Renta fija – Invierte sin riesgo

¿Quieres poner tu dinero a buen recaudo y obtener intereses, pero no sabes cómo?

Suscríbete: Ivoox | Itunes | Spotify | Google Podcast | Podimo

Una manera de invertir sin riesgo es a través de la renta fija. No obstante, al eliminarse el riesgo, se elimina en gran parte la rentabilidad, como también la incertidumbre y las opciones de perder dinero.

Invertir en renta fija es una buena opción para aquellos que desean mantener su capital a lo largo del tiempo, aunque bien jugado se puede obtener una gran rentabilidad.

¿Qué es la renta fija?

Realmente no hay una definición como tal, pero la renta fija es un tipo de inversión en el que todos los elementos son conocidos, de ahí el término fija.

En una inversión de renta fija se conoce el capital a invertir, la rentabilidad de la inversión, el capital a devolver y la cuantía de los pagos o cuotas en el caso de que existiesen.

Vamos, que antes de invertir ya tienes constancia de cómo se va a desarrollar esa inversión.

Otro elemento a tener en cuenta es que el emisor garantiza la devolución del capital más unos intereses, y esto es importante, porque la calidad de este tipo de renta la va a determinar quién la respalde.

No es lo mismo que el emisor de renta fija sea el Gobierno de España, a que lo haga Chicharita S.A.

Diferencias entre renta fija y renta variable

La principal diferencia es que con renta variable los elementos comentados anteriormente se desconocen, por tanto, no sabes cuál será ni la rentabilidad ni el capital que se recupera, porque eso dependerá de las condiciones del mercado.

Otra diferencia también relevante se sitúa en que la renta fija suele ser deuda emitida por entidades públicas o privadas a través de obligaciones o bonos.

Mientras que la renta variable consiste en invertir en acciones, es decir, en comprar una parte de la empresa.

Es por eso que en el caso de la renta variable hay elementos desconocidos, ya que el resultado, los intereses o la cotización va a depender del desempeño de la empresa y la situación económica del momento.

Todas estas características hacen que la rentabilidad y el riesgo de ambos tipos difieran.

Como con renta fija todo es conocido, la rentabilidad esperada es menor, así como su riesgo. Pero esto no implica que realmente la rentabilidad final lo sea, puesto que la renta variable tiene más variabilidad.

Ventajas de la renta fija

La inversión en renta fija está guardada para aquellos inversores a los que no les gusta el riesgo, y para aquellos que buscan mantener su capital.

Es un buen tipo de inversión para aquella parte del capital que se quiere mantener disponible a corto plazo y sin que pierda valor.

Como tiene poca volatilidad, sabes que quizás no obtengas mucha rentabilidad, pero tampoco vas a incurrir en pérdidas.

Además, con un buen conocimiento del mercado, se puede trabajar la renta fija de forma activa buscando mayores rentabilidades y operando como renta variable.

Otro aspecto a tener en cuenta es que se puede acceder a renta fija que está respaldada por gobiernos sólidos, por tanto, se prevé que no hay riesgo de impago.

Tipos de renta fija

Como te comentaba antes se pueden encontrar dos tipos de renta fija, pública o privada.

No obstante, te dejo con algunos ejemplos de deudas que existen hoy en día:

  1. Letras del Tesoro
    Consiste en deuda pública a corto plazo, como máximo 18 meses.
  2. Bonos y Obligaciones del Estado
    Como las anteriores, pero más a largo plazo. Las Obligaciones pueden llegar hasta los 30 años.
  3. Pagarés de empresa
    Deuda de empresas a corto plazo donde se obtiene una rentabilidad en el vencimiento; no tienen cupón.
  4. Obligaciones convertibles
    En este caso, al acabarse el periodo se puede cambiar el capital por acciones u otros activos financieros de la empresa que los emite.

Estos han sido solo algunos valores de renta fija, ya que las finanzas evolucionan y cualquier empresa puede diseñar sus propios productos financieros.

Lo importante es entender el concepto de renta fija y quién puede emitirla.

Riesgos de la renta fija

A pesar de que la renta fija elimine la mayor parte de la incertidumbre, siempre tiene riesgos asociados, como cualquier inversión.

Estos son los 3 riesgos de la renta fija:

  • El riesgo de mercado: solo aplica a renta fija cotizada, y sucede cuando el valor de cotización está por debajo del precio.
  • El riesgo de liquidez: ocurre cuando se quiere vender el activo y no hay compradores. Suele ser algo común en mercados con pocos movimientos.
  • El riesgo de crédito: que se da cuando existe impago por parte del acreedor, bien sea de los intereses o del capital.

Estos riesgos son salvables.

El primero, comprando renta fija que no esté cotizada, por tanto, conoces el valor en el momento final de la inversión.

El segundo, comprando activos que tengan movimiento en los mercados secundarios, vamos, compra lo que todos, no cosas extrañas.

Y el tercero, comprando, por ejemplo, deuda pública, y si es privada, al menos que esté respaldada por la CNMV u organismos similares.

La renta fija y las finanzas personales

Desde el punto de vista de las finanzas personales invertir en renta fija puede ser adecuado para vencer el efecto de la inflación sin riesgo de perder el capital.

Como digo, el dinero que se invierta no sería para obtener una gran rentabilidad, sino, por ejemplo, un colchón de emergencia que se quiere mantener a medio plazo.

Si todavía no tienes la plantilla en Excel para gestionar tu dinero, te la puedes descargar pinchando aquí.

Al adquirir renta fija, el activo o la deuda que adquieres formaría parte de tu balance, en concreto en el apartado de activos.

Y su valor sería el capital pendiente de cobrar. Imagina que acabas de comprar una letra del tesoro a un año con un 5% de rentabilidad sin cupones, entonces el valor de esa letra sería de 1.050 €.

Una vez que recibas todo lo adquirido, esos 50€ de beneficios irían a la cuenta de pérdidas y ganancias como un ingreso de cartera.

Y los 1.000€ invertidos seguirían en tus activos, aunque formarían parte de otro activo, como por ejemplo una cuenta bancaria.

¿Vas a invertir en renta fija?

Como has podido observar, invertir en renta fija tiene sus ventajas, pues es un tipo de inversión que te da seguridad.

Lo más importante en este punto es saber identificar los objetivos de inversión de cada uno, para encontrar los activos financieros que más nos favorezcan.

Sin saber tus objetivos, no sabrás si la renta fija es para ti o no, ni cuánto invertir en ella.

Si necesitas ayuda con tus finanzas personales, siempre puedes contactar conmigo y te ayudaré personalmente.

Hola, soy Adri Nerja, Doctor en Economía, actualmente profesor e investigador de la Universidad Miguel Hernández. Apasionado de las finanzas personales y los negocios. Puedes seguirme en YouTube, LinkedIn, Instagram y Facebook.

1 comentario en «Renta fija – Invierte sin riesgo»

  1. ¡Muy interesante este post!
    Hay dos maneras claras de invertir, tan solo tienes que escoger si arriesgarte con la renta variable o quedarte en un terreno más estable con la renta fija.

    ¡Muchas gracias por compartir esta información!
    Saludos

    Responder

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies