5 estrategias para mejorar el VAN

Cuando vamos a llevar a cabo un proyecto, siempre queremos que su valor sea el máximo posible, y es por ello que se pueden aplicar estrategias antes y durante para lograrlo.

Para mejorar el Valor Actual Neto (VAN) se pueden aplicar diferentes estrategias como el aumento de los flujos netos a lo largo del proyecto, disminuir el desembolso inicial, aumentar el número de años, y reducir la tasa de descuento aplicada a su cálculo.

A continuación, te muestro cómo mejorar el VAN con 5 estrategias que también van aumentar tu rentabilidad inversora y empresarial.

Qué indica el VAN

Antes de comenzar con las estrategias para mejorar el valor actual neto, veamos qué indica para entender ante que nos estamos enfrentando.

El VAN indica el valor actual neto de una inversión o proyecto de inversión, y se usa para valorar inversiones.

Eso está muy bien, pero desgranemos el VAN palabra por palabra.

El VAN muestra el valor de una inversión en el momento actual, y para ello se actualizan todos los pagos para poder sumarlos en el momento presente.

La tasa de descuento tiene una gran importancia para el cálculo del VAN, ya que va a determinar en gran medida su cuantía, e incluso va a incidir sobre si un proyecto es rentable realizarlo o no.

Luego, falta añadir el parámetro neto, que no es más que la suma de todos los flujos actualizados, porque tienen tanto gastos como ingresos que se han de compensar.

En definitiva, el valor actual neto indica cuál es el valor en € (o cualquier otra moneda) a día de hoy de una inversión.

Si quieres saber cuál es la regla del VAN y cómo tomar decisiones de inversión, así como qué pasa cuando es negativo, positivo o cero, clica para ir a otro artículo donde te lo explico.

Cómo se puede mejorar el VAN

Para entender de qué modo se puede mejorar el VAN, tan solo hay que ir a su fórmula y analizar cada uno de sus componentes para tener una idea de cómo hacerlo.

El VAN consiste en sumar todos los flujos actualizados a momento presente de un proyecto de inversión.

La fórmula del VAN a groso modo se puede expresar de la siguiente manera:

VAN=\sum_{i=1}^n\frac{F_i}{(1+d)^n}

Donde F son los flujos (ingresos y gastos), n es el periodo, y d la tasa de descuento a aplicar.

Por cierto, para saber cómo calcular el VAN a mano y en Excel te recomiendo este artículo donde te lo cuento paso por paso.

Y ahora vamos a ir por cada uno de los elementos para entender de qué modo se puede mejorar el VAN en una inversión, y también lo hacemos a través de un ejemplo numérico.

Imagina una inversión a 10 años que supone un desembolso inicial de 50.000€ y que genera unos flujos positivos de 10.000€ al año y unos costes de 3.000€. La tasa de descuento a aplicar es del 6%.

En este ejemplo, el VAN sería el siguiente:

VAN=-50.000+7.000*\frac{1-(1+6\%)^{-10}}{6\%}=1.520,61€

Veamos qué estrategias seguir para mejorar esa cifra.

Reducir la tasa de descuento

La tasa de descuento es la rentabilidad mínima exigida por el inversor, en cuyo cálculo influye, y mucho, el coste de financiación para realizar el proyecto, o el coste de oportunidad de realizar dicha inversión.

Imaginemos que dentro de la tasa están implícitos los costes de financiación, así que si logramos reducir esos costes, se podría reducir la tasa de descuento sin necesidad de disminuir la rentabilidad neta.

En este caso, si aplicamos una tasa de descuento del 5%, vemos cómo mejora el VAN:

VAN=-50.000+7.000*\frac{1-(1+5\%)^{-10}}{5\%}=4.052,14€

Esta tasa de descuento, influye en el valor presente de los flujos futuros, y su impacto es mayor en aquellos flujos más lejanos, así que cuanto menor sea, mayores serán los flujos futuros y el VAN.

Minimizar el desembolso inicial

El desembolso inicial no deja de ser un flujo más, aunque suele ser el de mayor cantidad, porque además no le afecta la tasa de descuento.

Cuanto más pequeño sea este, mayor será el VAN, así que cualquier inversor debería negociar este pago a la baja.

Además, aunque no se elimine la cantidad, sino que se posponga, siempre va a ser beneficioso puesto que pagos futuros, debido a la tasa de descuento, a día de hoy valen menos.

Por tanto, si se puede, se reduce el pago al máximo, y si no, se pospone a pagos futuros.

De este modo, imagina que se reduce el pago en 10.000€, así que tendríamos el siguiente VAN:

VAN=-40.000+7.000*\frac{1-(1+5\%)^{-10}}{5\%}=14.052,14€

Como ves, el VAN ha aumentado tanto como se ha reducido el desembolso inicial, pero esto solo ocurre cuando se elimina, no cuando se pospone.

Imagina ahora que se reducen 10.000€ y que se pagan esa cifra a un total de 1.000€ por año, por tanto pasa a ser el flujo neto anual de 6.000€:

VAN=-40.000+6.000*\frac{1-(1+5\%)^{-10}}{5\%}=6.330,41€

Se puede observar cómo también mejora el VAN cuando se posponen los pagos, pero la inversión es la misma.

Aumentar los flujos positivos

Para mejorar el VAN se deberían incrementar los flujos positivos, es decir, aumentar los ingresos.

La estrategia de marketing y comercialización debe ser la adecuada para lograr mejores resultados empresariales.

En el caso de que se desee mejorar el VAN de un proyecto en marcha, se deberán evaluar todos los procesos para encontrar áreas de mejora que incrementen la cuenta empresarial.

Imagina que se consigue aumentar los ingresos un 10% anual, 1.000€, de modo que,

VAN=-40.000+8.000*\frac{1-(1+5\%)^{-10}}{5\%}=21.773,88€

Siguiendo el ejemplo anterior se observa cómo se mejora el VAN.

Reducir los flujos negativos

Los flujos negativos son los gastos de todo tipo.

La desventaja que tiene aplicar esta estrategia frente a la anterior es que es limitada, ya que llega un punto en el que no se pueden minimizar más los gastos, ya no hay de dónde recortar.

Pero aun así, siempre quedan partidas de donde poder reducir los costes de manera efectiva sin perjudicar el buen hacer de la empresa.

El efecto es realmente el mismo que en el apartado anterior, puesto que lo que ocurre es que el flujo neto anual aumenta, pero siguiendo con el ejemplo, imaginemos que se reducen los gastos en 500€ anuales, de tal modo que,

VAN=-40.000+8.500*\frac{1-(1+5\%)^{-10}}{5\%}=25.634,75€

Poco a poco, con pequeños cambios, el VAN va aumentando.

Ajustar la duración del proyecto

Por último, nos queda un parámetro, que es el tiempo.

Y es que si aumentamos la duración de un proyecto, siempre que el proyecto siga siendo rentable, es decir, que los flujos sean positivos, se va a aumentar el VAN.

Esto es de lógica, porque sería seguir sumando cifras positivas a lo ya calculado.

Imagina que se aumenta en dos años el proyecto del ejemplo,

VAN=-40.000+8.500*\frac{1-(1+5\%)^{-12}}{5\%}=35.337,64€

Vamos, que la lógica se cumple.

Por otro lado, también aumenta el VAN en el caso de que se disminuya el tiempo, pero que en ese tiempo se logre el total de beneficios.

Me explico, si en nuestro ejemplo, en 10 años se ganan 85.000€, si logramos obtener esa cantidad en menos años, el VAN aumenta, y viceversa.

Imagina que ahora el vencimiento es de 5 años, y los flujos se duplican, tendríamos:

VAN=-40.000+17.000*\frac{1-(1+5\%)^{-5}}{5\%}=33.601,10€

De este modo también se aumenta el VAN porque la tasa de descuento no afecta más a flujos futuros como hemos visto anteriormente.

¿Qué puedo hacer para que mi empresa sea más rentable?

Para que tu empresa sea más rentable puedes mejorar el VAN con las 5 estrategias que te he comentado anteriormente.

cómo mejorar el van

El gráfico muestra cómo el VAN va aumentando cada vez que se mejora uno de sus componentes.

Todo pasa por analizar cada punto y ver dónde se puede mejorar, no hay más misterio que jugar con las matemáticas y aplicar las estrategias adecuadas para cada caso.

También es adecuado que conozcas cuáles son las ventajas y desventajas del VAN antes de usarlo, y para ello te lo explico en este otro artículo.

Te dejo un listado con las 5 estrategias para mejorar la rentabilidad de tu empresa a través del VAN:

  1. Reduce la tasa de descuento
  2. Minimiza tu pago inicial
  3. Aumenta los ingresos
  4. Reduce los gastos
  5. Ajusta la duración del proyecto

Hola, soy Adri Nerja, Doctor en Economía, profesor e investigador. Puedes seguirme en YouTube y LinkedIn.

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies