¿Qué hace que un monopolio sea ineficiente?

Cuando se habla de monopolios, siempre se tiende a mostrar su ineficiencia en el mercado, pero, ¿qué significa que un monopolio sea ineficiente?

Los monopolios son ineficientes porque producen precios más altos que los que determinaría la oferta y la demanda del mercado. Estos precios altos conducen a una producción reducida, lo que a su vez crea escasez y aumenta aún más los precios. En definitiva, los consumidores ven reducido su bienestar.

A continuación, explico a qué nos referimos con la eficiencia en un monopolio y comparamos el monopolio con otras estructuras de mercado.

Por qué es ineficiente un monopolio

Antes de decir por qué un monopolio es o no ineficiente, hay que definir a qué nos referimos cuando decimos ineficiente.

La eficiencia la tomamos como el bienestar en la sociedad, que se entiende como una medida de bienestar relativa de todos los agentes sociales; en nuestro caso, empresas y consumidores.

La estructura de mercado más eficiente es la de competencia perfecta, que aumenta al máximo el bienestar de los consumidores.

Aquí hago un inciso, ya que es posible lograr el mismo nivel de eficiencia con monopolios discriminadores, solo que no se aumenta al máximo el bienestar de los consumidores, sino del monopolio.

Por tanto, desde el punto de vista de los consumidores, los mercados que operan en competencia perfecta son los más eficientes, mientras que los mercados monopolísticos los menos.

¿Qué tipo de costo o gasto es la ...
¿Qué tipo de costo o gasto es la publicidad?

Un monopolio, así como cualquier otra estructura de mercado que no sea competencia perfecta, es ineficiente, porque permiten cargar un margen al precio de los productos, lo que disminuye la cantidad ofrecida a los mercados y fija precios más altos que los que se producen por el equilibrio entre la oferta y la demanda.

La Figura 1 muestra la eficiencia en competencia perfecta, donde el punto A es el equilibrio de mercado y la eficiencia se corresponde con el excedente del consumidor, puesto que las empresas tienen beneficios económicos nulos.

En cambio, la Figura 2 muestra la eficiencia en monopolio, como la suma de los excedentes del consumidor y de la empresa.

La eficiencia en monopolio es la zona sombreada, donde el triángulo azul es el excedente del consumidor, mientras que el rectángulo verde es el beneficio del monopolista.

Se observa, como al comparar ambas figuras, en monopolio hay una zona no sombreada (Figura 2 vs Figura 1), que se corresponde con la pérdida de eficiencia, de ahí que digamos que el monopolista es ineficiente.

Saber más: Para saber cómo se fija el precio en un monopolio visita este otro artículo.

Cuál es la diferencia entre un monopolio y competencia perfecta

La Tabla 1 muestra cuáles son las principales diferencias entre los mercados de competencia perfecta y monopolio; no obstante, la principal diferencia es que en competencia perfecta los precios se marcan por el equilibrio entre la oferta y la demanda en el mercado, mientras que en monopolio los fija la única empresa existente.

Competencia perfectaMonopolio
Número de empresasMuchasUna
Tipos de productosIdénticosÚnicos
Barreras de entradaNo hayMuchas
Tabla 1 – Diferencias entre competencia perfecta y monopolio

Esta diferencia principal se debe a las características de ambos mercados mostradas.

Como se observa, en competencia perfecta hay un gran número de empresas que ofrecen el mismo producto a ojos de los consumidores y, por tanto, no tienen capacidad para fijar precios.

Las empresas son precio-aceptantes y su única decisión es cuánto producir.

Debido a estas características, es muy fácil entrar y salir del mercado, porque cualquier nueva empresa puede producir ese producto, a menos que la capacidad del mercado esté cubierta.

Por otro lado, en monopolio, solo existe una empresa que ofrece al mercado un producto único y muy difícil de replicar, lo que provoca que existan grandes barreras de entrada.

Esto otorga al monopolista poder de mercado para imponer un margen al precio del producto y hacer que la venta de esos productos sea más exclusiva y, por ende, más cara.

Cuál es la diferencia entre monopolio y oligopolio

La principal diferencia entre un monopolio y un oligopolio es el número de empresas.

En un monopolio solo encontramos una empresa, mientras que en un mercado de oligopolio existen varias (pocas) empresas en el mercado. En ambos casos, las empresas tienen poder de mercado.

La Tabla 2 muestra las características de ambos mercados.

OligopolioMonopolio
Número de empresasPocasUna
Tipos de productosIdénticos/DiferentesÚnicos
Barreras de entradaPocasMuchas
Tabla 2 – Diferencias entre oligopolio y monopolio

Como en oligopolio hay más empresas, se eliminan ciertas barreras de entrada, y los productos o servicios de las empresas pueden ser diferenciados, pero tendrán características en común.

El hecho de que existan varias empresas en un oligopolio, reduce el poder de mercado de todas ellas, lo que hace que aumente la eficiencia y el excedente del consumidor frente a un monopolio.

Cuál es la diferencia entre un monopolio y un monopsonio

El monopsonio es una situación de monopolio, pero a la inversa, es decir, en vez de haber un único vendedor, en el mercado tan solo hay un comprador.

En este caso, es el comprador quien tiene el poder negociador y quien fija el precio y la cantidad que desea; mientras que la empresa acepta las condiciones.

Estas estructuras de mercado son teóricas y normalmente no aparecen como tal en la práctica, aunque siempre se pueden encontrar situaciones que se acercan mucho a la teoría.

En definitiva

El mercado de monopolio es el más ineficiente que existe, además de que es el que más daña la situación de los consumidores, eso sí, se prefiere la existencia de un monopolio, que la no existencia de ese mercado.

| Conoce: los tipos de monopolio que hay y cuándo son legales.

La particularidad del monopolio es que lo opera solo una empresa, a diferencia de la competencia perfecta con gran número de empresas, o el oligopolio.

Hola, soy Adri Nerja, Doctor en Economía, profesor e investigador. Puedes seguirme en YouTube y LinkedIn.

Deja un comentario