Ahorrar Dinero: La Guía Definitiva

Adri Nerja

Adri Nerja

No todo el mundo llega a fin de mes con soltura, y eso implica que no se consiga ahorrar dinero.

Se puede ahorrar dinero si sabes cómo, y en esta guía te voy a contar todo lo que conlleva ahorrar dinero, cómo hacerlo, cuánto debes ahorrar, consejos, trucos e ideas para ahorrar, así que sigue leyendo hasta el final.

Pero esto no se acaba aquí, porque solo es el punto de partida para que te pongas manos a la obra y pongas en práctica lo aprendido.

¿Qué significa ahorrar dinero?

Cabe decir que ahorrar dinero no está muy bien visto hoy en día, es una costumbre antigua que ha ido perdiendo fuelle a lo largo del tiempo.

Ahorrar dinero es algo tan sencillo como gastar menos de lo que se ingresa.

Si es tan sencillo y es algo que siempre han hecho nuestros abuelos, la siguiente pregunta es por qué hoy en día no ahorramos dinero.

Desde que estamos en una sociedad más global, se ha entendido que el crecimiento tanto de países, empresas y personas, se puede hacer, y se hace, desde la deuda.

Esto explica la fuerza que ha ido perdiendo el ahorro a lo largo del tiempo, donde ahora no hay motivos para ahorrar, pues acceder al dinero de otros es muy fácil y muy barato.

Eso sí, si se pensase un poco en las consecuencias a medio plazo, el resultado sería otro.

¿Por qué es importante ahorrar dinero?

Las razones de unos y de otros para ahorrar dinero puede ser distinta y muy variada, lo que es común es la importancia del ahorro en las familias.

El ahorro permite tener unas finanzas más saneadas, más estables y esto también se traduce en una mejor salud.

Cuando hablamos de dinero, es imposible separar la parte personal de la financiera, por eso a este ámbito se le conoce como las finanzas personales.

La gestión financiera de las personas tiene un gran impacto en la salud, que va mucho más allá del bolsillo, y también en el ámbito profesional, todo está ligado.

Pero lo que suele ocurrir, es que estas consecuencias se plasman a largo plazo, no son tan evidentes como si tienes más o menos dinero para comprar tal y cual cosa.

Lo que nos lleva a tomar decisiones sesgadas al presente, olvidando las consecuencias en el futuro, un futuro que siempre llega.

Voy a ponerte un ejemplo para que lo entiendas.

Una persona que apenas llega a fin de mes porque tiene muchas cuentas que pagar, por tanto, sus gastos son elevados, y no tiene más tiempo que emplear en ganar más dinero, vive constantemente estresada.

Y no solo esto, ya que este estrés se somatiza en el cuerpo, lo que hace que se duerma mal, vengan dolores, preocupación constante, enfermedades mentales como ansiedad y nos convirtamos en bombas de relojería andantes.

Yendo más allá, vivir bajo esta presión hace que no nos planteemos nunca el hecho de cambiar de trabajo, porque puede ser muy arriesgado, y ni mucho menos el cambio o la reinvención profesional.

Por lo tanto, ahorrar dinero es la salvaguarda hacia una mayor libertad personal y la base de la creación de la libertad financiera.

Relación entre el ahorro, la deuda y el consumo

la importancia de ahorrar dinero

Estos tres conceptos son hacia dónde va mayoritariamente cada euro que ganamos, y entender cómo funciona la economía personal es la ventaja que podemos y debemos tener.

Cuando recibes dinero lo que haces es consumir, es decir, comprar bienes, pagar la vivienda, ocio, viajes, etc., ahorrar dinero bien sea para el corto plazo o para invertir, y si estás en una situación en la que no tienes ahorros, es cuando accedes a la deuda.

En este momento quiero hacer un inciso con respecto a la deuda, y es que podemos usar la deuda para hacer crecer nuestra economía e invertir, o para consumir, que se traduce en vivir por encima de nuestras posibilidades.

Lo que dicen los datos y la evidencia, es que, desde las familias y las personas, usamos la deuda para consumir, es decir, pan para hoy y hambre para mañana.

Hecho este inciso, hay que entender cómo se mueve el dinero dentro de nuestra economía personal.

Ejemplo

Imagina que tienes unos ingresos de 1.000 €, y que ese dinero lo destinas al consumo, es decir, a tus gastos corrientes, lo cual no es descabellado, ya que hay datos que indica que el 80 % de las personas en España nunca ahorran.

Por tanto, podemos decir que nos gastamos todo lo que ingresamos.

En este punto, tu situación es que vives al día y que no tienes ahorros, entonces ¿qué pasa cuando sucede algo extraordinario que hace que necesites más dinero?

Como no hay ahorros para sufragar esos gastos, se accede a la deuda, bien sea mediante préstamos o tarjetas de crédito.

A su vez, esta deuda se traduce en un gasto mayor para el siguiente mes para el pago de la deuda y sus intereses.

Por tanto, tienes que reducir tu nivel de vida, porque ahora dentro tus gastos han aumentado, pero tus ingresos no.

Esta situación se puede repetir, y de hecho se repite, una y otra vez, hasta que ya no puedes recortar más gastos y tus finanzas se ven desbordadas.

¿Dónde entran en juego el ahorro?

Si desde un principio se destina dinero a ahorrar, estas situaciones de escasez y de vivir al día con sus respectivos problemas se podrían evitar.

Siguiendo el ejemplo anterior, imagina que en vez de gastarte todos tus ingresos ahorras un poquito, 50 o 100 € al mes.

Solo este ahorro te va a permitir poder hacer frente a cualquier imprevisto que tengas y que a medio y largo plazo no tengas que rebajar, por mucho, tu estilo de vida porque tus finanzas estén pendientes de un hilo.

El ahorro tiene un aspecto poderoso con tu dinero y con tu salud.

Ventajas y desventajas de ahorrar dinero

La principal desventaja que encuentro yo de ahorrar dinero es que reprimes tu capacidad de consumo en el presente, es decir, que ese dinero que ahorras no te lo puedes gastar.

A su vez, esta principal desventaja es una gran ventaja porque te aseguras, en cierto modo, poder mantener tu nivel de vida en el futuro en el caso de que haya cualquier amenaza a tu economía.

Y parece que no, pero estas cosas pasan, bien sea una crisis financiera, o un virus letal que se extiende por el mundo.

Otra desventaja de ahorrar es que el dinero pierde valor con el paso del tiempo por culpa de la inflación, mejor dicho, de los gobiernos que quieren que baje el valor del dinero para que su deuda real sea inferior.

Pero este no es un problema, puesto que hay formas de invertir o de ahorrar ese dinero que permiten combatir, o paliar, el efecto negativo de la inflación.

Por otro lado, la principal ventaja que veo yo, es que ahorrar te da una tranquilidad y una calma que no puedes entender a menos que tengas unos ahorros y puedas sentir esa sensación.

La mayoría de problemas económicos desaparecen cuando has amasado una cantidad cierta de ahorro, que te enseñaré a calcular más adelante, porque muchos problemas financieros no son ni problemas, solo circunstancias con las que lidiar.

Pero claro, si no hay ahorros se tiene que acceder a la deuda y se convierte en un ciclo financiero negativo del que es muy difícil escapar.

En definitiva, puedes ver que el ahorro tiene muchas o pocas desventajas, pero la más insignificante ventaja tiene más valor que la mayor de las desventajas.

Para qué ahorrar dinero

para qué ahorrar dinero

Aunque las finanzas sean personales y cada uno tenga sus propios motivos, la realidad es que todos somos muy iguales y los objetivos de ahorrar dinero son muy similares.

Es decir, que dentro de la teoría de las finanzas personales podemos encontrar cinco objetivos que se deben perseguir con el ahorro.

1 – Conseguir seguridad financiera

Yo a esto lo llamo crear una cuenta sagrada que nos dé seguridad financiera para lo que pueda pasar en el corto plazo, es decir, cubrir tus tastos corrientes durante un año o dos.

En este caso, si consigues tener ese ahorro ahí guardado, ante cualquier circunstancia tu estilo de vida no se ve afectado, pues vas a tener un margen de tiempo para actuar.

Si no tienes ahorros y te sucede cualquier circunstancia, como que te echen del trabajo, inmediatamente tu nivel de vida se ve resentido, y eso puede provocar una serie de problemas en efecto dominó que haga que tomes decisiones precipitadas y erróneas, o que te sobreendeudes.

En cambio, cuando tienes una cuenta sagrada de un año, cualquier eventualidad se vuelve muy pequeña, porque te da tiempo para pensar y actuar en consecuencia y con calma.

Para mí, esto es muy importante, tener esta seguridad y saber que pase lo que pase voy a tener las espaldas cubiertas durante un buen periodo de tiempo.

2 – Vivir sin deudas

La respuesta de muchas personas frente a las deudas es acceder a más deuda para poder pagar la ya existente.

Esta reacción es como ir cavando un pozo sin fondo, que no tiene sentido, y lo que se debe hacer es dejar de cavar.

Es cierto que si se quiere salir de las deudas debes ahorrar, es decir, rebajar tu nivel de vida durante un tiempo presente, pero cuando consigas eliminar tus deudas vas a poder vivir por encima de tus posibilidades reales.

Tus gastos se habrán reducido considerablemente y quizás ya no necesites ahorrar dinero.

Imagina por un momento cómo sería tu vida sin deudas…

3 – Reinvención profesional

Una de las principales causas por qué la gente no persigue sus sueños es porque no llega con solvencia a fin de mes, y hacer un cambio en estas circunstancias es arriesgado.

Emprender, obviamente, tiene sus riesgos, el principal es que no sabrás cuándo ni cuánto vas a ingresar, y si tus finanzas no están saneadas es un peligro que no puedes correr.

Pero ya no hace falta mirar a emprender, sino a cambiar de empresa, algo mucho más sencillo, porque más vale conocido que malo por conocer, ¿verdad?

Este refrán nos hace mucho daño, pero lo cierto es que cuando cambias, debes adaptarte y no sabrás cómo será tu nueva aventura, si te vas a adaptar, cómo será el entorno laboral, o si pasarás el periodo de prueba.

Sea lo que sea, no tener ahorros te priva de libertad profesional, de elegir ser aquello que quieres y deseas ser.

4 – Consumir

Sueños, de eso vivimos, de soñar, de querer y no poder, de ese viaje que estás deseando, pero no sabes si llegará, de esa casa que se convierte en un piso de 80 metros para todos, …

Entender que todo se puede conseguir con deuda es erróneo, porque no es así, ni es la mejor estrategia, aunque parezca la más fácil, porque no requiere esfuerzo.

Ahorrar dinero te permite hacer cosas que de otro modo no podrías.

Mes tras mes muchas personas se gastan un dinero considerable en cosas que no les aportan nada, se gastan dinero en cosas que ni saben que se lo gastan, no tienen consciencia, y dejan de hacer cosas que desean por ello.

Por tanto, tomar conciencia de cómo fluye nuestro dinero y anteponer nuestras prioridades personales va a hacer que gastes con sentido, que consumas lo que realmente quieres y que dejes de hacer cosas que no te aportan nada, sino más bien te separan de tus deseos.

Piensa por un momento cuánto dinero te dejas al mes en cosas que no te gustan y cuántas cosas dejas de hacer al cabo de un año porque dices que no tienes dinero.

Si empleases conscientemente tu dinero, todo esto cambiaría.

5 – Invertir

Para mejorar tus finanzas personales, para salir de la carrera de la rata es necesario invertir, y no podrás invertir a menos que tengas un dinero que te lo permita.

Cualquier inversión, sea cual sea, requiere que ahorres primero y que te arriesgues después.

Invertir es el paso a cambiar tus finanzas de verdad y para siempre, y no pienses en invertir como convertirte en alguien que tiene muchísimo dinero y que va en traje todos los días, ya que se pueden hacer muchas cosas con poco capital.

Pero ese es otro menester, porque lo que quiero que entiendas aquí, es que debes ahorrar para pasar de fase dentro de tus finanzas personales.

Empieza por el primer paso, que luego vendrá el resto.

Formas de ahorrar dinero

En este punto voy a hablar de diferentes horizontes temporales y cómo ahorrar en cada uno de ellos, pero antes me gustaría hacer una distinción entre ahorrar e invertir, ya que en muchas ocasiones existe una delgada línea que separa ambos términos.

Lo que ocurre, es que muchas veces entendemos que la remuneración del ahorro se considera invertir, puede ser así, pero el fin último no es el mismo.

Ahorrar implica guardar una porción de tus ingresos para darles un uso futuro.

Ahorrar a corto plazo

A corto plazo se debe ahorrar para crear un colchón financiero, pero también puede ser para otros menesteres como para comprar algo o irte de viaje, por ejemplo, es decir, para consumo.

Es importante hacer una previsión financiera de qué vamos a hacer el año en curso, y si podemos ir un poquito más allá mejor.

De este modo, podremos ajustar nuestro presupuesto a cumplir nuestros deseos más inmediatos.

Ahorro a largo plazo

El ahorro a largo plazo consiste en ahorrar hoy para disfrutar ese dinero dentro de unos años, normalmente, tras la jubilación.

Y es que nunca tenemos esta visión, pero sí o sí el tiempo pasa y llegaremos, los que tengamos suerte, a la tercera edad.

Con un poco de esfuerzo en el ahorro hoy, se pueden conseguir grandes cosas dentro de 20 o 30 años.

Para ahorrar a largo plazo, puedes pensar en el ahorro pasivo que no va a requerir tu esfuerzo y que lo puedes hacer a través de fondos de inversión o planes de pensiones.

Aunque una forma de diversificar, es a través de carteras de fondos.

Entiende que ahorrar a largo plazo te permite aprovechar el efecto positivo en tus ahorros del interés compuesto, que multiplica tu dinero a través de la reinversión de tus beneficios anuales.

Cuánto dinero hay que tener ahorrado

cuanto dinero ahorrar al mes

Cuando nos planteamos ahorrar, una pregunta sensata es pensar cuánto debes ahorrar, es decir, cuál debe ser tu objetivo, porque si no, no sabrás si ahorras poco o demasiado.

Y claro, para abordar este tema voy a seguir con la distinción anterior donde se aborda el horizonte temporal del ahorro.

Dinero ahorrado para seguridad financiera

En este caso me refiero a cuánto dinero debes tener en tu colchón económico para lograr seguridad financiera en el corto plazo.

Y aquí, más que tener un objetivo financiero, que será secundario, hay que establecer un objetivo de tiempo, es decir, cuántos meses quieres tener de seguridad.

Esto es importante, porque este concepto es diferente dependiendo de a quién se le pregunte, pues cada persona tenemos una aversión al riesgo diferente.

Para unos tener unos ahorros que cubra los gastos durante dos meses es suficientes, mientras otras personas necesitan dos años.

Pero para hacerlo de forma más general, se suele recomendar de 12 a 18 meses, porque es un tiempo más que considerable y que te permite tomar acción en el caso de que cualquier circunstancia azote tu economía personal.

A la hora de calcular tu objetivo económico, a mí me gusta calcular dos cifras para tener una horquilla.

Para calcular este objetivo necesitas saber cuáles son tus gastos mínimos, aquellos necesarios sí o sí para vivir, y tus gastos corrientes, los que cubren tu estilo de vida ideal.

Una vez tengas esto, solo lo debes multiplicar por los meses de seguridad financiera que quieras tener.

Ejemplo

Imagina que tus gastos mínimos son de 700 € y que tus gastos corrientes de 1.200 €.

Si quisieras tener un objetivo de seguridad financiera de 12 meses, un año, tu horquilla está entre:

  • 700 x 12= 8.400 €
  • 1.200 x 12 =14.400 €

Este es el dinero que tendrías que tener en una cuenta corriente como colchón de seguridad o cuenta sagrada.

Si ves mucha cantidad no te preocupes, puesto que lo importante es empezar, así que tu objetivo debe ser ir ahorrando poco a poco para tomar el hábito ahorrador.

Entiende que este dinero está ahí para cuando sea realmente necesario, no para cuando te apetezca, tiene su cometido y es darte seguridad financiera, no un dinero para gastar alegremente cuando se presente la ocasión.

Para ello también puedes crear otras cuentas para consumo a corto plazo.

Cuánto dinero ahorrar para la jubilación

Calcular este valor es más difícil y entran en juego otros parámetros que dificultan la planificación, ya que depende en gran medida de cuál sea tu edad, la edad de jubilación en tu país, el sistema de pensiones que tengas, tus cotizaciones, etc.

Aquí en España, por ejemplo, hay una regulación que solo deja deducir una cantidad máxima de las aportaciones de capital a planes de pensiones privados.

Este puede ser un indicador de cuánto dinero se debería ahorrar, que debe ser el mínimo entre 8.000 € y el 30 % de los rendimientos netos del trabajo.

Imagina que son 8.000 €, entonces deberías ahorrar para la jubilación 665 € al mes.

Aunque esa cantidad puede variar dependiendo de cuándo empieces ahorrar, ya que, si empiezas a los 20 años, necesitarás ahorrar menos que si empiezas a los 50.

Por otro lado, también depende de si tienes o no otras fuentes de ingresos pasivos que también cubran parte de tu jubilación, o de si estás contento o no con la jubilación que previsiblemente obtendrás.

Imagina que tienes varias inversiones inmobiliarias que te reportan 700 € al mes. Ante esta circunstancia, puede que decidas que no vas a ahorrar nada a largo plazo.

Pero para que calcules cuál es el efecto del interés compuesto, te dejo aquí una calculadora con la que puedes comprobar cuánto dinero tendrás en el futuro.

Cómo ahorrar dinero

La respuesta corta es simple.

Coge una parte de tus ingresos y la destinas al ahorro antes de gastártelo.

Pero claro, esto es algo que sabrás, que has intentado y has visto que no funciona, así que voy a darte un método para que aprendas a ahorrar dinero de forma adecuada.

1º Fija tu objetivo de ahorro

Cómo vas a ahorrar dinero si no sabes cuánto.

Esto debe ser lo primero que has de marcar, cuánto dinero quieres ahorrar y para qué lo quieres ahorrar.

Puede que quieras crear tu colchón, ahorrar para irte de viaje y ahorrar en tu plan de pensiones.

Debes decidir, según cual sea tu situación actual, cuánto dinero quieres poner en cada partida al mes, y para cuándo quieres tener tu objetivo cumplido.

2º Crea un superávit

Obviamente, para ahorrar de forma efectiva debes gastar menos de lo que ingresas, o ingresar más de lo que gastas.

Hay algo imprescindible para llevar una estrategia de ahorro efectiva, y es que sepas gestionar tus gastos, porque si no es así, aunque ganes más dinero, tus gastos siempre van a ir al alza, es condición humana, a menos que sepas cómo paliar esto.

Por eso te invito a que aprendas a cómo hacer unos presupuestos correctos y a manejar tus gastos como te enseño en esta clase.

Por tanto, como te decía, para crear un superávit tienes dos opciones, y lo mejor que puedes hacer es llevar a cabo las dos.

Reduce tus gastos

Es necesaria, pero no es suficiente.

Para ello debes hacer un listado de todos tus gastos mensuales y anuales y analizar, partida por partida, qué gastos no son necesarios para vivir.

Te darás cuenta, que tienes gastos que no te aportan nada, sino más bien te alejan de conseguir cosas que te gustaría, pero que no puedes porque ese dinero se te va por otro lado.

Determinar cuáles son tus gastos mínimos es un ejercicio que te va a dar mucha claridad, me parece un gran ejercicio de responsabilidad y es muy fácil de hacer.

Aumenta tus ingresos

La estrategia de reducción de gastos es necesaria, pero los gastos se pueden reducir hasta cierto punto.

Por mucho que quieras no los puedes reducir más allá de cero.

Así que la estrategia estrella y que no está limitada es la de aumentar los ingresos, aunque esta estrategia debe ir después de la anterior.

Puedes aumentar los ingresos de tantas formas como desees, a veces requerirá un esfuerzo extra, pero entiende que en muchos casos este esfuerzo es temporal, pero los beneficios serán para siempre.

Por tanto, determina de qué forma puedes aumentar tus ingresos rápidamente y con el menor coste posible.

Bajo mi percepción, la mejor forma es echando horas extra, si te lo permiten, o aprovechando tu tiempo libre para conseguir otro trabajo parcial, pero como te decía, estas son medidas extraordinarias.

Más a largo plazo, puedes mirar cambiar de empresa, de profesión o emprender.

3º Abre una cuenta de ahorros y automatiza

La mejor manera de ahorrar es abrir una cuenta separada así evitas que tus finanzas personales se entremezclen y provocas que cada cosa esté en su sitio.

En un principio no te preocupes por la remuneración de estas cuentas, ya que tu objetivo número uno es ahorrar.

Cuando ya tengas un buen capital, ya podrás pensar en remunerarlo, así que no te frene ese hecho.

Y luego, para evitar que dejes de ahorrar, otro componente que puedes tener en cuenta es la automatización, que puedes hacer de forma gratuita hoy en día.

Esto consiste en decirle a tu banco que todos los meses destine una cantidad de dinero fija a tu cuenta de ahorros, así te olvidas, tu ahorro va creciendo solo, y no depende de tus hábitos o tu estado de ánimo.

Cuánto dinero ahorrar al mes

El ahorro es algo dinámico, no estático, así que puede y debe evolucionar conforme vayas consiguiendo cosas nuevas y tu situación financiera vaya cambiando; no obstante, por algún sitio habrá que empezar.

Te voy a decir lo que consideran desde las finanzas personales lo que se debe ahorrar al mes:

  • 10 % para tu seguridad financiera
  • 10 % para invertir
  • 10 % para donaciones

En total un 30 %, pero esto es algo tan general que yo no lo sigo, aunque te puede servir como guía.

Bajo mi punto de vista, si nunca has ahorrado, destinaría todo el esfuerzo al principio en crear una cuenta sagrada de al menos 2 o 3 meses, y luego comenzar a diversificar ese ahorro.

Tras esto, no dejaría perder de vista el ahorro a largo plazo, porque aquí lo más importante es empezar cuanto antes, da igual si la cantidad es mayor o menor, sino empezar.

Por tanto, cuando tengas ya una cantidad de ahorro que cubra tus gastos 2 o 3 meses, destina una parte de ese ahorro al largo plazo, y la otra parte a seguir incrementando tu cuenta sagrada.

Por otro lado, también puedes afrontar otros objetivos como la reducción de la deuda, muy importante, y objetivos de consumo como viajes, compra de una vivienda, o cualquier capricho que tengas.

Como ves, todo va a depender de cuál sea tu situación actual, por ello es mejor hacer una planificación financiera que se ajuste a tu estado personal y tus objetivos.

Dónde ahorrar el dinero

donde ahorrar dinero

Como te comentaba antes, lo importante de ahorrar es el hecho de ahorrar, pero ya que estamos, saquemos el mayor rendimiento posible.

Si se puede hacer una estrategia de ahorro que aun encima nos dé dinero, mucho mejor.

Así que te voy a comentar qué puedes hacer y qué hago yo para remunerar mi ahorro, bien sea a corto o a largo plazo.

Cuentas de ahorro remuneradas

El dinero que tienes ahorrado para tu cuenta sagrada debe cumplir una máxima, y es que debe ser líquido, sino no tiene sentido.

Con esto me refiero a que puedas acceder a él fácilmente, que no tengas restricciones, y es que, si ahorras este dinero en depósitos, por ejemplo, si algún momento lo necesitas no podrás acceder al dinero, o tendrás que pagar una penalización.

Por tanto, yo te recomiendo que busques cuentas de ahorro remuneradas, que te van a dar un pequeño porcentaje anual.

Como te decía, tu objetivo no es ganar dinero de este dinero, sino tener una seguridad financiera y, en este caso, paliar al máximo el efecto negativo de la inflación.

Lo que ha pasado estos últimos años es que al bajar los tipos de interés al 0 %, porque menos no pueden bajar, las cuentas remuneradas son escasas y difíciles de encontrar.

Una forma fácil de encontrar cuentas remuneradas es irte a Google y hacer una búsqueda para tu país, ya verás como tendrás diferentes alternativas.

Aquí déjame darte un consejo, tienes que revisar bien las condiciones, porque a veces te dicen que te remuneran a un porcentaje que lleva implícitos otras cosas como que pases tu nómina o que adquieras cualquier otro producto financiero.

Mi máxima en este sentido es la transparencia, y lo que solo miro es el porcentaje que me dan sin tener en cuenta otros parámetros.

Ahora te voy a decir lo que hago yo y por qué:

  • MyInvestor: me da el 1 % anual sin pedirme nada a cambio, y es una plataforma en la que podrás también invertir en el largo plazo. Aquí es donde tengo mi cuenta sagrada a día de hoy.
  • Nationale Nederlanden: banco holandés que tiene buena remuneración, cuando escribo esto está al 0,45 %, pero que decidí trabajar con ellos porque tienen promociones en las que puedes conseguir el 1 % en tan solo 2 meses.
  • Raisin: es una plataforma de inversión emergente con buenas condiciones.

Mi consejo es que vayas a lo simple y no te dejes embelesar por condiciones que están ocultas.

Carteras de fondos indexados

Para el largo plazo puedes invertir en lo que quieras, pero si hablamos de ahorrar, prefiero las carteras de fondos porque es un ahorro pasivo, es decir, que no te tienes que preocupar de nada.

Esto tiene sus inconvenientes, como que dejas en manos de otros la gestión de tu patrimonio, pero la ventaja de que si quieres ser mejores que ellos debes dedicar mucho tiempo a aprender.

Si tus intereses son otros y tu tiempo escaso, puede ser una buena opción.

Una recomendación en este aspecto, es que revises cuál es el interés total que te van a cobrar al año, pues en las inversiones a largo plazo, esto puede marcar la diferencia.

Siempre busca un lugar donde el coste sea de menos de un 1 %, si está en torno al 0,7 % o inferior, es una buena opción, te lo digo porque los bancos suelen ser superiores.

Por cierto, si te resulta difícil encontrar este dato, desconfía, porque puede que tengan comisiones ocultas que dilapiden tu ahorro.

En las recomendaciones anteriores puedes encontrar también opciones de ahorro a largo plazo, en cambio, para esto estoy usando Indexa Capital.

Esta plataforma tiene un coste bajo, puedes entrar a invertir con poco capital, es muy sencillo, y tengo lo que necesito:

  • Plan de pensiones
  • Fondo de inversión
  • Seguro de Vida

Todo en uno.

Esta es la que yo utilizo, pero tú debes buscar la opción que más te convenga a ti.

Consejos para ahorrar dinero

Como ahorrar, se puede ahorrar de cualquier sitio, siempre que se quiera hacer el esfuerzo, claro está.

Por eso es que te voy a dar consejos para ahorrar dinero de diferentes partidas, son pequeños trucos que marcan la diferencia al final.

En casa

  • La alimentación es una partida que se lleva un buen pico, así que un consejo es que contrates a un nutricionista, es una de las mejores cosas que he podido hacer, pues, aunque me cuesta dinero, me ayuda a ahorrar y a comer mejor.
    • Por un lado, voy a comprar con la lista de la compra bien detallada y específica y compro lo justo y necesario; evito tirar comida.
    • Por otro, nos sirve para combatir la tentación de comprar cosas que no necesitamos.
  • No cambiar las bombillas de forma innecesaria por bombillas de bajo consumo, pues su precio es mucho más elevado y para amortizar la diferencia en el consumo pasan muchos años.
    • Te digo esto porque hay gente que se vuelve loca y se gasta cientos de euros cambiando todas las bombillas pensando que se va a ahorrar mucho dinero en el consumo.
  • Compra o alquila una vivienda acorde a tus posibilidades.
    • A todos nos gusta vivir en una mansión, pero si está fuera de tus posibilidades económicas no tiene sentido, porque estás pagando un sobrecoste, además que el mantenimiento es superior.
  • Compra muebles de fábrica.
    • Hoy en día, muchas fábricas están vendiendo a través de tiendas online directamente al consumidor final, por tanto, si haces un poco de búsqueda, podrás comprar el mismo producto, pero mucho más barato.
  • Ajusta tu paquete de internet y TV.
    • ¿Realmente necesitas tener un wifi de mil millones de gigas cuando solo estás en casa por la tarde y lo usas para ver el WhatsApp? Nos ponen siempre el caramelo en la boca con estas cosas y terminamos pagando más por cosas que no usamos.
    • Lo mismo ocurre con el tema de la televisión, pagas por una televisión que no ves, porque te has dado de alta en varios canales online de suscripción como HBO o Netflix.
  • Revisa tus suscripciones.
    • Al hilo de lo anterior, nos pasa eso, nos damos de alta en varias suscripciones mensuales, porque cada una es poco dinero al mes, pero si las sumas todas acabas pagando bastante. Decide cuáles valen la pena.

Ocio

En el tema del ocio es indispensable que tengas claro qué es lo que realmente te gusta y quieres hacer, porque muchas veces acabamos haciendo cosas que ni nos van ni nos vienen.

Ten presente el orden de tus prioridades, no vaya a ser que no puedas llevar a cabo tus deseos por gastarte el dinero en actividades insulsas para ti.

  • Cambia el bar por casa.
    • Siempre que puedas cena en casa con amigos, es una forma más barata de pasar la noche, cuando lo importante es la compañía.
  • Decide hacer cosas de calidad.
    • Sacrifica varios de tus fines de semana festivos por hacer algo que, aunque más caro, te guste y desees de verdad, incluso puede que ahorres.
  • Cambia el gimnasio por el parque.
    • A ver, puede ser el parque o cualquier otro programa online, aunque esto va a depender de cuáles sean tus gustos, yo me apaño bien haciendo yoga online y me cuesta un tercio que un gimnasio barato.
  • Planifica los viajes con antelación.
    • Al planificar encontrarás precios más baratos, por ejemplo, el precio más barato en los billetes de avión los encontrarás 9 semanas antes de la fecha de salida, vamos, dos meses.

En el trabajo

  • Si tienes que comer, cocina.
    • No solo lo notará tu bolsillo, sino también tu salud, pues muchas veces comer siempre en los bares ponen comida muy saludable, sobre todo si debes comer allí todos los días.
  • Cambia tu coche por transporte público o por compartir vehículo.
    • Es cierto que ir a trabajar en tu propio coche es más cómodo, pero si te puedes ahorrar un dinerillo, mejor ir en transporte público, donde además podrás aprovechar el trayecto para hacer otras cosas.
  • Sustituye los cafés y las barritas de la máquina por fruta.
    • Aunque no lo creas, tomar frutas y frutos secos te va a dar más energía que cualquier café o dulce que puedas comprar, además de que cuesta mucho menos dinero.

3 Ideas para ahorrar dinero

Ahora voy a darte algunas ideas para que puedas ahorrar dinero de forma fácil, son estrategias que puedes aplicar siempre que quieras.

1 – Aplica la regla de los 30 días

Cuando te entren las ganas fuertemente de comprarte alguna cosa, piensa que muchas veces es tu mente la que lo quiere, aunque no lo necesites.

Para evitar que tu mente sabotee tu bolsillo puedes llevar a cabo esta práctica.

Lo que debes hacer cuando sientas ese impulso es apuntarlo, así vas a dejar que tu mente se relaje y confíe en que te vas a acordar.

Y después solo te queda esperar 30 días.

Tras este periodo de tiempo te habrás dado cuenta si era un deseo banal o realmente es algo que necesitas en tu vida, o lo deseas lo suficiente como para hacer ese esfuerzo en la compra.

2 – Siempre compra con la lista

La tonta está en tu cabeza, y aunque realmente cuando vas a hacer la compra puede que no te gastes un dinero exagerado, si vas sumando de aquí y de allá, eso es lo que impide que te vayas un fin de semana de spa con tu pareja.

En realidad, son pequeños gastos que suponen un gran esfuerzo, aunque no nos demos cuenta.

3 – Rompe tus tarjetas de crédito

Las deudas provocan grandes agujeros en la economía de muchas personas, así que lo que mejor puedes hacer es deshacerte de ellas.

Para que entiendas, aproximadamente se paga de media un interés del 20 %, eso es una barbaridad.

Además, las compras que se hacen con tarjeta suelen ser de consumo, es decir, que no vas a poder sacar ningún rendimiento, es un gasto que te va a costar mucho más de lo que estás pagando en ese momento.

¿Te vale la pena? Hazte esta pregunta antes de hacerte el valiente con la tarjeta.

¿Tienes claro si vas a ahorrar dinero?

Yo creo que si has llegado hasta aquí tengas bastante claro qué significa ahorrar dinero y todo lo que conlleva, pues he tocado ampliamente todos los temas.

Te llevas una guía bastante amplia de lo que es el ahorro y de qué puedes hacer con ello.

Sin más, me gustaría que en los comentarios me dejases tu opinión, tus dudas, preguntas y recomendaciones, y te responderé con todo el cariño del mundo.

Por otro lado, también me gustaría que respondieses a si ahorras dinero ya hoy en día y qué vas a hacer a partir de haber leído este artículo, te lo agradeceré.

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies