Independencia financiera

Adri Nerja

Adri Nerja

Sé cuál es esa sensación de mirar al futuro y pensar si siempre va a ser igual que hoy, día tras día, por eso te planteas otra forma de vida.

La independencia financiera te permite vivir sin trabajar, alcanzar otras metas en tu vida más allá de lograr dinero para pagar las cuentas a final de mes.

En este artículo voy a contarte todo detalladamente, así como los caminos que puedes seguir para lograrla, puede que no sea fácil, pero vale la pena.

Qué es la independencia financiera

No sé si existe un concepto claro sobre la independencia financiera, pero sí se atiende a las dos palabras que lo componen nos muestran su significado.

Consiste en ser independiente, libre, no necesitar ganar dinero.

Concretando un poco más esta definición, no es que no necesites ganar dinero, sino que no necesitas ir a trabajar, entendiendo el trabajo como una transacción en la que cambias tu tiempo por dinero, es decir, un sueldo.

En el momento que puedas dejar de ir a trabajar, pero sigas viviendo con total normalidad, ahí habrás conseguido la independencia financiera.

Comúnmente se denominaría vivir de las rentas, es decir, de los ingresos que te proporcionan tus inversiones, sean del tipo que sean.

Cuando hay personas que dicen que lograr esto es difícil, en realidad yo no creo que sea más complicado que trabajar más de cuarenta años cobrando un salario bajo con la esperanza de que nos paguen una pensión digna.

La pregunta aquí no es si es fácil o difícil, sino si vale la pena ir a por ello, y vaya que si vale, porque aunque no lo consigas, desde luego que tu situación financiera será muy diferente.

Fórmula de la independencia financiera

Aquí hay que entrar en materia con otros conceptos de finanzas personales para entender cómo lograr el objetivo.

Para calcular la independencia financiera es necesario que seas consciente de estos dos parámetros:

  • Tu nivel de gastos mensual, si puede ser conocer tus gastos mínimos y corrientes.
  • Tus ingresos pasivos y de cartera.

Esto es solo para calcular la ratio y tener una primera aproximación, porque si de verdad quieres apostar por lograr la independencia financiera, necesitas tener un mayor control de tus finanzas.

Por ejemplo, deberías saber todo lo relacionado con tus deudas, no solo que tienes, sino cómo son, ya que en muchas ocasiones lo que nos aleja de la meta es el nivel tan elevado de endeudamiento.

O también deberías tener clara cuál es tu cartera de activos y por qué estás invirtiendo donde lo haces.

Además de poder entender otros conceptos de educación financiera como la diferencia entre activos y pasivos, los diferentes tipos de ingresos, cómo gestionar tu dinero, cómo ahorrar a largo plazo, …

Hay muchos parámetros a controlar, no te agobies, porque si quieres profundizar, puedes hacer mi curso de finanzas personales donde te lo aclaro todo.

 Cómo calcular la independencia financiera

Esta es la fórmula:

IF= Ingresos (Pasivos + de cartera) – Gastos mensuales

Los ingresos pasivos y de cartera son los que percibes de tus inversiones, por tanto, no están atados a un empleo, no necesitas ir a trabajar para percibirlos.

 Cuando la suma de estos ingresos supere a tus gastos mensuales, podrás vivir sin ir a trabajar, es decir, vivir de las rentas.

¿Has entendido el concepto?

Por ejemplo, si tus gastos mensuales son 600 € y recibes como herencia dos viviendas que pones en alquiler que te da de beneficios 700 € al mes, puedes dejar de trabajar, pagar tus gastos, y te sobran 100 € para seguir invirtiendo.

Te he puesto el ejemplo de una herencia, porque se ve más rápido, pero esto se puede ir construyendo con el tiempo, poco a poco.

Yo te invito a que te descargues mi plantilla Excel de finanzas personales donde vas a encontrar una calculadora que te va a permitir saber cuál es tu estado con respecto a la independencia financiera.

Cómo conseguir la independencia financiera

La independencia financiera es un estado que se puede conseguir de infinitas formas, ya que las oportunidades de inversión son cada vez mayores.

Al margen de la forma práctica de lograrlo, hay diversos caminos que se pueden elegir, o que normalmente se comunican dentro de las finanzas personales, por eso quiero nombrarte cuáles son.

Vía lenta a largo plazo

Siempre que buscas cómo tener independencia financiera te aparece este camino a largo plazo que consiste en ahorrar para generar un capital que te permita vivir de sus intereses.

La cosa funciona así:

  1. Trabaja mucho y genera los máximos ingresos posibles.
  2. Reduce al máximo tus gastos.
  3. Como ganas más de lo que gastas, ese excedente ahórralo en productos de ahorro a largo plazo como fondos o carteras de fondos de inversión, o planes de pensiones.
  4. Haz esto durante muchos años para conseguir el efecto del interés compuesto.
  5. Disfruta de un retiro dorado que te puede llevar varios años antes de la edad predefinida.

