Ventajas y desventajas de un monopolio

Un monopolio es una situación económica en la que un solo productor o proveedor tiene una participación mayoritaria en el mercado de un bien o servicio específico.

Hay varias ventajas y desventajas de tener un monopolio. Las ventajas incluyen que el productor puede cobrar el precio que quiera, y puede producir más del bien o servicio de lo que sería posible si hubiera múltiples productores en el mercado.

A continuación, vamos a ahondar más sobre los monopolios, los tipos que hay, algunos ejemplos, y sus ventajas y desventajas.

Qué es un monopolio

Un monopolio es una empresa con control exclusivo sobre la producción o venta de un producto o servicio en particular.

Esto generalmente se debe a que una empresa es el único productor de un bien o el único proveedor de un servicio en un mercado en concreto.

Como resultado, un monopolio normalmente puede cobrar precios más altos y disfrutar de mayores ganancias de lo que sería posible en un mercado más competitivo.

| Curioso: Si quieres saber cómo los monopolios fijan sus precios visita este otro artículo clicando aquí.

Los monopolios pueden surgir naturalmente, como cuando una sola empresa domina una industria, o pueden crearse mediante la intervención del gobierno, como cuando se otorga una licencia a una sola empresa.

Vacaciones con mascotas: todo lo qu...
Vacaciones con mascotas: todo lo que debes saber

Ejemplos de monopolio en España

Es difícil encontrar monopolios puros en la práctica, sobre todo, porque no tienen por qué ser duraderos a lo largo del tiempo; no obstante, te voy a mostrar tres ejemplos de monopolios claros en España que han perdurado mucho tiempo, aunque hoy en día ya no es así.

Las tres empresas siguientes, fueron primero compañías públicas, ya que el Estado las controlaba para garantizar la prestación de dichos servicios. Estas empresas son Renfe, Telefónica y Correos.

En cierto modo, fueron en su momento monopolios naturales, aunque el avance tecnológico ha permitido la entrada de nuevas empresas a dichos mercados.

Renfe era una compañía pública encargada del transporte ferroviario, una industria con costes muy elevados debido a las infraestructuras.

El mercado en España se ha ido privatizando, y desmembrando para permitir la entrada de nueva competencia que aumente la eficiencia en el mercado.

En primer lugar, se dividieron las líneas de infraestructura y servicios, puesto que el monopolio natural, donde los costes son elevados es en la parte de la infraestructura. La intención era la entrada de competencia en el apartado de los servicios.

Hoy en día, Renfe, como prestador de servicios actúa como monopolista en casi todos los mercados, aunque en algunos de ellos ha aparecido competencia, tanto es así, que para competir con ellos Renfe ha creado su propia compañía low-cost.

Otro ejemplo fue Telefónica, que fue la empresa pública pionera en España en desarrollar las telecomunicaciones con el cableado nacional. Obviamente, ser el dueño de todo el cableado suponía una gran barrera de entrada a competencia que tenía que crear esa infraestructura de gran envergadura.

Con el paso del tiempo, la privatización y la liberalización de los mercados, se produjo la entrada en el mercado español de otras compañías líderes en países vecinos como Orange y Vodafone, que tenían músculo financiero para desarrollar la infraestructura.

Hoy en día, vemos muchísimas compañías que ofrecen servicios, pero deben alquilar la red de telecomunicaciones, de las que solo pocas empresas disponen de ellas.

Finalmente, tenemos Correos, que es una empresa nacional de reparto.

Hace no muchos años era difícil encontrar empresas que ofreciesen un mismo servicio, pero empezaron a penetrar en el mercado empresas para dar servicios a otros negocios, y estos servicios se han extendido a su vez al cliente minorista.

| Descubre: qué estrategias se pueden llevar a cabo para eliminar un monopolio.

Cuáles son los tipos de monopolio

Un monopolio es un monopolio en sí, pero se diferencian diferentes tipos dependiendo de la circunstancia que ha provocado la existencia del mismo.

Monopolio puro

Un monopolio puro es el monopolio en esencia donde solo hay un vendedor, una empresa, que comercializa un bien o servicio.

Los monopolios puros son muy raros, ya que la mayoría de los mercados suelen tener más productores, más empresas que producen el mismo producto o un producto muy sustitutivo.

Si una empresa se encuentra con esta situación es como si hubiese encontrado un tesoro, ya que goza de un poder de mercado que le permite cobrar cualquier precio y producir la cantidad que quiera, ya que no hay competencia.

Monopolio natural

Un monopolio natural es una estructura de mercado en la que una empresa domina la producción de un bien o servicio debido a características inherentes y barreras de entrada.

Estas características pueden incluir economías de escala, costos irrecuperables y barreras regulatorias.

En un monopolio natural, la empresa no tiene rivales y puede producir el bien o servicio a un coste más bajo que cualquier participante potencial.

Como resultado, la empresa puede cobrar un precio más alto que el coste marginal y obtener ganancias extraordinarias.

Los ejemplos que hemos visto antes, en su momento, fueron monopolios naturales.

Monopolio legal

Un monopolio legal es una empresa a la que el gobierno le otorga derechos exclusivos para producir y vender un bien o servicio.

Esto se puede hacer por una variedad de razones, como para garantizar que un bien o servicio necesario permanezca disponible, para fomentar la innovación o para proteger a los consumidores de ser explotados por empresas monopólicas.

En la mayoría de los casos, los monopolios legales están regulados por el gobierno para garantizar que no abusen de su poder y perjudiquen a los consumidores o competidores.

Monopolio artificial

Un monopolio artificial es una empresa u organización a la que se le han otorgado derechos exclusivos sobre un producto o servicio en particular.

Esto puede deberse a una variedad de razones, como la regulación gubernamental, la protección de la propiedad intelectual o el comportamiento de un cártel.

Un ejemplo de este tipo de monopolios son las patentes en el sector farmacéutico, que, para promover la producción y la investigación en ciertos campos, una vez se consigue una nueva medicina se permite su explotación de forma exclusiva durante 30 años.

Si bien la empresa puede disfrutar de una participación de mercado significativa y poder cobrar precios altos, no está sujeta al mismo nivel de competencia que otras empresas de la industria, lo que puede conducir a resultados ineficientes y una disminución del bienestar del consumidor.

| Saber más: Conoce por qué los monopolios tienden a ser ineficientes.

Cuáles son las ventajas y desventajas de un monopolio

Hay algunas ventajas clave de tener un monopolio.

En primer lugar, los monopolios a menudo pueden cobrar precios que están por encima del nivel competitivo porque no hay competencia para forzar los precios a la baja. Esto permite a la empresa obtener mayores ganancias de lo que sería posible en un mercado competitivo por la capacidad del monopolista de imponer un margen.

En segundo lugar, los monopolios a menudo pueden limitar la producción para mantener altos los precios y mantener sus ganancias, es decir, también pueden tomar decisiones de producción y jugar con la escasez para subir precios.

Finalmente, los monopolios a menudo pueden impedir que nuevas empresas ingresen al mercado, imposición de barreras de entrada, lo que reduce la competencia y perjudica a los consumidores.

A su vez, también podemos encontrar diversas desventajas, que pueden ser las mismas que las ventajas, pero desde otro punto de vista.

Primero, un monopolio al fijar precios altos porque no hay competencia provoca que muchos consumidores no puedan consumir ese producto o servicio.

En segundo lugar, los monopolios pueden ser malos para la economía en su conjunto. Cuando los monopolios tienen demasiado poder, pueden sofocar la innovación y evitar que nuevas empresas ingresen al mercado, evitando la competencia y el avance tecnológico. En última instancia, esto perjudica a los consumidores y conduce a menos opciones.

Finalmente, los monopolios pueden ser malos para los trabajadores. Cuando una empresa es un monopolio, es posible que no necesite ofrecer buenos salarios o beneficios para atraer trabajadores. Esto puede conducir a salarios más bajos y menos oportunidades laborales para los trabajadores.

Cuándo es legal un monopolio

La existencia de un monopolio en sí no implica que no sea legal, sino que la legalidad o no proviene del comportamiento de la empresa monopolística.

Por ejemplo, si el monopolista genera barreras de entrada y lleva a cabo actividades para persuadir a entrar al mercado a nuevos competidores, en ese caso el monopolio es ilegal y de ser erradicado.

Como hemos visto, hay diferentes tipos de monopolio que otorgan de legalidad a esta estructura del mercado, como los monopolios naturales y los legales.

Por tanto, un monopolio es legal siempre que no ejerza prácticas anticompetitivas.

Para finalizar

En conclusión, un monopolio puede tener varias ventajas y desventajas.

Algunas ventajas incluyen un mercado estable, previsibilidad y eficiencia, mientras que como desventajas se incluyen la falta de innovación, precios altos y competencia reducida.

Desde el punto de vista regulatorio es importante sopesar los pros y los contras de los monopolios antes de tomar cualquier decisión.

Hola, soy Adri Nerja, Doctor en Economía, profesor e investigador. Puedes seguirme en YouTube y LinkedIn.

Deja un comentario