando tienes un negocio personal, en el que todas tus finanzas, personales y corporativas, se entremezclan, eres uno.

Te falta control y claridad, lo que demuestra que no sabes realmente gestionar tus finanzas, ya que hay mucho oscurantismo.

Eres consciente de que una mala gestión de tus finanzas está afectando a tu emprendimiento, es un freno que no te deja avanzar y crecer.

Suscríbete: Ivoox | Itunes | Spotify

Hasta que llega un punto en el que decides dar una solución, hasta aquí hemos llegado, ya no puedes más.

Y es en ese momento en el que no sabes ni por dónde tirar.

¿Por dónde empiezas? ¿Qué es lo que tienes que hacer para mejorar tu situación económica?

Para arrojarte un poco de luz, voy a darte 13 metas financieras personales que puedes aplicar desde hoy mismo.

¿Qué son las metas financieras personales?

Cuando hablamos de finanzas personales tenemos que atender a dos términos: finanzas y personales.

Metas financieras personales son objetivos económicos que te ayudan a lograr tus metas personales.

Para definir las correctas metas financieras, primero debemos saber cuáles son las metas personales.

Por tanto, es imprescindible que se diseñe un estilo de vida ideal de forma consciente para luego poner a trabajar la maquinaria financiera para lograrlo.

Todo esto lleva aparejado ciertos hábitos y comportamientos que se han de cambiar para conseguir lo que realmente se pretende.

Las metas financieras personales como tal, no tienen por qué ser de gran calado, ya que cualquier pequeña meta puede suponer un gran cambio en tus finanzas y en tu vida.

13 Metas financieras personales para reinventar tu vida

Depende de cuál sea tu situación financiera actual, podrás ir a por unas metas u otras, así que es importante que sepas cuál es.

Te recomiendo que comiences por una meta y te enfoques en ella.

Una vez la tengas controlada, puedes ir a por otra.

Si centras todos tus esfuerzos en un sentido, lograrás tener un mayor impacto.

1- Actualiza tus objetivos personales

Tener los propósitos de principios de año está muy bien, pero eso no sirve de mucho si no tienes un plan ni lo llevas a cabo.

Si, por otro lado, te gusta meditar y fijarte objetivos en tu vida, debes revisarlos constantemente, ya que al avanzar en nuestras vidas la visión cambia.

Yo lo llamo construir el reino.

Es decir, tú eres el rey de tu vida, debes decidir cómo quieres que sea, debe definir todo, de todos los ámbitos, desde la forma en la que ganas el dinero, hasta con quién pasas tus días.

Puedes hacer estos dos ejercicios:

  1. Define tu día ideal desde que abres los ojos hasta que los cierras con todo detalle.
  2. ¿Qué harías y qué dejarías de hacer si tuvieses 1 millón de euros en el banco hoy mismo?

2- Lleva el control de tus gastos

Si lo haces, vas a aprender mucho de ti, de tus hábitos y de tus comportamientos de compra.

A menudo hay una diferencia entre lo que pensamos que hacemos, y lo que realmente hacemos.

Pero los números no mienten ni engañan, si llevas un control aprenderás de ti y de finanzas, te lo aseguro.

3- Conoce tu patrimonio neto

Tu patrimonio neto te indica cuál es tu situación financiera verdadera, cuán de estables son tus finanzas.

Para hacer esto, tienes que conocer cuál es el valor de tus activos y el de tus pasivos.

Esto es esencial, porque muchas veces pensamos que tenemos muy buenas inversiones, cuando el patrimonio neto es nulo o negativo.

4- Reduce tus gastos de forma creativa

Los dos tipos de gasto que tenemos son gastos mínimos y superfluos.

Pero antes debes de conocer y distinguir estos dos tipos de gasto dentro de tu economía.

Los gastos superfluos se pueden eliminar sin que causen ninguna repercusión en tu vida.

En cambio, necesitarás tener más creatividad para poder reducir tus gastos mínimos, ya que como dice la palabra, son mínimos.

Aunque puede que, simplemente poniendo el foco en los superfluos, generes un gran impacto en tu bolsillo.

5- Revisa tus facturas

En muchos gastos, actuamos de manera automática sin pararnos a pensar qué nos estamos gastando y en qué.

Puede que estés pagando por cosas que no usas y, muchas veces, esto está encubierto en contratos.

Esto es esencial, porque siempre puedes revisarlo y ajustar tus gastos al consumo óptimo que realizas, cambiando de compañía o negociando los contratos.

Por ejemplo, en los contratos de teléfono, que a menudo tenemos todo incluido cuando el consumo real es mucho menor.

6- Analiza tus seguros

Es común tener a alguien de nuestra confianza que nos gestione este apartado.

Cuando hablo de confianza no digo un amigo o un familiar, sino una compañía de seguros o un banco en el que confías.

Pero tus finanzas son tuyas, así que debes estar al tanto qué estás pagando y por qué lo estás haciendo.

Luego ocurre que tienes un problema, el seguro no te lo cubre, y te quejas, te enfadas y juras que te cambias de compañía… para que acabe pasándote lo mismo de nuevo.

¿No será mejor pararse, leerse las cláusulas, comparar compañías de seguro y decidir a quién vas a dar tu dinero?

Además, todos los años los precios varían, y te los suben a menos que te quejes, así que, a qué esperas, compara y no pagues más por algo que no te pertenece.

7- No hacer compras compulsivas

Nuestro cerebro va en nuestra contra, y la de tu bolsillo.

Para evitar esto, puedes llevar a cabo la estrategia de los 30 días.

Cuando tengas unas ganas irrefutables de comprar algo, no lo hagas, apúntalo en un papel y revísalo a los 30 días.

En ese momento sabrás si lo necesitas o si lo quieres realmente.

Sino, es porque se ha pasado el momento y ya no lo ves necesario.

8- Vive con presupuestos

Unos presupuestos adecuados te permite llevar un mejor control de tus finanzas y una estrategia para lograr lo que te propongas sin esfuerzo.

Es como relegas todo tu comportamiento de compra, o gran parte de él, a la estrategia que marcas con tus presupuestos.

Esto también te evita que te sobreendeudes, y que cualquier circunstancia suponga un agujero en tu economía.

9- Crea un fondo de emergencia

Nunca puedes ahorrar porque siempre te surge algo, ¿o es al contrario?

Parece que no es así, pero te aseguro que cuando tengas un fondo de emergencia los imprevistos dejarán de existir.

Más que nada porque muchos de esos imprevistos los tendrás previstos y al poder hacerles frente, no te supondrán un problema.

Eso te va a relajar muchísimo y reducirá tu estrés financiero.

10- Amortiza tus deudas malas

Si vives sin deudas mejor, ya que son las deudas las que no te dejan dormir por la noche.

Pero aún mejor si entiendes qué diferencia a unas deudas de otras.

Al menos, intenta vivir sin deudas malas, esas que pagas tú, sobre todo si son deudas para el consumo, ya que son las que te dificultan llegar a fin de mes una y otra vez.

11- Aumenta tu inteligencia financiera

Esto solo se hace de dos formas.

Primero con la educación financiera, y luego pasando a la acción, aprendiendo haciendo.

Aprender te da una perspectiva diferente, abre tu mente a nuevas posibilidades que hoy no ves, te muestra un nuevo mundo al que puedes acceder.

Esto te permite tomar mejores decisiones, más alineadas con la vida ideal que has definido previamente.

12- Fíjate un sueldo si eres emprendedor

Este es uno de los grandes errores que cometen los nuevos emprendedores y es no diferenciar entre las cuentas de la empresa y las cuentas personales.

Para fijarte un sueldo adaptado a tus necesidades debes, previamente, conocer cuáles son tus gastos mínimos y decidir qué sueldo pagarte mes a mes.

Si estás emprendiendo o quieres hacerlo es importante que entiendas que debes vivir bajo mínimos hasta que hagas crecer tu empresa, porque ese es tu primer cometido.

Debes tener claras las prioridades en tu vida.

13- Duplica tus ingresos

¿Cuántos problemas podrías resolver si ganases el doble?

Muchos o pocos dependiendo de cuál sea tu inteligencia financiera.

Si es poca, al final tus gastos aumentarán hasta el tope de tus ingresos y seguirás con dificultades de llegar a fin de mes.

Por eso he puesto esta meta la última, porque necesitas hacer frente primero al resto para mejorar tus finanzas desde la base.

Si estás empleado puedes buscar otro trabajo extra para obtener un rendimiento de tus horas libres.

Si tienes un negocio personal, aumenta el valor que das a tus clientes, lo que te va a permitir aumentar tus tarifas.

También puedes crear ingresos pasivos para disponer de tiempo libre y seguir produciendo nuevos ingresos pasivos.

¿Cómo establecer metas financieras personales inteligentes?

Esto de establecer metas es todo un arte que se aprende y mejora constantemente.

Por eso quiero que partas desde lo más básico, es decir, hacer que tus metas sean inteligentes con el método SMART.

Que es un acrónimo en inglés que significa eso, inteligente.

S proviene de que tu meta debe ser específica, que no dejes nada al azar y que sea concisa.

Por ejemplo, en vez de que tu meta sea mejorar tus finanzas, que sea reducir la deuda.

Esta meta también va a mejorar tus finanzas, pero es más específica.

Luego está la M de medible, es decir, que puedas medir tu progreso de alguna manera.

Siguiendo el ejemplo, puedes decir que vas a eliminar toda tu deuda de consumo, lo cual cuando llegues a cero, lo habrás conseguido.

La A es de alcanzable, que tengas presente que esa meta la puedes conseguir con los medios que tienes.

En caso de que no la puedas realizar porque has sido demasiado optimista, reajusta la meta para que puedas lograrla.

R es de realizable, por lo que tiene que ser posible conseguirla.

Y, finalmente, la T de tiempo.

Pon una fecha que sino divagas y no consigues nada porque no encuentras el momento correcto para comenzar.

En el ejemplo sería, eliminar la deuda de consumo en el año 2019.

Se trata de someter tus metas a estas cinco variables para que esté todo más asentado y que no dejes nada al azar.

Ten esto en cuenta

Tus finanzas no se mejoran solas, sino que una vez hayas establecido tus metas financieras personales debes pasar a la acción.

Para ello, traza un plan y llévalo a cabo, esto es primordial.

Cualquier pequeño cambio que hagas va a suponer un gran impacto en tus finanzas y en tu vida.

Si no haces nada más que lo que estás haciendo ahora, el resultado ya lo conoces.

Estos son los puntos más importantes:

  • Querer resultados diferentes haciendo siempre lo mismo es imposible.
  • Dentro de las finanzas personales lo personal es indispensable, es lo prioritario, lo más importante.
  • El crecimiento de tu negocio personal se basa en la salud de tus finanzas personales.

Si no eres capaz de tener unas finanzas saneadas, tu enfoque va a estar en tu supervivencia, pero como emprendedor, debes centrarte en otras cosas importantes.

Por ello es esencial que resuelvas el tema del dinero primero, para permitirte pasar al siguiente nivel.

Por favor, deja en los comentarios, ¿qué metas financieras personales son las primeras que te vas a fijar?

Deja un comentario

Le informamos que los datos que nos remita a través de este formulario electrónico quedarán incorporados en los sistemas de información de Adri Nerja. Dicha comunicación se utilizará exclusivamente para atender su petición. Mediante la indicación de sus datos, y de conformidad con lo establecido en el artículo 6 de la L.O.P.D., Ud. otorga su consentimiento inequívoco a Adri Nerja para que proceda, en cumplimiento de los fines mencionados en el apartado anterior, al tratamiento de los datos personales facilitados. No obstante, en cualquier momento usted podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, oposición y, en su caso, cancelación, a través del correo electrónico: [email protected]

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies