Bonos – todo lo que debes saber antes de invertir

¿Estás buscando invertir en renta fija porque no quieres arriesgar tu dinero?

Un vehículo de inversión para hacer esto son los bonos, o participaciones en deuda de instituciones públicas o privadas.

Suscríbete: Ivoox | Itunes | Spotify | Google Podcast | Podimo

En este artículo te voy a contar todo lo relativo a los bonos, sus tipos y cómo decidir si comprarlos o no.

¿Qué son los bonos?

Un bono es una porción de una deuda que compran los inversores con la esperanza de que en una fecha conocida se les devuelva su importe más unos intereses.

Normalmente, son los estados y otras entidades públicas, y grandes empresas las que acceden a este tipo de deuda.

Es decir, en vez de ir al banco u otras entidades financieras que les presten dinero, se lo piden prestado a los inversores que quieran invertir.

La deuda total la dividen en porciones, por ejemplo de 1.000€, y cada una de esas porciones es un bono, simple, ¿verdad?

Obviamente el inversor comprará esa deuda si obtiene beneficios.

Los bonos tienen una duración determinada que puede ir desde unos pocos meses hasta muchos años (30 o más), y es a la finalización de estos bonos donde las entidades devuelven el capital a los inversores.

En algunos casos, puede que durante el periodo de vigencia, también paguen un interés periódico, y a esto se conoce como cupón.

Los bonos se encuadran dentro de la renta fija, ya que todos los elementos son conocidos.

Ejemplo

Como ejemplo, imagina una empresa que emite un bono con un valor nominal de 5.000€ a 3 años y que paga un cupón anual del 5%.

Esto quiere decir que la persona que compre esa deuda, dentro de 3 años va a recibir 5.000€ por la inversión realizada, además de que cada año que pase, recibe 250€ más en concepto de cupón.

Eso sí, cada inversor puede comprar tantos bonos como estén disponibles.

Imagina que compras el bono el 1 de enero de 2021, entonces el 1 de enero de 2022 recibes 250€ como cupón, igual que el 1 de enero de 2023.

En cambio, el 1 de enero de 2024 recibes 250€ del cupón, más el valor nominal del bono, 5.000€.

Elementos de un bono

Hay ciertos elementos que se han de tener en cuenta a la hora de adquirir un bono.

Derechos preferenciales

Los bonos son deuda, y como tal en caso de concurso de acreedores por parte de la entidad, el pago de los bonos tiene derecho preferencial al pago de activos.

Además, su pago no depende nunca de los resultados de la empresa. Por tanto, tanto si el año ha sido positivo como negativo se deben pagar.

Precio del bono

Hasta ahora no he hablado del precio, que es cuánto se paga por el bono y se expresa en tantos por cien con respecto al valor nominal del bono, que es la cantidad que se recupera al final del periodo.

Siguiendo con el ejemplo anterior con un valor nominal de 5.000€, podemos tener:

  • Bono a la par, con precio 100, que indica que el valor del bono es igual a su valor nominal, 5.000€, es decir, por el bono pagas ese dinero.
  • Bono bajo par, donde el precio es inferior a 100, por ejemplo 97, entonces pagas por el bono 5.000€*97/100= 4.850€. También se conoce como bono con descuento.
  • Bono sobre la par, donde el precio es superior a 100, como ejemplo 103, y se paga por el bono 5.000€*103/100= 5.150€. Y se conoce como bono con prima.

Antes de continuar decir que los precios de los bonos se toman con tres decimales, por tanto, en vez de un precio de 97, te encontrarás un precio de 97,638, por ejemplo.

El precio de un bono marca una rentabilidad del bono, pero todavía queda observar la rentabilidad de los cupones para poder calcular cuál será la rentabilidad anual de los bonos.

Tipo de interés del cupón

El porcentaje anual que se paga del valor nominal del cupón en concepto de intereses.

En un bono a la par, el tipo de interés del cupón es igual a la rentabilidad anual esperada del bono.

Vencimiento

Cuándo acaba el periodo de vigencia del cupón, que es la misma fecha en la que el emisor devuelve el valor nominal, es decir, la deuda a los inversores.

Hay bonos desde unos pocos meses hasta 100 años.

Contrato de emisión

El contrato donde aparecen todas las condiciones, así como el precio, y que suscriben tanto el emisor como los inversores.

Tipos de bonos

La diferencia principal entre los bonos radica en si los bonos tienen cupón o no.

Bonos de cupón cero

En este caso, no se obtienen intereses durante el periodo de inversión, sino que solo hay dos transacciones, la compra del bono y su amortización.

Si el bono fuese a la par, es decir, precio de compra igual al valor nominal, la rentabilidad del bono sería del 0%.

Para que los bonos resulten atractivos el precio debe ser inferior a 100 y así la rentabilidad es positiva, es decir, un bono con descuento.

Sin embargo, hoy en día se venden bonos de cupón cero sobre la par, es decir, con rentabilidad negativa.

Esto es así porque en algunos casos para personas con capitales elevados les resulta más seguro saber que van a perder algo de dinero, que tener ese dinero en otro producto con mayor riesgo.

Es más peligroso tener el dinero debajo del colchón, porque te lo pueden robar o quemar la casa, que en un lugar seguro, aunque te cueste algo de dinero.

Por otro lado, muchas personas tienen su dinero en cuentas de ahorro que le cobran comisiones trimestrales por tener ahí el dinero. Esta es una analogía con la inversión en bonos.

Bonos con cupón

En este caso, el emisor se ve obligado a pagar unos intereses de forma periódica, por ejemplo, con periodicidad mensual, trimestral o anual.

Ahora, como se cobran unos intereses recurrentes, aunque el bono sea con descuento, puede que la rentabilidad sea positiva.

Mientras que si es a la par, la rentabilidad es positiva sí o sí.

¿Cómo se valora un bono?

Para valorar debemos calcular el valor actual de todos los flujos que se dan durante la vida útil del bono.

Por tanto, el valor del bono dependerá del valor nominal del bono, los cupones, y la rentabilidad exigida por el inverso.

De este modo se puede comparar el valor intrínseco del bono con su precio, y tomar decisiones sobre si adquirirlo o no.

Siguiendo con el ejemplo de arriba, su valor intrínseco si se toma como rentabilidad exigida el 5% del cupón, sería de 5.000€, es decir, un bono a la par.

Si el precio del bono fuese con descuento, el inversor no adquiriría ese bono porque no cumple la rentabilidad exigida.

Por otro lado, si el precio del bono fuese con prima, la rentabilidad del bono sería superior al 5% y el inversor sí compraría el bono.

¿Podemos conocer la rentabilidad?

Solo podemos conocer la rentabilidad real de un bono si este se mantiene hasta el final del periodo.

En el caso en el que se decida vender antes el bono, la rentabilidad se debería recalcular con ese dato, así que a priori no se puede saber.

Para calcular la rentabilidad esperada de un bono hay que buscar la TIR, como en cualquier otra inversión.

En conclusión

Los bonos son otro tipo de inversión más para las empresas, aunque también se puede ver su contrapartida como una manera de financiación privada.

Hola, soy Adri Nerja, Doctor en Economía, actualmente profesor e investigador de la Universidad Miguel Hernández. Apasionado de las finanzas personales y los negocios. Puedes seguirme en YouTube, LinkedIn, Instagram y Facebook.

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies