Diferencias entre interés simple y compuesto

Estoy seguro que has prestado o te han prestado dinero alguna vez y que dentro de esta transacción ha aparecido la palabra interés.

El interés es la cantidad que se paga por una cantidad de dinero que ha sido prestada.

Suscríbete: Ivoox | Itunes | Spotify | Google Podcast | Podimo

Por ejemplo, si depositas tu dinero en una cuenta remunerada, esta te paga intereses mensuales.

Por otro lado, puede que tengas una hipoteca de la que cada mes pagas una cantidad en concepto de intereses.

Como ves, el interés forma parte de nuestras vidas, pero debemos ir un poquito más allá para entenderlo.

Diferencias entre interés simple y compuesto

Tenemos dos tipos de interés que se pueden diferenciar fácilmente, el interés simple y el interés compuesto.

La principal diferencia entre ellos es que en el caso del interés compuesto, los intereses cobrados se reinvierten.

Voy a ilustrarlo con un ejemplo.

Imagina que depositas 10.000€ en un producto financiero que te paga un 1% mensual, por lo que cada mes cobras 100€ en concepto de intereses.

Si hablamos de interés simple, todos los meses cobras esos 100€ que salen fuera de la inversión principal, por lo que cada mes que pasa siempre tienes la misma cantidad invertida, 10.000€ y, por tanto, la cantidad de intereses que cobras mes a mes es la misma, 100€, no varía.

En el caso del interés compuesto los intereses se reinvierten, por tanto, el primer mes inviertes 10.000€ y cobras 100€. Pero esos 100€ se reinvierten, así que en el segundo mes el capital a invertir son 1.100€.

Entonces, los intereses del segundo mes son 100€ por los 10.000€ del capital inicial, más el 1% de los 100€, que hacen un total de 101€.

Se puede observar la diferencia, que se hace más evidente conforme el tiempo avanza, porque el crecimiento del interés simple es aritmético, mientras que el del interés compuesto es exponencial.

Ejemplo

Voy a poner un ejemplo gráfico para ilustrarlo con un capital de 10.000€ invertido al 10% anual durante 30 años.

Se pude observar cómo a medida que pasa el tiempo la diferencia entre ambos se hace más evidente, puesto que el interés compuesto tiende al infinito, aunque nuestra vida no lo sea.

En conclusión

Es importante diferenciar entre estos dos términos porque las diferencias son más que evidentes y pueden hacerte ganar o perder mucho dinero.

Si estás pensando en invertir en interés compuesto, este te permite recuperar la inversión con antelación, mientras que el interés simple te permite tener un capital disponible con antelación.

Sea lo que sea, lo mejor es tomar decisiones con conocimiento de causa sabiendo qué se hace y cuál es el objetivo.

Hola, soy Adri Nerja, Doctor en Economía, actualmente profesor e investigador de la Universidad Miguel Hernández. Apasionado de las finanzas personales y los negocios. Puedes seguirme en YouTube, LinkedIn, Instagram y Facebook.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies