Qué es un préstamo

Adri Nerja

Adri Nerja

Convivimos con ellos desde que nacimos prácticamente, porque de una forma u otra escuchamos continuamente esta palabra, préstamo.

Un préstamo es un acto en el cual una persona o empresa deja dinero a otra persona o empresa con la condición de que esta le devuelva el dinero, que normalmente suele ser a cuotas y que lleva asociado un coste, los intereses.

Esta sería la definición básica de qué es un préstamo, pero voy a dejarte con más información por si quieres ampliar tus conocimientos y tener más claro todo aquello que engloba a este concepto.

¿Qué es un préstamo?

Un préstamo es un contrato en el que una entidad financiera te presta dinero.

Tú adquieres la obligación de devolver ese dinero más unos intereses y unas comisiones.

Es un cambio en el cual alguien te presta un dinero que no tienes, y gana dinero realizando esa actividad.

Normalmente, la periodicidad de los préstamos es mensual, es decir, que mes a mes vas pagando unas cuotas que contienen parte del capital y los intereses.

Aunque suelen haber otras comisiones como las de apertura, cancelación o mantenimiento.

Si quieres llevar el control de tus préstamos, te invito a que te descargues gratis esta plantilla de Excel.

Elementos de los préstamos

Antes de aventurarte a pedir un préstamo estaría bien que supieses algunos conceptos básicos para hablar el mismo idioma que aquel que te presta el dinero.

Estos son los principales elementos de los préstamos:

  • El principal: el dinero que te prestan y la cantidad sobre la que se pagan los intereses.
  • Los intereses: es el coste de pedir dinero prestado para quien pide el préstamo, y las ganancias para quien presta el dinero.
  • La cuota: cada uno de los pagos que se hacen, normalmente de periodicidad mensual, y que está compuesto de una parte del principal más los intereses.
  • El plazo: el tiempo que tienes para devolverlo todo el dinero prestado.
  • Prestamista: quien presta el dinero y a quien hay que devolver el préstamo y pagar los intereses:
  • Prestatario: la persona que pide el préstamo y quien debe devolverlo.

Es interesante conocer estos términos porque son los que se usan y los que se citan en los contratos, así que para no tener problemas y entender todo antes de firmar, es mejor que te sean conocidos.

Tipos de préstamos

Existen diferentes tipos de préstamos que varían dependiendo del uso que vayas a hacer con el dinero prestado, y ahora que sabes qué es un préstamo, voy a dejarte con los más utilizados:

  • Préstamos personales: como el nombre indica, es para un uso personal determinado, es decir, que se usan para solventar cualquier situación en la que necesites dinero, liquidez, para cubrir una situación determinada. Suelen ser de corta duración y el capital no es muy elevado. Por ejemplo, para pagar una boda o hacer un viaje.
  • Préstamos al consumo: se usan para la compra de bienes de consumo duraderos como electrodomésticos, muebles o un coche. Las cantidades no son muy elevadas y se devuelven en poco tiempo.
  • Préstamos hipotecarios: son préstamos que están garantizados por un bien inmueble. La hipoteca protege al prestamista, porque en el caso de que no puedas hacer frente a los pagos de las cuotas, se puede quedar con el bien asociado.
  • Préstamos al estudio: por ejemplo, en España no son comunes porque la educación es pública en su mayoría, pero en cambio, en otros países estos préstamos están a la orden del día. Se usan para financiar los estudios, y en muchos de ellos no empiezas a pagar hasta que no encuentres trabajo.

¿Cómo funciona un préstamo?

Cuando firmas un préstamo, ponen una cantidad en tu cuenta, y adquieres la obligación de pagar una cuota mensual, donde devuelves una parte de ese dinero y pagas unos intereses.

El porcentaje de interés varía dependiendo del riesgo, que va asociado a la naturaleza del préstamo y a si tiene o no aval.

Por ejemplo, los préstamos hipotecarios tienen un interés muy bajo porque tienen el aval del inmueble.

Entonces, en el caso de que no pagases, quien te presta el dinero se queda con el inmueble.

Luego ya están los préstamos personales que se sitúan en torno al 10 % o un poco menos, y la cuantía de estos préstamos depende de cuál sea tu historial crediticio.

También hay que tener en cuenta a las tarjetas de crédito, que no dejan de ser un tipo de préstamo y tienen un interés que supera, fácilmente, el 20%.

En cuanto al interés, ten en cuenta que es anual.

Es decir, que, si tú pagas un interés anual del 12 %, no es que pagues un interés total del 12 %.

Voy a ponerte un ejemplo.

Imagina que sacas un préstamo personal de 10.000 € a 60 meses, cinco años, con un interés simple anual del 12 %.

Eso no quiere decir que vayas a pagar el 12 % de 10.000, que serían 1.200€, lo que significa es que pagarás un 12 % anual del capital pendiente de amortizar.

Para hacerlo sencillo, al ser cinco años, cada año pagas 2.000 € del capital.

Entonces el primer año pagas el 12 % del capital pendiente de amortizar que son 10.000 € porque aún no has pagado nada.

Eso hace 1.200 €, más el capital que son 2.000 €.

El segundo año, como has pagado una cuota, te faltan por pagar 8.000 €.

Entonces pagas el 12 % de eso, que son 960 €, más los 2.000 € del capital.

Y así hasta que acabes de pagar, que en este caso sumarían 3.600 €.

Que es un 36 % del préstamo en total.

Consejos para pedir un préstamo

  • No pidas préstamos para el consumo.

Esto es pan para hoy y hambre para mañana.

Es cierto que te permiten tener los caprichos hoy, pero a costa de tu salario y tu bienestar financiero futuro.

  • Si el TIN y el TAE son diferentes es porque hay comisiones ocultas.

A lo mejor no están ocultas, pero están en pequeño, con asteriscos y no te lo han comentado.

Así que, si ves diferencias, al menos, pregunta.

  • Revisa las condiciones para amortizar tu préstamo de forma anticipada.

De este modo podrás eliminar tu deuda antes y quitarte cuota y pago de intereses.

¿Ya tienes claro qué es un préstamo?

Un préstamo es mucho más que pedir dinero e irlo devolviendo mes tras mes, tiene mucha miga detrás que es mejor conocer.

Fíjate que todas las entidades ofrecen préstamos, y te aseguro que las condiciones de todos no son las mismas.

Entenderlo te va a permitir elegir el mejor para ti, ¿por qué pagarías más dinero por lo mismo?

Ya sabes qué es un préstamo, ¿tienes alguno?, ¿cuál ha sido tu experiencia? Deja esto en los comentarios porque me gustaría saberlo y te responderé cualquier duda que tengas.

Adri Nerja PhD, consultor estratégico de empresas y coach ejecutivo que apoya al crecimiento de las empresas para que mejoren su desempeño y su posición en el mercado. Puedes seguirme en YouTube, LinkedIn, Instagram y Facebook.

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies