¿Cómo conocer la rentabilidad anual de un proyecto de inversión?

Estás pensando en hacer una inversión, hay muchos conceptos técnicos y financieros que aparecen, cuando lo que te interesa a ti es conocer su rentabilidad anual.

Para conocer la rentabilidad anual de un proyecto debes calcular su tasa interna de retorno o TIR.

Suscríbete: Ivoox | Itunes | Spotify | Google Podcast | Podimo

Conociendo este valor podrás saber qué rendimiento te aporta cada inversión y poder comparar entre diferentes opciones de inversión.

¿Qué es la tasa interna de retorno?

Antes de continuar permíteme decirte que puedes encontrar este concepto como TIR, tasa interna de rentabilidad o «the internal rate of return (IRR)» que es su concepto en inglés.

La definición de tasa interna de retorno es el porcentaje que mide la viabilidad y rentabilidad de un proyecto de inversión teniendo en cuenta la duración del proyecto y los diferentes flujos de cobros y pagos.

Es una herramienta que te permite conocer el porcentaje anual de rentabilidad que arroja un proyecto.

Además, también sirve para comparar entre inversiones porque su resultado está expresado en una misma magnitud, la rentabilidad.

Por ejemplo, puedes determinar que un proyecto tiene una rentabilidad del 8% anual, o del 10%, o incluso de un valor negativo, del -1%, como tienen hoy en día las Letras del Tesoro.

Fórmula de la Tasa Interna de Retorno

Antes de pasar con la fórmula, debes entender que la TIR está relacionada directamente con el VAN, con el Valor Actual Neto.

El VAN es otro criterio de decisión sobre inversiones que calcula el valor de la inversión en el momento presente.

Pues bien, la TIR es la tasa que hace que el VAN sea cero, y de este modo se puede encontrar la fórmula para calcularla.

En este caso, lo que se ha de hacer es encontrar ese valor, esa rentabilidad que cumpla el objetivo del VAN cero.

Que el VAN sea cero indica que en el momento actual se recupera la inversión con la rentabilidad esperada TIR.

Imagina que llevas a cabo una inversión a 10 años de 10.000€ y que cada año te paga 1.000€, lo que haría que al finalizar la inversión has recuperado el capital inicial y nada más.

En este caso está claro que la rentabilidad ha sido del 0%.

Pero si la suma de los pagos hubiese sido superior al capital inicial muestra que hay una rentabilidad positiva, y esa rentabilidad es el TIR.

Ventajas y desventajas de la Tasa Interna de Rentabilidad

El TIR tiene una principal ventaja frente al resto de criterios de decisión sobre inversiones y es que expresa el resultado en rentabilidad anual lo cual hace cualquier proyecto comparable.

Si se tienen proyectos que tienen diferentes duraciones o capital, es complicado compararlos a menos que sepa su rentabilidad anual.

En cambio, calcular la TIR es, matemáticamente hablando, complicado, pero es cierto que la computación elimina ese problema que podría existir hace años.

Hoy en día se tarda muy poco calcular la TIR tan solo con una hoja de cálculo.

Por lo tanto, este criterio es uno de los más válidos ante situaciones distintas.

Cuándo es buena la tasa de retorno

En realidad, para saber si una TIR es buena o no, si aceptamos el proyecto, debemos establecer una rentabilidad esperada que dependerá de la varios factores.

Por ejemplo, ante un entorno de estabilidad financiera como se vive en Europa, quizás se acepte una TIR del 10%.

En cambio, algunos países con inflaciones acumuladas cerca o superior al 50% no aceptarían una TIR del 10% porque estarían perdiendo dinero de forma sistemática.

Por tanto, ese valor de TIR esperado dependerá de la coyuntura económica y del coste de oportunidad de otras inversiones.

De este modo, solo se acepta un proyecto de inversión cuya TIR supere las expectativas que nos marquemos cada inversor de forma individual.

Siguiendo con el relato anterior, un español puede aceptar una TIR superior al 0% en este periodo de deflación, mientras que un argentino no aceptaría nada por debajo del 40-45%.

En el caso de España y otros países europeos, cabe destacar que hay personas que invierten a una tasa negativa, es decir, deciden perder dinero ante el panorama deflacionista en el que nos encontramos.

Entonces, ¿usamos la TIR?

Sin duda.

Calcular la TIR te va a permitir conocer qué rentabilidad esperada alcanzar con cualquier inversión, además de poder comparar inversiones de diferentes índoles.

Es el criterio más certero, y hoy en día con cualquier dispositivo, hasta con un teléfono, la podrás calcular sin problemas.

Por tanto, es esencial que sepas ante qué decisiones te enfrentas para saber qué criterio puedes usar, sin perder de vista, eso sí, la tasa interna de retorno.

Hola, soy Adri Nerja, Doctor en Economía, actualmente profesor e investigador de la Universidad Miguel Hernández. Apasionado de las finanzas personales y los negocios. Puedes seguirme en YouTube, LinkedIn, Instagram y Facebook.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies