Qué es el e-learning

Hoy en día, la formación es una de las principales industrias a nivel mundial, y parte de su transformación y éxito se basa en los nuevos métodos de aprendizaje.

El e-learning es un método de educación a distancia que usa las nuevas tecnologías de la información, y es la base de la formación del futuro, ya que cada vez tiene mayor repercusión y demanda.

A continuación, voy a introducirte en el e-learning o formación a distancia u online, además de ver algunos ejemplos, su historia y cómo implementar un proceso de formación a distancia.

Qué es la formación a distancia

La formación a distancia o e-learning, es un tipo de educación que se realiza online, con el uso de nuevos sistemas de la información y se apoya en el uso de material didáctico como vídeos, audios y textos.

Además, el desarrollo de la tecnología también permite hoy en día la coexistencia de estos medios con educación en streaming, es decir, clases virtuales, pero sincronizadas.

La E en e-learning significa «electronic», y hace alusión directa al formato, que es online.

| Aprende más: Conoce cuáles son las características del e-learning.

e-learning

Qué no es e-learning

En ocasiones se usan herramientas del e-learning para complementar la enseñanza tradicional, pero esto no se considera e-learning, sino que se conoce como b-learning, es decir una mezcla entre lo tradicional y el online.

Empezar de cero sin dinero
Empezar de cero sin dinero

Sin duda que la formación a distancia tiene muchas ventajas que pueden complementar cualquier tipo de formación.

Yo como profesor, intento usar el máximo de herramientas online, y las adapto a la formación presencial para que el alumnado disponga de más y mejores recursos.

| Aprende más: Visita el siguiente artículo para descubrir las ventajas y desventajas del e-learning.

Ejemplos de e-learning

A día de hoy, el uso del e-learning puro se realiza, sobre todo, para educación formal en adultos, y para formación profesional.

En España, por ejemplo, existen universidades que usan puramente el método de formación a distancia como la UNED, UNIR o UDIMA.

Otras universidades, aprovechando el tirón de la formación online, y la cada vez mayor demanda de formación superior, están desarrollando formaciones cortas online, y másteres universitarios o títulos propios.

De este modo, no solo atraen a un estudiantado joven que sigue la estela de la educación formal, sino que se abren al campo de la formación específica a profesionales.

Por otro lado, empresas desarrollan sus propios programas de formación para educar a sus empleados, o bien subcontratan esas formaciones.

Finalmente, muchas universidades y centros de formación o particulares, usan plataformas para llegar al público general, donde verás cursos específicos de todo tipo, y de todas universidades.

Vamos, que casi que puedes estudiar un curso de la Universidad de Harvard desde casa, y con certificado.

Algunas de estas plataformas son Coursera, edX o LinkedIn Learning.

| Conoce más: Conoce las plataformas gratuitas de e-learning.

Cuándo apareció el e-learning

El e-learning apareció en la década de los 60 de manos de Patrick Suppes en Stanford y Don Bitzer de la Universidad de Illinois.

Desde su nacimiento, la educación a distancia a tomado dos caminos diferenciados. El primero en el marco de la educación formal; y el segundo en el seno de la formación profesional privada.

En cada caso, los objetivos que se desean lograr, así como sus aplicaciones, varían en parte, aunque se mantiene la esencia del método.

| Aprende más: ya sabes cuál fue el pasado, clica aquí para ver cuál es el futuro del e-learning.

¿Por qué se creó el e-learning?

Como comentaba anteriormente, el e-learning tiene usos ligeramente diferentes si hablamos de su uso en la educación formal, o en la formación a profesionales.

El e-learning dentro de los negocios se ha caracterizado por explotar la mejora de la productividad y la reducción de los costes en las empresas, especialmente en el entorno global donde nos movemos, donde el enfoque ha ido a que los empleados tengan a disposición el material formativo.

Esta modalidad ha permitido que empresas puedan formar a sus empleados alrededor del mundo con un sistema homogéneo.

En cambio, dentro de la educación formal, se ha buscado desarrollar habilidades metacognitivas, donde el enfoque se ha situado en dotar al alumnado de un aprendizaje más reflexivo, puesto que tienen material multimedia disponible y adaptado a las necesidades de todos, así como enfatizar el aprendizaje colaborativo.

Sea cual sea la aplicabilidad del aprendizaje, lo que está claro es que el e-learning favorece la adaptación del aprendizaje al alumno.

| Descubre: Descubre los 3 tipos de formación en línea que existe y cuál te conviene más.

¿Cómo implementar el e-learning en los procesos de enseñanza-aprendizaje?

Más allá de las ventajas que sostienen el aprendizaje a distancia, el objetivo inicial consiste en que los alumnos logren el conocimiento y las habilidades necesarias en cada momento.

Para asegurar esto, se ha de seguir un modelo de implementación efectiva del e-learning siguiendo los siguientes pasos:

  1. Diseñar los objetivos del curso
  2. Crear el material
  3. Diseñar el sistema de evaluación
  4. Recoger feedback del alumnado
  5. Rediseñar todo el proceso
  6. Incluir metodologías de aprendizaje complementarias

Hay dos pasos clave en este proceso. El primero es el del rediseño, ya que cuando se crea un curso se ha de recibir retroalimentación del alumnado para comprobar que los objetivos se han cumplido y, si no es así, realizar los cambios pertinentes.

Es un proceso de mejora continua, que se ha de readaptar.

Lo segundo, consiste en incluir metodologías de aprendizaje que hacen más complementan la enseñanza online, como el aula invertida, o la metodología de casos.

Todo esto conlleva, no solo generar más contenido y formarse en estas metodologías existentes y nuevas, sino incluir conocimientos técnicos y el uso de nuevas herramientas que permiten evaluar y mejorar la usabilidad como la gamificación.

Cómo se aplica el e-learning

Una vez tenemos todo el proceso, los datos han de volcarse en plataformas de aprendizaje online, también conocidas como LMS, que incluyen todos los elementos necesarios para que el alumno siga paso a paso el proceso de enseñanza.

Para conocer qué es una plataforma online y cuál es la más usada, visita este otro artículo.

Eso sí, todo está supeditado a que los contenidos estén bien diseñados y organizados para conseguir los objetivos de desarrollo de habilidades y conocimiento.

Cómo se trabaja en e-learning

Realmente, todo está dispuesto para que el alumno sea autosuficiente y dirija él mismo el proceso de aprendizaje de forma autónoma.

El diseño de contenidos puede llevar asociado una línea temporal, o bien puede estar abierto, depende de cada curso y la implicación del tutor.

Lo más común es tener un tutor que guíe al alumnado, y esté en disposición de resolver dudas, revisar el contenido, las tareas y cuestionarios, y evaluar.

Hoy en día, con la proliferación de plataformas de streaming, también se están añadiendo clases virtuales en directo para resolver dudas, o tratar algún tema en concreto.

Es raro encontrarse cursos donde el profesor esté presente de manera virtual como la docencia presencial, pues de este modo se pierde la esencia del e-learning.

En definitiva

El e-learning ha venido para quedarse, aunque todavía se necesita mejorar su adaptación, tanto por parte del profesorado, como del alumnado.

Bajo mi experiencia encuentro muchas barreras tecnológicas desde el punto de vista del docente, así como reticencias de los alumnos a aceptar una responsabilidad mayor en su proceso de aprendizaje.

Hola, soy Adri Nerja, Doctor en Economía, profesor e investigador. Puedes seguirme en YouTube y LinkedIn.

Deja un comentario