Esta es una forma muy loable para lograr la independencia financiera, es un camino bastante seguro, aunque también atañe otras seguridades no tan atractivas como las siguientes:

  • Tienes que trabajar muy duro durante muchos años sin saber si podrás disfrutar de ese “ahorro” porque nunca sabemos lo que nos pasará en la vida.
  • La vida que vives, en cierto modo, ha de ser frugal, es decir, pocos gastos y caprichos, vivir como una hormiguita.

Lo bueno es que te permite vivir con seguridad económica y hacer frente a cualquier imprevisto, porque tendrás todas tus finanzas bajo control.

Bajo mi punto de vista, es una estrategia que tienes que llevar a cabo, pero no quedarte solo aquí, sino avanzar al siguiente nivel, pasar a la vía rápida.

Vía rápida

No me refiero que lo vayas a conseguir de aquí a mañana, sino que podrás tener un retiro temprano, aunque incierto.

La vía lenta te asegura que lo vas a conseguir dentro de 30 o 40 años, pero esta vía tiene más incentivos, y puedes llevar a cabo las dos estrategias.

Esta vía requiere otras habilidades, no solo que saques a relucir tu parte ahorradora, sino que debes acudir a tu parte más emprendedora.

En esta vía es donde entra la inversión y la creación de activos que generen ingresos pasivos.

Te conviertes en un empresario que pones a trabajar una maquinaria para ti, y no hablo de máquinas pesadas, sino la máquina del dinero.

Voy a ponerte algunos ejemplos para que lo entiendas:

  • Empiezas a hacer inversiones inmobiliarias y al paso de 10 años tienes varios inmuebles cuyos ingresos mensuales superan a tus gastos – conseguido.
  • Creas una empresa, que, aunque al principio dedicas mucho esfuerzo para hacer que funcione, con el paso de unos cuantos años delegas y tu aportación es mínima – conseguido.
  • Inviertes como socio capitalista en nuevos negocios que te dan un rendimiento mensual.

Pero si lo haces bien, puedes pasar al efecto de la vía lenta, es decir, vivir de dividendos, mucho más rápido.

Con esto me refiero a que consigas un capital enorme que puedas invertir para poder vivir solo de los intereses.

Aquí te hablo solo de inversiones en el sector financiero, no de negocios.

Se basa en conseguir grandes sumas de capital, si puede ser una mejor, pero sino la suma de muchas.

Es aquí donde entra tu parte negociadora dentro del emprendedor que llevas dentro, y tienes que empezar a crear activos que puedas vender a un precio enorme.

Un ejemplo es crear y vender una empresa por 1 Millón de €.

Si solo inviertes ese millón al 5 %, estás consiguiendo unos ingresos brutos anuales de 50.000 €, y estoy seguro que muchas familias en España desearían ganar eso.

Obviamente es muy difícil que consigas esto a la primera, pero se puede lograr, o, aunque sea a la quinta, valdrá la pena y el camino es mucho más corto que la vía lenta donde tienes que pasar más de 30 años trabajando para llegar al final.

Libros de independencia financiera

En este punto no puedo hacer más que recomendarte mis propios libros que he escrito y que son un buen comienzo para lograr la independencia financiera.

Te dejo aquí una oferta para que los obtengas por un precio especial.

El libro de Libertad Personal y Financiera te habla de cómo lograr tus objetivos personales a través de las finanzas y te muestra una introducción al mundo de la educación financiera.

Te va a permitir cambiar tu lenguaje y entender que el dinero no es un objetivo, sino un medio para alcanzar tus metas.

Por otro lado, el libro de El Arte de Llegar a Fin de Mes es más práctico y está enfocado en la gestión mensual del dinero para que te permita empezar a lograr la independencia financiera por la vía lenta, y también ahorrar para posteriormente invertir en la vía rápida.

A por la independencia financiera

Es un proceso, un camino que vale la pena ser transitado.

Aunque no logres nada, tener tus finanzas bajo control va a hacer que tu vida sea mucho más tranquila y placentera, porque no hay nada más angustioso que los problemas de dinero.

Cuando no se llega a fin de mes, cuando las deudas ahogan, los problemas de dinero pasan a ser de salud, y la vida es lo más preciado que tenemos.

No dejes que el desconocimiento te lleve por el mal camino, solo tú puedes decidir qué camino tomar y te recomiendo que escojas este.

Me gustaría que me dejases en los comentarios cuál es tu situación financiera, si estás cerca de la independencia o no, y cuáles son tus objetivos, me gustará leerte.

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies