Las dificultades de la educación virtual

La educación virtual se está convirtiendo en una forma cada vez más popular para que los estudiantes reciban una educación superior, pero no la hace exenta de dificultades.

Uno de los mayores desafíos es que la educación virtual puede resultar aislada. Los estudiantes a menudo pueden sentirse desconectados de sus compañeros de clase e instructores. Además, la educación virtual puede ser costosa pues las tasas de matrícula para los cursos online suelen ser más altas.

A esto hay que sumar, que no todos los programas están disponibles en línea.

A continuación, vemos qué dificultades tiene el e-learning, así como estrategias para mejorarlo.

Qué dificultades tiene la educación virtual

En esta sección vamos a analizar las cinco dificultades más comunes del e-learning, empezamos.

| Aprende más: Descubre todas las características del e-learning.

Falta de socialización

La de socialización en la educación virtual es evidente, y es algo que he sufrido yo como profesor y como alumno.

Parece que se debe al hecho de que es más probable participar, cuando hay una interacción personal con los compañeros.

La niña lloraba del dolor, mira lo...
La niña lloraba del dolor, mira lo que encontraron

Además, las personas aprenden mejor cuando pueden tener interacciones sociales, y en un entorno de educación virtual, esta interacción a veces se hace inviable.

Incluso en clases en streaming, el alcance del profesor y de la interacción entre alumnos es limitada, a veces me he sentido que estaba solo, hablando a una pantalla, aunque hubiese 30 personas escuchándome.

A su vez, los alumnos me han confirmado que se distraen más fácilmente, y que van saltando de pestaña en pestaña viendo y leyendo otras cosas en internet.

Aislamiento

Los beneficios del e-learning son claros: los estudiantes pueden aprender en cualquier lugar y en cualquier momento, pero existe un problema de aislamiento en la educación virtual.

Los estudiantes pueden sentirse aislados de sus compañeros de clase y del profesor, y como decía antes, hasta el profesor se puede sentir aislado.

Este aislamiento puede conducir a una falta de motivación y desdén que empeoran el aprendizaje, y he podido comprobar cómo muchos alumnos simplemente abandonan.

Los docentes deben ser conscientes del potencial de aislamiento y tomar medidas para prevenirlo, algo que no es sencillo, aspecto mucho más fácil de lograr en las aulas convencionales.

Las formas de prevenir el aislamiento incluyen el uso de redes sociales, salas de chat y otras herramientas para conectar a los estudiantes entre sí y con el instructor.

Eso sí, para que este sea efectivo, el profesor debe estar totalmente activo, ya que sino los estudiantes no tienen incentivos a hacerlo.

Dificultad con la tecnología

Yo nunca me imaginé que alumnos tuviesen problemas con tecnología y uso de software, a veces, tan básico, pero ocurre.

El mundo del e-learning está en constante crecimiento, pero también lo está el problema de la dificultad de utilizar la tecnología en la educación virtual.

Uno de los problemas más comunes es no tener suficiente ancho de banda de Internet, o más bien no tener acondicionada la casa para que la sala de estudio cuente con buena recepción, cosa que me pasa a mí mismo.

Para participar en una clase online, se necesita una conexión a Internet confiable y constante, sobre todo, si se ha de conectar a una vídeo llamada.

Y si la conexión cae por debajo de la velocidad requerida, la experiencia educativa se ve muy afectada.

Yo he tenido que moverme en plena clase de lugar, o apagar la cámara por lo que los alumnos solo ven la pantalla, o se retrasa la carga de datos, … se vuelve en una odisea.

Otro obstáculo al que se enfrentan los estudiantes son las dificultades técnicas. Muchas veces, hay problemas con el software o el equipo que pueden interrumpir la sesión de clase.

Esto es inevitable, y solo nos queda reiniciar, ¿verdad?

Por ejemplo, si está usando una cámara web y deja de funcionar, tendrás que encontrar una manera de arreglarla, lo mismo ocurre con el audio, que quizás sea lo más importante.

Falta de apoyo de los educadores

Mi propia experiencia me dice que muchos maestros no están preparados para enseñar en un entorno online, y es algo que se vio durante el estado de la pandemia donde la transición tuvo que ser rápida y sin alternativa.

En España, y muchos otros lugares, tenemos plantillas muy envejecidas, por lo que muchos profesores sienten que carecen de las habilidades necesarias para poder ayudar a los estudiantes con la formación online.

Este es un problema, ya que el aprendizaje digital es cada vez más frecuente en las aulas de hoy, que supongo que se irá resolviendo con la transición generacional.

Una forma de ayudar a cerrar esta brecha es proporcionar desarrollo profesional a los maestros. Yo mismo estoy en constante evolución para entender plataformas como Moodle.

Los maestros deben tener la oportunidad de aprender sobre las nuevas herramientas tecnológicas y cómo se pueden usar en el aula. Así como necesitan apoyo para que se sientan cómodos usando estas herramientas.

Hablo de ellos, porque yo me adapto bastante bien, y es algo que me gusta, pero entiendo que no todos están en mi misma situación. Por ello las universidades, al menos las que yo conozco, se están poniendo las pilas en este sentido.

También hay que mirar al estudiantado, que tampoco está acostumbrado a este tipo de formación, aunque estén más familiarizados con las nuevas tecnologías, pero también existe una curva de aprendizaje.

Acceso limitado a los recursos

Debido a la falta de recursos financieros, el aislamiento geográfico u otros factores, todavía hay muchos casos en los que las personas no tienen el mismo acceso a la información y las oportunidades de aprendizaje.

Una forma de abordar este problema es mediante el uso de recursos educativos abiertos (REA).

Por ejemplo, en Economía, hay un proyecto, el proyecto CORE, que da acceso a todas las comunidades de forma gratuita.

Esto permite que las universidades centren su docencia en este material disponible, por lo que cualquier estudiante tiene acceso desde su teléfono al material de la asignatura.

Cómo mejorar el e-learning

Para mejorar el e-learning, los profesores deben ser conscientes de las diferentes formas en que los estudiantes aprenden, así como estar familiarizados con las herramientas y tecnologías disponibles.

A su vez, los instructores deben estar abiertos al cambio y dispuestos a experimentar para encontrar los mejores métodos para mejorar el aprendizaje a través de Internet.

A continuación, te muestro varios consejos para mejorar el e-learning.

| Saber más: descubre las ventajas y desventajas del e-learning.

Conoce a tus alumnos

El primer paso para aumentar la eficacia del e-learning es conocer a los estudiantes.

En la educación presencial, esto es muy sencillo, con la iteración de cada día de clase al final acabas conociendo a cada uno de ellos, su nivel, intereses, y qué pueda dar cada uno.

En un entorno online, se puede hacer encuestándolos, realizando entrevistas o trabajando con ellos en grupos.

El objetivo es comprender los antecedentes, las motivaciones y las necesidades de los estudiantes, de este modo los cursos online se vuelven más relevantes y efectivos.

Adaptar el contenido a las necesidades de los alumnos

Otra forma de mejorar el e-learning es adaptar los contenidos a las necesidades de los alumnos.

Esto se puede hacer de varias maneras, como permitir que los estudiantes elijan lo que aprenden, adaptar el contenido a sus intereses o proporcionar diferentes niveles de instrucción.

Otra forma de adaptar el contenido es utilizando diferentes métodos de enseñanza, como el aprendizaje basado en problemas o el aprendizaje basado en proyectos, lo que permite a los estudiantes aprender de una manera más práctica e interactiva.

Finalmente, los profesores también pueden usar los comentarios de los estudiantes para mejorar la experiencia de aprendizaje online.

Lo bueno que tiene el e-learning, es que se puede seguir construyendo la asignatura constantemente aprendiendo de los estudiantes y mejorando el contenido.

Usar contenidos multimedia atractivos

Con e-learning, los profesores tenemos un arsenal de técnicas a nuestra disposición para mejorar la experiencia de aprendizaje de nuestros alumnos.

Una de esas técnicas es utilizar contenido multimedia variado, es decir, incorporar imágenes, videos, clips de audio y elementos interactivos en los módulos del curso.

Hay una serie de razones por las que el uso de contenido multimedia puede ser beneficioso para el aprendizaje electrónico.

  • Puede ayudar a mantener a los estudiantes comprometidos e interesados en el material.
  • Puede ayudar a reforzar los conceptos que los estudiantes están aprendiendo al proporcionar una experiencia de aprendizaje más atractiva y dinámica.
  • El contenido multimedia también se puede utilizar como una herramienta para la evaluación, lo que permite a los profesores medir qué tan bien los estudiantes están comprendiendo el material.

En última instancia, el uso de contenido multimedia en el aprendizaje electrónico puede ser una forma eficaz de mejorar la participación de los estudiantes y la comprensión del material.

Hazlo interactivo

Para que el e-learning sea efectivo, los instructores deben hacerlo interactivo, mediante el uso de técnicas que involucran a los estudiantes.

Por ejemplo, los profesores pueden pedir a los estudiantes que trabajen juntos en proyectos o usar cuestionarios y encuestas para verificar la comprensión.

Además, los profesores deben brindar comentarios con frecuencia y alentar a los estudiantes a hacer preguntas.

Mediante el uso de estas técnicas, el aprendizaje electrónico puede ser más interactivo y eficaz.

Usa la gamificación

Una forma de mejorar el e-learning es utilizar técnicas de gamificación, es decir, utilizar elementos de juego en contextos que no son de juego para involucrar a los estudiantes y mejorar su experiencia de aprendizaje.

Hay muchas formas de utilizar la gamificación en el e-learning.

Una técnica común es dar puntos a los estudiantes por completar tareas o módulos, para luego usar estos puntos para desbloquear recompensas, como insignias o privilegios.

Otra técnica es crear una tabla de clasificación, que clasifica a los estudiantes según su desempeño, para fomentar la competencia y ayudar a los estudiantes a aprender más rápidamente.

La gamificación también se puede utilizar para motivar a los estudiantes que tienen dificultades con el material.

Pruebe y evalúe con frecuencia

Una forma de garantizar que el e-learning sea efectivo es probarlo y evaluarlo con frecuencia.

Esto ayudará a identificar las áreas que necesitan mejoras para que el e-learning pueda mejorarse y volverse más efectivo.

Otro beneficio de probar y evaluar el e-learning con frecuencia es que permite la recopilación de datos que se pueden utilizar para mejorar futuros cursos.

Como decía antes, el trabajo es continuo, y siempre se puede ir construyendo, en vez de empezar desde cero como ocurre con la formación presencial.

Para terminar

En conclusión, la educación virtual tiene muchos beneficios, pero también enfrenta algunas dificultades como las que hemos analizado en este artículo.

Sin embargo, a pesar de estos desafíos, la popularidad del e-learning está creciendo y se está convirtiendo en una parte cada vez más importante del panorama educativo.

Depende de todos los actores que la proliferación del e-learning sea ascendente y se imponga en unos años a la educación formal debido a su flexibilidad.

Hola, soy Adri Nerja, Doctor en Economía, profesor e investigador. Puedes seguirme en YouTube y LinkedIn.

Deja un comentario